Rabdomiólisis: cuando el entreno se te va de las manos

El HIIT o el cross training son más que una moda: son tipos de entrenamiento que llegaron hace unos años para quedarse. Permiten conseguir resultados en menos tiempo, aunque no todo son ventajas.  La necesidad de la inmediatez de resultados lleva a numerosos deportistas a realizar ejercicio intenso sin el control necesario. El bienestar que nos proporciona la extenuación nos lleva en ocasiones a límites desconocidos. Uno de esos límites es la rabdomiólisis.

Es una enfermedad que consiste en la muerte de células musculares y su paso a la sangre, afectando a órganos importantes. Esta situación puede llegar a causar la muerte en algunos casos.

Las causas principales en las que los médicos vemos esta situación ha sido siempre relacionada con personas de edad avanzada con enfermedades asociadas con traumatismos importantes, pero desde hace unos años se aprecia un aumento de casos en deportistas jóvenes. Es probablemente asociado a la intensidad de los ejercicios y la necesidad de llegar al límite en algunos de ellos.

¿Cómo evitar la rabdomiólisis?

No es tan sencillo que se produzca este síndrome y deben darse una serie de factores junto al ejercicio intenso y continuado. Estas situaciones pueden incrementar el riesgo de padecerlo :

  • Realizar ejercicio en horas con excesivo calor y humedad.
  • Tener una mala hidratación durante todas las fases de programa de entrenamiento.
  • Enfermedad víricas o bacterianas recientes.
  • Toma de algunos medicamentos o drogas.

¿Cuáles son los síntomas de la rabdomiólisis?

La mayoría de los pacientes con esta patología presentan malestar generalizado, auqnue muchos no presentan sintomatología. Su diagnóstico se realiza con la sospecha y los valores en una analítica de creatincinasa (CK) en sangre. El tratamiento debe realizarse por profesionales lo antes posible para modificar las actividades realizadas de forma inadecuada.

¿Qué deportes pueden producir rabdomiólisis?

No hay un deporte inadecuado, pero si una forma inaducuada de practicarlo. Lo peligroso es, sobre todo, no conocer tus límites. Hay deportes que llevan años practicándose sin riesgos como CrossFit , carreras Ironman o triatlones muy exigentes que han mostrado problemas en algunos deportistas que intentan ir más rápido de lo que su organismo puede. Estas prácticas deportivas deben estar supervisadas para ir alcanzando retos sin arriesgar demasiado y también evitar los factores que pueden predisponer la aparición de este síndrome.

Escrito por

Óscar Martín Ballesteros es cirujano ortopédico y traumatólogo de Doctoralia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *