Crossfit o fitness ¿Qué elegir?

 

La respuesta depende del objetivo que se marque cada uno, ya que cada modalidad favorecerá unos aspectos sobre otros, aunque cualquiera de las dos modalidades nos puede ayudar.

Elijas la que elijas, si vienes de no realizar actividad física, tu composición corporal mejorará. Conseguirás tener desarrollo muscular, ya sea en un gimnasio o en crossfit ya que, al final, es la esencia de todo entrenamiento en el que se involucre la musculatura y se entrene con resistencia. Esto favorecerá que tu rendimiento mejore y además, tu estética suba a otro nivel ya que en muchos casos, rendimiento y estética van prácticamente de la mano.

El punto llega cuando uno tiene solamente un fin estético (o un tipo de físico concreto objetivo).

Si tu caso es el de una persona que busca un físico proporcionado en cuanto a todos los grupos musculares, lo más armónico posible, tu elección es el fitness convencional. Esta modalidad, debido a las características del entrenamiento, te permite realizar ejercicios más analíticos de la musculatura (vaya por delante que la base de un buen desarrollo físico siempre son los ejercicios multiarticulares), con lo que incides en los grupos musculares que necesitan más atención, dependiendo del caso de cada uno. Por otro lado, te permite mezclar los grupos musculares a tu antojo y realizar combinaciones de ejercicios para lograr diferentes tipos de objetivo, además de aplicar la duración que estimes oportuna al entrenamiento. Este tipo de entrenamiento te permite centrarte de forma más exclusiva en el desarrollo o hipertrofia muscular y avanzar más rápido que en otros casos.

La desventaja respecto al crossfit es que generalmente uno lo ejecuta sólo, lo cual puede repercutir negativamente sobre la motivación con la que se afronta el entrenamiento. Muchas veces, lo adecuado es que alguien te ayude a progresar en el manejo de los pesos. Además, no tienes una intensidad marcada, con lo que, según en el momento en el que realices el entrenamiento y con las ganas que lo afrontes, tu entrenamiento puede ser más flojo de lo que te gustaría.

Y luego está el crossfit, del que yo destacaría dos cualidades. La primera es que se consigue realmente rápido una mejora en el rendimiento, debido a que el tipo de entrenamiento se centra mucho en aspectos como la fuerza y la potencia, y los ejercicios que se ejecutan involucran muchos grupos musculares así como la combinación de los ejercicios de musculación con los de carrera/ergómetro,  o diferentes máquinas enfocadas al desarrollo del sistema cardiovascular.

La segunda es que logras mejorar tu composición corporal por la dinámica de alta intensidad que se aplica en estos entrenamientos. Existen muchos estudios que avalan los entrenamientos de alta intensidad como la clave para la pérdida de grasa corporal con lo que, sería fácil afirmar que los entrenamientos de crossfit acompañados siempre, por supuesto, de una correcta alimentación, promoverán una disminución de ésta en favor de la masa muscular.

Además, en el crossfit, al ser clases colectivas con compañeros, la motivación frente al entrenamiento aumentará y será menos probable que faltes a tu sesión.

Las clases están siempre supervisadas por un entrenador (coach), que ayuda al progreso y a la ejecución de los ejercicios. Además, siempre se varía mucho en el entrenamiento con lo que no necesariamente te tiene que resultar repetitivo.

En cuanto a lo menos positivo del crossfit, creo que se hace mucho hincapié en determinados grupos musculares como las piernas y la zona media (o core), con lo que se puede dar el caso de que te encuentres, por ejemplo, que tu desarrollo muscular en las piernas puede ser mayor del que desearías, o que tu zona media se vea ensanchada y te veas con menos formas en tu cadera-cintura.

Mientras se trabaja mucho en esos grupos, hay otros en los que no se trabaja tanto como la espalda alta, brazos, pecho y hombros, con lo que si quieres tener un desarrollo general, no estaría de más no dejar de lado ciertos ejercicios que a lo mejor debes ejecutar fuera del box.

En cuanto a lesiones, no considero el crossfit una modalidad más lesiva que otra, pero sí hay que tener en cuenta que muchos de los entrenamientos te exigirán ir al límite y en ese punto es fácil tener una lesión.

Mi recomendación es una combinación de ambas disciplinas. Dedicarle varios días al crossfit y complementarlo con uno o dos entrenamientos convencionales en los que impliques el resto de grupos te llevará a conseguir una buena combinación entre mejora de rendimiento, estética visual y mejora en la composición corporal.

La clave para decantarte por una u otra modalidad está en saber cuáles son tus objetivos.

 

 

Comentarios
Escrito por

Soy Alberto Oliveras, nutricionista y entrenador. También soy un ex gordo. Practico Rugby de competición y me gusta el fitness, así como cualquier tipo de deporte siempre que haya retos por delante. En este blog, compartiré mis conocimientos tanto deportivos como nutricionales a la vez que trataré el aspecto del coaching deportivo y nutricional analizando momentos y situaciones en las que me he visto (y que muchos nos vemos) a lo largo de mi vida y como abordarlas con éxito. Estoy seguro de que podré aportarte buenos e interesantes consejos que te ayuden a mejorar tu estilo y calidad de vida.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *