¿Por qué necesitas perder peso?

Por qué necesitas perder peso

En anteriores posts os he hablado de cómo empecé a adelgazar y cuáles fueron los motivos iniciales para perder peso. Aquel fue el punto de inflexión en mi vida. Hoy voy a añadir unos cuantos motivos más por los cuales uno vive mejor cuando está en forma.

Antes de nada, que conste que no estoy hablando de marcarse como objetivo un cuerpo totalmente esculpido y atlético, estoy hablando, simplemente, de verse y de estar saludable. Pero también es cierto, en mi caso y creo que en el de muchos, que al margen de la mejora de rendimiento, gran parte de la fuerza para seguir me la daba el cambio estético que estaba consiguiendo.

Si nunca has sufrido un gran sobrepeso, es difícil que entiendas lo que es no encontrar casi nunca ropa que te gusta o que, si te gusta, te la pongas y definitivamente no sea para ti, sacarte una foto y no tener perfil bueno, no tener seguridad en ti mismo, salvo que seas alguien con mucha personalidad o pases de todo. En fin, que el sobrepeso puede ser, y nunca mejor dicho una gran carga.

 

¿Qué hay de ese momento cuando eres rechazado por tu físico? Muchas veces, desgraciadamente una gran mayoría, el primer juicio que recibes para trabajar por ejemplo comienza con tu imagen. En su momento no pude conseguir ciertos trabajos debido al sobrepeso. Ahora, puedo asegurar que la situación es totalmente inversa, no resulta difícil obtener la aceptación de los demás.

¿Qué pasa entonces? ¡Si soy la misma persona!

Si, lo eres, pero el poder vestirte como te da la gana, que la ropa te quede bien y puedas elegir un estilo, te da un extra de seguridad en ti mismo, has encontrado un traje que te vale o una ropa que te hace ver elegante. En cambio, si eres una persona tímida, esa timidez puede llegar a desaparecer, y si eres mal dado a las relaciones sociales, con tu cambio estas relaciones aparecen. En general, tu vida cambia.

No es sólo ya el aspecto de la salud. No quiero que quede frívolo, pero conseguir una estética mejorada y una buena salud, en este caso, van de la mano.

Pero iré más allá en el aspecto de la salud. Desde los 17 años sufría problemas de tendinitis en ambas rodillas, esto me impedía hacer deporte con normalidad. Era horrible. Me trataron todos los fisioterapeutas habidos y por haber pero, ¿qué fue lo que solucionó el problema? La pérdida de peso. Al igual que lo hizo con mis problemas de espalda.

Haces deporte y lo das todo para rendir más y tener mejor aspecto. Y vale la pena. No hay nada más satisfactorio que mirarte a la cara en el espejo y que te devuelva la sonrisa por un trabajo bien hecho.

Me he visto en los dos lados de la barrera y tengo claro cual me gusta más, porque mis capacidades físicas han aumentado y he sido capaz de crear un entorno social que me hace feliz. Rendimiento físico y estética, todo en uno para cambiar tu vida y hacerla mejor.

 

¿Que es sacrificado? Por supuesto. Te dejas muchas cenas y fiestas con tus amigos por el camino, pero si pudiera volver atrás y elegir, volvería a hacer lo mismo. Nunca me arrepentiré de la decisión que tomé.

La mala noticia para el que cree que no pasa nada por no cuidarse es que no es cierto. Amigos, hay que ponerse las pilas. Objetivos, determinación y constancia. Si quieres llegar a algo, escucha a quién te ayude

¡Márcate un objetivo y trabaja para conseguirlo. Es el trabajo duro el que te hará llegar lejos.

Comentarios
Escrito por

Soy Alberto Oliveras, nutricionista y entrenador. También soy un ex gordo. Practico Rugby de competición y me gusta el fitness, así como cualquier tipo de deporte siempre que haya retos por delante. En este blog, compartiré mis conocimientos tanto deportivos como nutricionales a la vez que trataré el aspecto del coaching deportivo y nutricional analizando momentos y situaciones en las que me he visto (y que muchos nos vemos) a lo largo de mi vida y como abordarlas con éxito. Estoy seguro de que podré aportarte buenos e interesantes consejos que te ayuden a mejorar tu estilo y calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *