Tú eres MH

blog-dire-tu-eres-mh

“Y bueno… Y soy paleontólogo y eso…”, me dijo aquel tipo hace ya más de dos años, casi como pidiendo perdón por haberse convertido en uno de los 15 finalistas del concurso Nueva Cara, una competición en la que nuestros lectores luchan por demostrar que son dignos de ocupar la portada de Men’s Health. “Y nada, que he cambiado mi cuerpo radicalmente gracias a vuestra revista y… Pues aquí estamos… A ver qué pasa…”, añadió con esa sonrisa nerviosa que se nos pone cuando no acabamos de creernos lo que nos está sucediendo.

El tipo en cuestión se llamaba Francesc Gascó, había perdido 26 kilazos en dos años… y tenía tatuado el logo de Superman a un lado de ese six-pack que hacía nada era el orondo one-pack de un friki de manual…

“Pues nada… Pacotroiko era, ¿no? Pues a ver si hay suerte…”.

Pakozoico, Pakozoico… Es Pakozoico. Pero puedes llamarme Francesc…”.

Yo todavía no sospechaba (y estoy seguro que él tampoco) que Pakozoico, Francesc Gascó, iba a convertirse en lo más duradero y recordado de aquella edición del Nueva Cara en la que no faltó de nada. Tuvimos finalistas de todos los colores, las alturas, los pesos y las tallas posibles. Acróbatas aéreos, actores de musicales, cuarentones volviendo a tentar a la suerte, cerebritos que al día siguiente tenían examen de Macroeconomía, senegaleses de Ourense… y hasta un bombero. Quince hombres que, eso sí, tenían algo en común: todos hacían pedazos ese estereotipo idiota que sostiene que para ser portada de Men’s Health basta con tener un six-pack de impresión.

Y NO. En la semifinal de nuestro concurso había más titulados universitarios que invitaciones a chupitos. Más clases magistrales sobre nutrición que camisetas apretadas. Y, sobre todo, muchas más historias inspiradoras que abdominales (que también). Pero ninguna (y que me perdone el resto) mejor que la de aquel sesudo paleontólogo reconvertido en deportista.

La prueba es que, dos años después, a Francesc Gascó se lo rifan las marcas, tiene un exitoso blog en Men’s Health y se ha convertido en un pedazo de influencer al que tengo que darle las gracias cada vez que me repostea porque tiene muchísimos más seguidores que yo… Y por si fuera poco, ahora, edita su primer libro de la mano de Men’s Health y Planeta: No hay excusas. Un éxito (y lo que le queda) que no me extraña nada, porque Francesc tiene algo que ni se compra, ni se vende, ni se aprende: VERDAD.  Y eso es lo que vas a encontrar en No hay excusas: mucha verdad. Verdad a puñados. Verdad a golpe de superación y sacrificio.  La verdad de un tipo como tú que un día decidió darle un vuelco a su vida y reinventarse. La verdad de alguien que no se conformó con soñar que podía ser mejor. Corre a comprarte su libro. Porque créeme: puede que aún no lo sepas, pero tú no quieres ser como esos modelos perfectos y anónimos. Tú quieres ser como Pakozoico. Tú quieres ser MH.

sign