El entrenamiento perfecto. Core Training (1ªParte)

Entrenamiento Perfecto. Core TrainingEste artículo está dedicado a todas las Pilateras y, en especial, a mi favorita, Amaya García, a la cual debo el honor de poder ayudar a tanta gente a alcanzar sus objetivos y, sin la cual, no estaría ahora mismo escribiendo este blog.

La definición correcta para estabilidad en el Core (término utilizado últimamente para referirse a la zona media) sería “La capacidad para crear movimiento en las extremidades, sin necesidad de compensación en columna o cadera” y, si nos centramos puramente en rendimiento deportivo sería “La capacidad de producir y transmitir eficientemente fuerza desde el suelo sin que se produzca pérdidas considerables en cadera, columna o articulaciones escápulo-torácicas”. Estas pérdidas se suelen producir por inestabilidad en las diferentes articulaciones por las que se transmite el movimiento, siendo la zona donde más energía se suele perder la media o Core. Esto que parece rizar demasiado el rizo, en realidad lo es absolutamente todo en deporte. La razón por la que un tenista aparentemente escuálido puede desarrollar un drive más potente que cualquier culturista, o que un boxeador de 60kg tenga más potencia de pegada que cualquier habitual de salas de entrenamiento dando igual lo fuerte que crea estar. La EFICIENCIA DE TRANSMISIÓN DE FUERZAS lo es todo en deporte y en cualquier persona que quiera estar en forma o mejorar su rendimiento.

Resulta crucial que los deportistas aprendan a generar movimiento desde las caderas y no desde la columna lumbar. La mayoría de deportistas y sedentarios que sufren habitualmente de dolor en la espalda baja o tensión en los isquiotibiales, pudiendo esto llegar a generar problemas de carácter ciático, disponen de una movilidad lumbo-pélvica y de cadera realmente pobre e ineficiente y, como resultado, deben movilizar la columna lumbar para producir el movimiento que debería hacer la cadera. Esto no ocurriría si existiera una correcta movilidad y estabilidad en la cadera. Es por ello que tantísima gente que no ha encontrado solución con tratamientos traumatológicos convencionales, debido en muchos casos a que las pruebas de imagen salen limpias, ni siquiera en clínicas especializadas de fortalecimiento de la musculatura estabilizadora de la columna, obtengan por fin alivio cuando se lleva a cabo un trabajo inteligente de estabilidad-movilidad de cadera y, para esto, el Pilates, cuando bien hecho por profesores experimentados y extremadamente meticulosos, es extremadamente efectivo.

Ahora mismo, habrá muchísimos hombres pensando que eso del Pilates es para mujeres, que no va con ellos, que lo que les va es el hierro, el sudor, los gritos y las lágrimas, etc, o que solamente con realizar sentadillas o ejercicios sobre superficies inestables es suficiente. Mi respuesta para todos ellos es que evolucionen de una vez y que salgan de la caverna. Si la realidad fuera tal y como ellos la pintan, atletas como Kobe Bryant, Carles Puyol, Kelly Slater o Tiger Woods, todos ellos famosos por el grandísimo rendimiento atlético demostrado en sus respectivos deportes, a pesar de la edad, además de un servidor, harían todo encima de un BOSU, incluso cocinar, y no se habrían declarado fanáticos incondicionales del Pilates. Por cierto, ¿Sabéis que Kobe Bryant se lleva a su propio profesor de Pilates a las giras al igual que hace Messi con su propio fisioterapeuta? La verdad es que cada vez que leo que el ACSM predice, según una encuesta a profesionales del fitness en EEUU, que para 2012 observaremos que el Pilates irá perdiendo seguidores a favor de la Zumba, por primera vez me siento orgulloso de ir 5 años retrasados en este país.

¿Significa eso que solamente con el Pilates se puede conseguir una buena estabilidad del Core? Para nada. De hecho, en la segunda parte de este artículo explicaré cómo conseguirlo. Personalmente, prefiero el pilates (cuando bien hecho y supervisado) puesto que cuenta con una metodología clara. Además, muchos de los profesores provienen de la danza, una de las disciplinas donde, junto con la natación sincronizada y la rítmica, la obsesión por el detalle lo es todo, siendo precisamente esta clase de meticulosidad radical la que se requiere en un entrenamiento de naturaleza tan sumamente sutil.

 

Comentarios
Escrito por

Guillermo Alvarado es entrenador de la National Academy of Sports Medicine (NASM), fundador de PERFORMA Entrenadores Personales y experto de fitness en Men's Health. También puedes seguirle en twitter @Alvarado_MH y en Performa Entrenadores Personales. Si tienes alguna duda o deseas hacer una consulta sobre este tema puedes hacerla en Foro de fitness Men's Health Por favor, no hagas preguntas sobre casos personales. Además de no poder atenderlas todas, se necesita mucha información y hacer un estudio riguroso y personalizado para dar una respuesta correcta a cada persona. De lo contrario, sería poco profesional. Guillermo responderá aquellas dudas que tengan mayor interés general para los lectores de Men's Health. Los comentarios que contengan publicidad serán eliminados. Gracias!

6 Comentarios

  • Hola Guillermo, como siempre un articulo que por su originalidad nos sorprende, no creo haber oido a nadie en el gimnasio diciendo que hagamos pilates jaja, la verdad es que no tengo muy claro en que consiste pero lo averiguare, lo que me gustaria saber es si hay alguna manera de distinguir a los profesionales experimentadas de los que se han sacado en 2 semanas una especie de título?Gracias

    • Hola Adrian. Ni idea… ojalá lo supiera. Si que te digo que, por la meticulosidad de la técnica, aquellas deportistas que vienen de disciplinas donde el mínimo detalle es determinante, como la danza o la rítmica, suelen ser más observadoras y controladoras. No obstante, conozco profesionales buenísimas que vienen del fitness o de cualquier otra categoría. Lo importante es que, además de conocer la técnica, sea una gran observadora y amante de los pequeños detalles, pues son estos detalles sutiles los que diferencian entre aquellos que obtienen resultados visibles y sensibles, y aquellos que no notan ninguna diferencia.

    • Si es el mismo día que sea siempre después de las pesas, no antes… pues al trabajar musculatura estabilizadora de cadera y columna, no sería recomendable el trabajo con cargas máximas a continuación ya que aumentaría el riesgo de lesión al tener esta musculatura débil todavía.

  • Hola Guillermo,encantada, cada vez, más de acuerdo contigo. Me acuerdo, de nuestra conversacion en la boda. Deben de saber los hombres, que cada vez, el Pilates, imperará más en sus entrenamientos, si quieren eficacia.
    Con gran satisfaccion, tengo que decir, que en mi centro, cada vez más, entran más triatletas, a las clases de PIlates, y eso, es una clara evidencia de tus explicaciones.
    Amo el Pilates, y todas sus vertientes, para todo tipo de entrenamiento.
    Soy profe de PIlates, y cada vez más, me sorprendo de sus aplicaciones, a nivel terapéutico, y en alto rendimiento. Creo que todos los que oyen Pilates, creen que es para mujeres, o para recuperaciones. No es asi, y lo reafirmo.
    Gracias por tus escritos, estamos aprendiendo mucho. Saludos!

  • Un tremendo sí. El pilates es un entrenamiento genial. Pero siempre bien dirigido, sino puede ser un auténtico desastre. Todos los trabajos corporales pueden complementarse, de un modo coherente claro. Pero si, el pilates es de los mejores entrenamientos para la zona media. Aunque sería un error limitarlo solo a la zona media. Pues una buena entrenadora/or de pilates tendrá que ser capaz dentro del trabajo disociado que exige el pilates, trabajar el cuerpo como un todo, y siempre pensar en un cuerpo dirigido al movimiento, al que le hace falta toda su musculatura, no solo la de la zona media.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *