Introducción al ejercicio a alta temperatura

Introducción al ejercicio a alta temperaturaLa llegada prematura del calor ha pillado a muchos por sorpresa. Tal es así que incluso uno de los entrenadores personales de Performa, competidor de triatlón, un día no pudo trabajar debido a una insolación sufrida el día anterior durante un entrenamiento. Los mitos y falsas creencias sin respaldo científico, en muchos casos promocionados por la propia industria, son muchos pero…¿Qué sabemos realmente sobre cómo lidiar con el calor si nuestro objetivo es preservar el rendimiento y, sobre todo, maximizar la seguridad?

Los días 23 y 24 del pasado mes de Marzo de 2014 hubo un congreso en Aspetar, el macro centro de tratamiento e investigación de lesiones deportivas y rendimiento en Doha, Qatar. Este congreso finalizó con una mesa redonda donde se trató de alcanzar un cierto consenso sobre esta materia. Las conclusiones fueron varias y afectaron a varias vías sobre cómo lidiar con el calor antes, durante y después de la práctica deportiva.

Según parece, existe consenso en la idea de que las altas temperaturas afectan al rendimiento y aumentan el riesgo para la salud en deportes de resistencia o larga duración, pero no tanto en deportes de alta intensidad y corta duración como puede ser sprints, saltos, etc. Es por ello que prácticamente la totalidad de las conclusiones alcanzadas tratan de la práctica deportiva de larga duración como puede ser los deportes de individuales de raqueta, running, triatlón, ciclismo pero también de equipo realizados en exterior sin climatización como fútbol o volley entre otros.

Cuando se practica actividad física a altas temperaturas aumenta el riego sanguíneo en la piel y la sudoración con el objetivo de evacuar el calor acumulado en el interior del cuerpo y disminuir o mantener la temperatura. Este proceso recibe el nombre de termoregulación y no está exento de riesgos si no tomamos las medidas oportunas. La propia termoregulación supone un esfuerzo para el organismo, con su consiguiente consumo energético, y la pérdida de la hidratación necesaria para la sudoración. De no compensar esta deshidratación las consecuencias sobre el rendimiento y la salud pueden ser severas e incluso letales.

Es por ello que en los próximos posts trataremos uno por uno los siguientes aspectos y herramientas para lidiar con las altas temperaturas y evitar en primer lugar que afecte a nuestra seguridad, y en segundo lugar, a ser posible, al rendimiento:

ACLIMATACIÓN: La más importante de las herramientas. El organismo dispone de la capacidad para adaptarse el entorno pero necesita tiempo. Es por ello que los deportistas que suelen vivir o entrenar en altura o donde las altas temperaturas/humedad son habituales, suelen rendir y sufrir menos que aquellos que llegan con el tiempo justo para la competición. Es importante entender que ninguna de las acciones externas que podamos llevar a cabo resultará tan efectiva como una mayor capacidad del organismo para lidiar de forma natural con el entorno.

HIDRATACIÓN: De la correcta hidratación, no sólo en cantidad y tipo, sino también en timing y ritmo, dependerá que podamos preservar el rendimiento y garantizar, en la medida de lo posible, la seguridad. Esta puede ser la herramienta de gestión de la actividad a alta temperatura más estudiada pero también más polémica y donde más mito y desinformación existe, en muchos casos propiciada por la propia industria de bebidas deportivas. Disponer de la información correcta, por tanto, resulta de vital importancia.

COOLING O ENFRIAMIENTO: Una herramienta poco conocida y estudiada y aún menos utilizada. De reciente utilización se valorará la posibilidad de, al igual que utilizamos el calentamiento antes de la práctica deportiva, recurrir a técnicas y accesorios de enfriamiento para lidiar con las altas temperaturas.

RECOMENDACIONES OFICIALES: Por último valoraremos las indicaciones de diferentes federaciones y organismos para lidiar con las altas temperaturas. Este punto es especialmente interesante debido a que cada deporte es diferente en términos de duración, intensidad o entorno entre otros factores y cada uno de los anteriores no solo afecta a la competición sino también al entrenamiento. Es por ello que, además de las consideraciones que valoraremos en los tres primeros puntos, habrá que pormenorizar en función de la naturaleza de cada deporte.

Comentarios
Escrito por

Guillermo Alvarado es entrenador personal en Valencia, fundador de PERFORMA Entrenadores Personales y experto de fitness en Men's Health. También puedes seguirle en twitter @Alvarado_MH. Si tienes alguna duda o deseas hacer una consulta sobre fitness puedes hacerla enviando un mail a redaccion@menshealth.es. Por favor, no hagas preguntas sobre casos personales. Además de no poder atenderlas todas, se necesita mucha información y hacer un estudio riguroso y personalizado para dar una respuesta correcta a cada persona. De lo contrario, sería poco profesional. Guillermo responderá aquellas dudas que tengan mayor interés general para los lectores de Men's Health. Los comentarios que contengan publicidad serán eliminados. Gracias!

2 Comentarios

  • Muy buen post, me ha aclarado muchas dudas, ya que con estos calores me da cosa salir a hacer deporte porque tengo miedo de deshidratarme.

    Saludos

  • Muy interesante el post Guillermo, estoy impaciente por ver la continuación.
    Yo personalmente quiza ande un poco perdido con la correcta hidratación, tomo agua antes y despues del partido, asi como despues: Powerade, Aquarius etc… lo tipico que uno escucha. Es correcto mas o menos?? lo digo porque en dias muy calurosos ni con esas, me siento extasiado al término del partido. Un saludo !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *