No desayunar puede hacerte engordar

Recientemente se ha celebrado en Nueva Orleans (EE.UU.) la conferencia Neurociencia 2012 con algunos descubrimientos importantes. Para aquellos que estéis pensando que esta clase de temas no van con vosotros, esperad a leer el resto del post. Veréis como esta clase de disciplinas pueden arrojar una gran cantidad de luz a temas que afectan directamente al deportista y a cualquier persona que desee alcanzar un estado de forma determinado.

En esta conferencia se presentó un estudio que ilustra de manera elocuente cómo funciona nuestro cerebro cuando le privamos del alimento que necesita, actuando de manera que prácticamente nos obligue a comer más. Algo que he repetido desde el Reto 2011.

El organismo lleva en este planeta muchos millones de años más que el médico más sabio y, por tanto, no puedes pretender engañarle con dietas milagrosas porque siempre te acabará pillando y haciéndote pagar las consecuencias. En su lugar debes saber qué le hace feliz (básicamente todo aquello que le “garantice” la subsistencia), y entablar una negociación. Al final, todo se reduce a “Yo te doy lo que quieres y a cambio te pido esto otro”.

En este estudio compararon mediante escáner cerebral cómo actuaba el cerebro ante la presencia de alimentos altamente calóricos en caso de haber desayunado o no, resultando mucho más atractivos e irresistibles en este último caso.

Analizando la metodología del estudio, llama la atención su pasmosa sencillez. Tan sólo les mostraban imágenes de tartas, chocolates, embutidos, y otra serie de alimentos que, lejos de ser dulces o salados, compartían el hecho de ser altamente calóricos, y analizaban la estimulación de la corteza orbitofrontal, región que se cree está involucrada en la atracción que sentimos hacia los alimentos.

Esto, si nos paramos a pensar, tiene todo el sentido del mundo. Evidentemente el ser humano en los países desarrollados tiene “garantizada” la comida desde hace apenas unos cientos de años.

De hecho, durante la Guerra Civil ni siquiera era fácil conseguirla.

Si comparamos esto con los millones de años de evolución no podemos pasar por alto que el ser humano dispone de los medios necesarios para obligarte a subsistir creando las sensaciones y pensamientos que más le interesa. Dicho de otra manera, en caso de que tu supervivencia esté amenazada, ya se encargará el organismo de que un alimento altamente calórico te resulte más apetecible que una lechuga.

La moraleja de todo este asunto no es otra que, en caso de querer perder peso y/o grasa, la restricción de alimento suele ser una solución a corto plazo pero muy mala idea a medio y largo.

Llega a un acuerdo con el organismo, dale algo que le haga pensar que no le va a faltar ningún alimento esencial y que va a poder cubrir todas sus necesidades.

Él ya se encargará de mejorar tu composición corporal con el ejercicio adecuado.

Comentarios
Escrito por

Guillermo Alvarado es entrenador personal en Valencia, fundador de PERFORMA Entrenadores Personales y experto de fitness en Men's Health. También puedes seguirle en twitter @Alvarado_MH. Si tienes alguna duda o deseas hacer una consulta sobre fitness puedes hacerla enviando un mail a redaccion@menshealth.es. Por favor, no hagas preguntas sobre casos personales. Además de no poder atenderlas todas, se necesita mucha información y hacer un estudio riguroso y personalizado para dar una respuesta correcta a cada persona. De lo contrario, sería poco profesional. Guillermo responderá aquellas dudas que tengan mayor interés general para los lectores de Men's Health. Los comentarios que contengan publicidad serán eliminados. Gracias!

4 Comentarios

  • Hola,

    como siempre claro como el agua, pero tengo una pregunta saber si afecta o no al hecho de entrenar en ayunas, es decir si se tarda entre hora y media y dos horas en desayunar, habiendo entrenado en ese tiempo, puede el cuerpo pensar que le falta el alimento,

    gracias por todo y sigue asi crack

    • Si. Incluso se acentuaría. No soy un gran fan del entrenamiento en ayunas. NO vas a encontrar ningún deportista profesional o que aspire a alcanzar el máximo rendimiento posible que entrene en ayunas.

  • Interesante, lo tendré en cuenta cuando haga mis experimentos de Ayuno Intermitente saltandome el desayuno …

    “en caso de que tu supervivencia esté amenazada, ya se encargará el organismo de que un alimento altamente calórico te resulte más apetecible que una lechuga.”

    A algunos creo que eso les pasa aunque su supervivencia este amenazada por enfermedades cardiovasculares, y no por el hambre … yo personalmente he aprendido a disfrutar de mi nueva dieta, y así es sostenible hasta el infinito.

  • Pero no es lo mismo obligarte a saltarte el desayuno que hacerlo porqué no hay hambre…
    Es obvio que si aguantas el hambre durante unas horas tu cuerpo te pide comida, incluso más de la necesaria o a base de productos que no son alimentos. Pero hay algun estudio que diga que saltarse el desayuno sin comer más de la cuenta en las siguientes comidas, con alimentos de verdad, pueda hacerte engordar?
    Realmente un cuerpo que tiene un montón de kcalorias almacenadas como grasa entra en un modo de hambruna por estar más de 3, 5 o incluso 16 horas sin comer??

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *