Nunca pierdas de vista tu objetivo

Me encanta leer a Vern Gambetta cuando habla sobre la importancia de no perder de vista toda la foto (Big Picture).  Este entrenador de gran prestigio en EEUU, considerado uno de los padres del entrenamiento funcional, junto con Mike Boyle, tiene de vez en cuando algunos destellos de genialidad, y éste es uno de ellos.

Para poder ver toda la foto, lo primero que necesitas es un objetivo claro y que sea, en la medida de los posible, alcanzable y cuantificable. Una vez tengas claro tu objetivo, necesitarás establecer el plan de entrenamiento que te llevará, tarde o temprano, a alcanzar este punto, mediante la adaptación constante a un estímulo progresivamente creciente.

Cuanto más detallado sea el plan mejor, dejando siempre un pequeño margen de flexibilidad por los obstáculos que puedas encontrar en el camino. De esta manera cada uno de tus entrenamientos tendrá un propósito, una meta parcial que, sumada al resto, tew lleva a alcanzar los resultados deseados y evitar, de esta manera, la sucesión de entrenamientos fuera de un contexto o plan general, sin otro sentido que acudir al gimnasio esperando que los resultados acaben apareciendo.

Este fenómeno es más habitual de lo que podría parecer en un principio. ¿Cuánta gente conoces que acude regularme al gimnasio, cumple con su rutina de ejercicios, y después de unos meses está exactamente igual?

Si claramente algo no funciona, ¿por qué seguir haciéndolo? Si un sistema no te ofrece resultados sensibles a corto plazo (4-6 semanas) no los vas a conseguir, por mucho tiempo que sigas haciéndolo. Supongo que esta gente pensará, aunque no obtenga resultados, que están haciendo ejercicio, rompiendo de esta manera la disonancia cognitiva o cargo de conciencia. No tienen en cuenta que, sin adaptación, su estado de forma seguirá siendo el mismo, sin importar el tiempo que inviertan o cuánto suden en el proceso.

Aquellos deportistas o entrenadores que siempre acaban obteniendo los resultados deseados son los que jamás pierden de vista la gran foto. Siempre han sabido el aspecto que tendría. Esta mentalidad no tiene en cuenta los pequeños detalles, aquellos que nos han intentado meter en la cabeza algunas tendencias reduccionistas que se basan en analizar el cuerpo humano como un conjunto de pequeños componentes como si de un robot o motor se tratara. En fisiología el correcto funcionamiento de cada una de las partes no garantiza que así vaya a suceder en conjunto. Es por ello que un trabajo aislado de ciertos músculos, en lugar de patrones de movimiento más generales, no tiene por qué garantizar que cuando estos tengan que trabajar en conjunto lo vayan a hacer en perfecta sintonía y armonía.

Últimamente estamos viendo como el entrenamiento correctivo va ganando popularidad. Esto que puede parecer toda una evolución es fruto de la cantidad de desajustes que nosotros mismos nos provocamos al tratar de entender el organismo de una manera simplista, despedazándolo en pequeñas partes como si de un motor se tratara. Es por ello que, si bien este tipo de técnicas pueden suponer un avance, provienen de una involución en nuestros sistemas de entrenamiento. Poco a poco estamos perdiendo de vista la capacidad casi milagrosa que tiene el organismo para auto organizarse y corregirse cuando le obligamos a hacer movimientos fisiológicos ligeramente lastrados, con un propósito dentro de su propia naturaleza, y así obligarle a adaptarse constantemente. Una pena que, contando con los frutos de millones de años de evolución, en lugar de aprovecharlo luchemos en su contra.

Comentarios
Escrito por

Guillermo Alvarado es entrenador personal en Valencia, fundador de PERFORMA Entrenadores Personales y experto de fitness en Men's Health. También puedes seguirle en twitter @Alvarado_MH. Si tienes alguna duda o deseas hacer una consulta sobre fitness puedes hacerla enviando un mail a redaccion@menshealth.es. Por favor, no hagas preguntas sobre casos personales. Además de no poder atenderlas todas, se necesita mucha información y hacer un estudio riguroso y personalizado para dar una respuesta correcta a cada persona. De lo contrario, sería poco profesional. Guillermo responderá aquellas dudas que tengan mayor interés general para los lectores de Men's Health. Los comentarios que contengan publicidad serán eliminados. Gracias!

8 Comentarios

    • Simplemente ver resultados. Observar que has mejorado respecto al inicio. Independientemente de la cuantía de estos. Hay quien sigue un plan de entrenamiento y no obtiene el más mínimo resultado pero permanece con el mismo sistema hasta el fin de los días.

  • Ciertamente he visto gente en el gimnasio, sin ningún tipo de previsión, sin apuntar ni registrar nada, yo me pregunto que demonios están haciendo? no saben si están trabajando por debajo del umbral del dia anterior o por lo contrario más de lo que pueden soportar.
    Respecto al artículo, yo tengo un par de problemas, yo tengo perfectamente la foto detallada y bien fijada, lo que no se es cual es mejor modo de llegar a ella, utilizo el método acierto-error, ver progresiones y si no cambiar.Crees que este método es correcto? algún consejillo para establecer de manera más adecuada mis objetivos y saber como valorar mis objetivos?

    • Hola Optimus. La clave de todo entrenamiento reside en saber establecer la intensidad del estímulo adecuada que se encuentre por encima del umbral de adaptación pero por debajo del umbral de tolerancia, esperar a que la recuperación sea total para que se produzca la adaptación, y volver a darle el mismo estímulo, de misma naturaleza, pero de intensidad ligeramente mayor. La mejor definición que puedo darte es “Adaptación constante a un estímulo progresivamente creciente”. En ese sentido, la clave reside en saber cuanto estímulo y cuanta recuperación. Una vez tengas claro esto tendrás que saber identificar el estancamiento o allanamiento de la curva de progreso para periodizarlo o bien modificarlo. En ese sentido hay mucha teoría al respecto que puede ayudarte, y lo mejor que puedo recomendarte es que sigas el blog desde las 10 reglas en adelante. Ah, como bien dices, llevar una planificación a largo plazo, con un control de los entrenamientos resulta determinante. Yo tampoco entiendo toda esa gente que entrena sin apenas recordar qué hicieron el día anterior. Resulta ridículo pensar que un barco que navega a la deriva llegará a un determinado puerto. Es posible que si, pero en la inmensa mayoría de los casos esto no ocurrirá.

  • Hola, no sé a que te refieres cuando hablas del entrenamiento correctivo, pero te puedo asegurar que ni mucho menos surge de una involución en los sistemas de entreno. El problema es solamente hacer entrenamiento correctivo, ( aunque hay personas cada vez más con tantísimas deficiencias motoras que no estaría mal para ellas ) .
    Lo suyo es integrarlo todo y sin meternos en el campo de la fisioterapia ( aunque con las escaleras mecánicas, ascensores, coches , estrés … sumados a la constante carga gravitatoria, vamos a tener que acabar estudiándola ) saber , que para eso está la evolución, que como no todos pueden pagarse diariamente un fisio como esos Usaines Bolts que nombras a menudo, el utilizar en el calentamiento el foam roller para aliviar la fascia de puntos gatillo y realizar ejercicios ligeros de preactivación como pájaros, rotaciones externas, puentes de glúteo, flexibilidad activa dinámica… vas a mejorar tu performance pudiendo realizar con mayor garantías ejercicios globales típicos de atletas, porque el realizar este tipo de movimientos sin la alineacion raquídea adecuada y sin un equilibrio neuromuscular tónico – fásico adecuado , lo que haces es reforzar las deficiencias motoras que ya tengas a lo largo de toda la cadena cinética que participa en dicho movimiento.

    En el punto medio está la cuestión, ni somos de un día para otro Usaines , ni tampoco merecemos realizar los entrenamientos de un geriátrico.
    Saludos

    • Hola Carlos. Por entrenamiento correctivo se entiende una serie de técnicas que tratan de valorar desajustes o desequilibrios neuromusculares provocados por un entrenamiento incorrecto. Cuando digo que su auge es fruto de la involución del entrenamiento no me refiero a que esta propia técnica sea una paso atrás, todo lo contrario, sino que se vuelve cada vez más importante debido a que cada vez entrenamos peor, causando una mayor cantidad de desajustes que después requieren el uso de esta clase de técnicas. Podríamos decir que es un avance provocado por los sistemas de entrenamiento llevado a cabo en muchos gimnasios cada vez más pobres y deficientes. Si te fijas en el proceso cognitivo que planteo en el blog verás como defiendo el uso de movimientos complejos alejándome bastante del entrenamiento de “geriátrico” que comentas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *