Rabdomiolisis: Que el ejercicio no acabe con tu vida

Rabdomiolisis
Orina de paciente con Rabdomiolisis

Mucho se ha escrito y dicho sobre una patología llamada RABDOMIOLISIS. La mayoría de entrenadores escuchamos por primera vez este término a raíz de que los programas de entrenamiento para personas sanas, en sus versiones más comerciales y menos profesionales, empezaran a explotar la alta intensidad radical, el esfuerzo extremo, como una tendencia “cool” que hacía muchos sentirse orgullosos de participar a ese selecto club de espartanos. Todo empezó con programas “pre-cocinados” (one size fits all) como Insanity, P90X o los famosos Bootcamps entre otros, alcanzó su máximo esplendor con el CrossFit, y cuando parecía que ya no daba para más apareció la electroestimulación integral para darle un último empujón.

La rabdomiolisis es una patología provocada por exceso de ejercicio, entre otras causas, que se caracteriza por la destrucción de músculo estriado y muerte celular liberando al torrente sanguíneo sustancias presentes en el interior de estas como, por ejemplo, la Mioglobina. Este exceso de ejercicio depende de la tolerancia de cada uno, por lo que no se puede establecer una cantidad determinada que elimine el riesgo. Lo que si sabemos es que la tolerancia para absorber y soportar saludablemente ejercicio o actividad física aumenta conforme entrenamos, por lo que el riesgo de padecer rabdomiolisis disminuye conforme aumenta nuestra experiencia.

La etimología nos indica que el término rabdomiólisis viene, como casi todo en ciencia, del griego. Rabdo significa estriado, Mio músculo, y lisis degradación o destrucción. Es por ello que el propio término es a su vez su mejor definición.

Si analizamos datos oficiales, 26.000 casos de Rabdomiolisis se diagnostican al año sólo en EEUU (Melli G, 2005), cifra que ha ido creciendo en los últimos años desde la entrada de sistemas de entrenamiento cada vez más agresivos. La Rabdomiolisis es causa de fallo renal agudo en un 15%-33% de los casos hospitalizados (Melli G, 2005). Por otro lado, de todos los casos diagnosticados de fallo renal agudo, la Rabdomiolisis es la causa en un 5%-25% de los casos (Melli G, 2005). Y, lo más importante, la Rabdomiolisis acaba en muerte en un 10% de los casos (Gabow PA, 1982; Sauret JM, 2002; Warren JD, 2002).

Entre los factores relacionados con el ejercicio que más daño muscular provocan, y que se ha observado que aumenta el riesgo de Rabdomiolisis, nos encontramos el exceso de volumen,  intensidad o duración, el calor, la humedad, la altura, deshidratación, el entrenamiento excéntrico y la electroestimulación muscular global o de cuerpo completo (Lane R, 2003; Keltz E, 2013; Landau ME, 2012; Makaryus NJ, 2007; Kastner, 2014). Aunque no esté directamente relacionado con la actividad física, también el consumo de alcohol aumenta el riesgo de padecer Rabdomiolisis cuando el consumidor también se somete a un plan de entrenamiento más agresivo del que debiera. Lo que es más importante, el consumo habitual de alcohol facilita el fallo renal agudo con niveles inferiores de daño muscular (Kastner A, 2014). Evidentemente todos estos factores aumentan el riesgo de padecer este síndrome cuando superan el umbral de tolerancia del individuo. No menos cierto es que mezclar varios de estos factores, como puede ser realizar EMS de cuerpo completo con prendas de neopreno o en situaciones de alta temperatura y/o humedad, y a su vez trabajo excéntrico, podría justificar los casos de tremendo daño muscular (240.000 IU/L CPK) que se han documentado a lo largo del último año tras una sola sesión de 20 minutos de electroestimulación integral, también conocido como electrofitness o biotraje. (Kastner A, 2014)

SÍNTOMAS

Entre los síntomas que cualquiera puede observar sin conocimientos técnicos y que debería controlar durante los tres días siguientes a la práctica de actividad física, sobre todo si empieza a realizar ejercicio o introduce variaciones sustanciales en su entrenamiento, podemos destacar los siguientes (Chatzizisis, 2008; Keltz, E 2013; Visweswaran, 1999):

1.- Oscurecimiento de la orina hasta un tono similar a caramelo o cola. Esto es debido a que la mioglobina del interior de la célula muscular vertida en la sangre puede darle este color. 100g de tejido múscular dañado es suficiente para provocar este color (Bagley WH, 2007). En caso de observar un color similar deberemos ir a urgencias inmediatamente.

2.- Alto dolor muscular que perdura más allá de las 72h. Su existencia es motivo para acudir a urgencias pero su ausencia no lo es para quedarse en casa si se dan alguno de los otros factores aquí descritos. Esto es así porque se ha documentado altos niveles de daño muscular sin percepción de dolor (Kastner, 2014), posiblemente debido a que cada uno tiene una percepción del dolor diferente.

3.- Por último, piel enrojecida, inflamación o alta sensibilidad.

Los anteriores síntomas están ordenados por importancia lo que significa que de aparecer el primero deberemos acudir rápidamente a urgencias, en caso de no aparecer el primero pero aparecer el segundo, habrá que esperar a ver cómo evoluciona 72h tal y como se indica. El punto tercero son síntomas que suelen acompañar a los dos primeros pero que por si solos no suelen suponer un diagnóstico claro de rabdomiolisis. Es de vital importancia que no se deje pasar tiempo, puesto que una visita a tiempo a urgencias puede frenar el vertido de mioglobina en el sistema renal y reducir considerablemente el riesgo de padecer fallo renal agudo.

DIAGNÓSTICO

Casi en todos los casos el diagnóstico se hace mediante análisis de sangre donde se miden los niveles de Creatin Kinasa (CPK), un marcador de daño muscular. Este sistema es internacionalmente aceptado como el más fiable y rápido. Este último detalle es de vital importancia puesto que el pico de mioglobina en el torrente sanguíneo, responsable de un eventual fallo renal, se alcanza entre las 48 y 72 horas post ejercicio, lo que significa que, una vez detectados los síntomas, es posible que la presencia de estos en sangre esté en aumento y, por tanto, todavía esté por llegar el mayor daño posible (Chatzizisis YS, 2008; Keltz E, 2013; Visweswaran P, 1999). Esta misma razón obliga a acudir a urgencias en el momento en que se detecten los síntomas comentados en el punto anterior. 

PREVENCIÓN

La progresividad lo es todo. La rabdomiolisis, tal y como decía al principio, es producto de someter a nuestro organismo a un exceso de estímulo o a prácticas con una alta capacidad de destrucción muscular. No obstante, todo dependerá de la tolerancia de cada individuo. Es por ello que deberemos empezar muy poco a poco e introducir las progresiones con paciencia y mesura observando la reacción del organismo. Siempre digo a mis clientes que si tengo que pillarme los dedos mejor que sólo sea la uña.

Existen diversos factores que pueden aumentar el daño muscular, multiplicándose el riesgo, por tanto, si coexisten varios de ellos. Factores como hidratación, humedad, temperatura, volumen, intensidad, frecuencia de entrenamiento, entrenamiento excéntrico, electroestimulación muscular y, sobre todo, un historial de elevado daño muscular y dolor postentrenamiento, deberán gestionarse e introducirse con mesura y paciencia, algo que, desde luego, es la práctica opuesta a la mentalidad espartana de aquellos practicantes y profesionales que consideran que el sacrificio y el dolor es el mejor camino. El mejor camino si deseamos pasar unos días ingresados con hidratación intravenosa y, en algunos casos, incluso diálisis.

Otro aspecto a tener en cuenta en la prevención de la rabdomiolisis es la correcta hidratación antes, durante y después del entrenamiento pues de ello depende en gran medida el correcto funcionamiento celular. La sed suele ser un indicador válido en algunos individuos pero, una vez más, no podemos depender de una sensación sujeta a la sensibilidad e interpretación de cada uno. No si queremos ir sobre seguro. Para ello, las recomendaciones de diversos organismos serios pueden ayudarnos a establecer el ritmo al que debemos reponer los fluidos perdidos. Personalmente me gustan bastante las indicaciones del American College of Sports Medicine (ACSM) (Med Sci Sports Exerc 28: i-vii, 1996 – ACSM Position stand: Exercise and fluid replacement). Evidentemente el uso de diuréticos está severamente desaconsejado.

TRATAMIENTO

La mayoría de casos diagnosticados se solucionan pasando la noche en observación con hidratación intravenosa y dos días más en casa con pautas especiales de hidratación, posiblemente con algún preparado rico en sustancias que permitan una mayor hidratación que el agua convencional. Con esto suele ser suficiente para restablecer una correcta función renal. No obstante, si el daño muscular es muy alto, y no se coge a tiempo por pensar que el dolor es algo positivo dentro del entrenamiento (como todavía muchos piensan a día de hoy), un 8% de los casos diagnosticados de rabdomiolisis en EEUU acaban en muerte (Bagley WH, 2007; Curry SC, 1989). El caso intermedio, entre la total recuperación en apenas 72 horas, y la muerte, es el daño renal severo y/o hepático, algo que suele mejorar tras 1-3 semanas de diálisis y/o hemofiltración pero que deja un índice de supervivencia a 14 años vista del 78% (Bosch X, 2009; Bagley WH, 2007).

Para concluir es importante decir que menos de uno de cada diez casos de rabdomiolisis es diagnosticado porque el enfermo considera que con descansar es suficiente y pocos acuden al hospital. En estos casos resulta de vital importancia resaltar que el hecho padecer varias rabdomiolisis no diagnosticadas con relativa frecuencia a lo largo del tiempo, aún cuando se recupere de manera natural y sólo mediante descanso, genera una sobrecarga renal que a largo plazo suele pasar factura. Es por ello que a día de hoy, aún cuando pocos tenemos un conocido que haya sufrido fallo renal agudo por exceso de ejercicio, el número de casos documentado aumentará con el paso del tiempo incluso entre aquellos que tiempo atrás dejaron de practicar ejercicio de estas características.

Como vemos la vida espartana es algo con una gran capacidad de seducción pero que no hace ningún bien a nuestra salud. Por el contrario, querer obtener grandes resultados en apenas unos minutos a la semana como prometen algunos con sistemas muy agresivos, o bien los denominados en EEUU “Weekend warriors” que en un fin de semana pretenden realizar toda la actividad física que no han querido o podido repartir a lo largo de la semana, tampoco resulta saludable. De esta manera resalta más que nunca la importancia de la dosis mínima efectiva y la progresividad en el entrenamiento, pero también la paciencia y, a fin de cuentas, el sentido común en el entrenamiento como fuente de salud.

Comentarios
Escrito por

Guillermo Alvarado es entrenador personal en Valencia, fundador de PERFORMA Entrenadores Personales y experto de fitness en Men's Health. También puedes seguirle en twitter @Alvarado_MH. Si tienes alguna duda o deseas hacer una consulta sobre fitness puedes hacerla enviando un mail a redaccion@menshealth.es. Por favor, no hagas preguntas sobre casos personales. Además de no poder atenderlas todas, se necesita mucha información y hacer un estudio riguroso y personalizado para dar una respuesta correcta a cada persona. De lo contrario, sería poco profesional. Guillermo responderá aquellas dudas que tengan mayor interés general para los lectores de Men's Health. Los comentarios que contengan publicidad serán eliminados. Gracias!

24 Comentarios

  • Excelente post Guillermo, de un tema que no tenía ni idea. Siempre aprendiendo nuevas cosas gracias a ti.

    Este tema ( sin saberlo ) me ha llevado a muchas discusiones en twitter y otros blogs. Leo mucho para aprender más, pero soy un hijo de tu blog y como tal hay cosas que me cuesta admitir. Siempre has hablado de empezar con poco volumen, cuidar la técnica, ejercicios básicos, intensidad adecuada, progresiones cuando correspondan, etc.

    En otros sitios se saltan estas cosas a la torera y a mi me llevan los demonios, ver en blogs con muchos seguidores rutinas weider de 5 días a la semana, con un volumen bestial, incluso para novatos y empieza la discusión. Siempre me argumentan que, comiendo como es debido y descansando las horas necesarias, no hay ningún tipo de problema. No estoy de acuerdo, cuando a ti te dan una paliza, por mucho que comas o descanses, no te recuperas de un día para otro. En fin, el sistema culturista no hay quien lo quite de en medio ni poniendo 2.000.000 de estudios, que si estoy en volumen, que si estoy en definición, palabras que veo de gente que yo creo que está muy preparada.

    Actualmente, estoy con una rutina dividida, con un volumen bestial de 4 días x semana, pero llevo 3 años entrenando duro en el gimnasio y aún así hay días en que me duele todo el cuerpo.

    • He hecho un comentario demasiado visceral, quería enfatizar algunas cosas y la verdad es que me he pasado. Lo siento Guillermo, ese comentario era más adecuado en el foro de fitness que aquí.

    • Hola Nacho. Si llevas a cabo un entrenamiento que te provoca dolores severos los días siguientes yo controlaría el color de tu orina. Si ves que se oscurece tirando a cobrizo, o se acerca a un color similar al de la imagen, acudiría rápidamente a Urgencias y posteriormente lo comentaría en este blog. Según todas las fuentes que he consultado para escribir este post la Rabdomiolisis es una de las enfermedades/síndromes más infradiagnosticados debido a que mucha gente piensa que ese dolor extremo es normal y, otros muchos, incluso consideran que es beneficiosos y muestra de que se ha entrenado como un valiente.

      La realidad es que si en esa misma situación acudieran a un hospital lo primero que les harían sería un análisis de sangre, comprobarían los niveles de CPK y, en caso de que estén demasiado altos (>10.000 IU/L = 50 veces los niveles normales = Rabdomiolisis severa) te ingresarían durante 24-48h donde te hidratarían vía intravenosa hasta que este mismo nivel bajara de 1000 IU/L.

      El problema es que, como suele solucionarse con descanso en muchos casos, junto con la idea equivocada de que es algo normal o incluso beneficioso o muestra de un buen trabajo, hay quien no sólo no se preocupa sino que encima busca esta sensación. El problema es que cada vez que esto ocurre, aunque se solucione sin acudir al hospital, supone una sobrecarga renal donde se iría mermando su capacidad funcional y, con el paso del tiempo, tener problemas serios renales que pudieran derivar en fracaso renal agudo y requerir diálisis si no acaba directamente con tu vida.

      El ejercicio y la actividad física es un arma que bien utilizada puede darte años de vida y vida a esos años, pero que mal utilizada tiene la misma capacidad para provocar el efecto contrario.

      • Muchas gracias por la recomendación Guillermo, lo tendré en cuenta. Como le comentas a Marcos, la dosis mínima efectiva de ejercicio es lo realmente complicado de calcular.

  • Artículo muy interesante que ya mencionaste, muy por encima, en otros anteriores. Sin más, muchas gracias Guillermo por compartir esta información.

    Al leer este artículo me he planteado dudas a cerca de la alta intensidad. ¿A que tipo de personas recomendarías este tipo de entrenamiento? Lo pregunto, como ya has mencionado, este tipo de entrenamiento o mismamente el Crossfit se vende a todo tipo de público, me gustaría saber tu opinión acerca de este tema.

    • Hola Marcos,

      El CrossFit, en esencia, tiene el mismo riesgo de daño muscular severo, Rabdomiolisis y fracaso renal agudo, que cualquier otra práctica deportiva exceptuando el trabajo específico excéntrico y la electroestimulación integral que, por su propia naturaleza, sería superior. El problema que veo en muchos practicantes e instructores de Crossfit, y que hace que los casos de Rabdomiolisis sean más frecuentes, son las prisas por querer superar etapas, la escasa técnica que las propias prisas propician, pero, sobre todo, esa filosofía espartana de ir siempre a muerte, con el cuchillo entre los dientes, y que parece que si no acabas muerto y dolorido durante varios días no te mereces decir que haces CrossFit.

      Tal y como te decía, el CrossFit en esencia no debería ser un problema siempre y cuando no se supere la tolerancia de sus practicantes. Tal y como explico en el post, el daño muscular severo y la consecuente Rabdomiolisis sucede cuando se supera sustancialmente la tolerancia del individuo y esta tolerancia aumenta conforme lo hace la experiencia del deportista. También aumenta el riesgo cuando hay cambios sustanciales en los ejercicios, duración, intensidad, volumen o densidad, por lo que la clave para que esto no ocurra es entender y aplicar dos principios: Dosis mínima efectiva y progresividad en el entrenamiento. Otra cosa es que la filosofía de algunos sistemas propicie que con mayor facilidad y frecuencia se pase estos conceptos por donde se pasaba los barcos el coloso de Rodas.

      • Hola Guillermo, la verdad que me quede muy asustada porque justo ayer compre un electro estimulador de globus para complementarlo con el ejercicio para la zona de loa glúteos pero después de leer esto, estoy por devolverlo. Te que me aconsejas? Gracias

        • Piensa que niveles altos de CPK se han documentado con electroestimulación global, de cuerpo completo, no tanto con local

  • Que miedo con la Rabdomiolisis, aunque es de esperarse que todo en exceso es malo.. No creo que el Teniente piense lo mismo,

    Llevo un tiempo leyendo tus post, y he aprendido mucho. Actualmente soy instructor de Kick Box y Defensa Personal, y déjame decirte que soy considerado por mis equivalentes como un instructor muy “blando”, debido a que creo que el avance debe ser progresivo, y que en todo momento se debe estar consciente que cada individuo tiene características diferentes; lo que implica mayor esfuerzo en las practicas dadas a grupos.

    Me gustaria pensar que al cabo de un tiempo, algunos compañeros comiencen a pensar igual. Por aqui se piensa que el Individuo debe adaptarse al Sistema, lo que ha causando mortales bajas… pero como en otro post dices, es nuestro pensamiento de cavernicola saliendo a flote.

    Gracias por tus publicaciones, Espero algun dia ver en los kioskos tu libro publicado.

  • Muy buenas Guillermo
    Me uno al hilo de comentarios y a partir de ahora a tus artículos gracias a Gabriel Hernando que ha compartido tu blog en Facebook

    He leído sobre esto y sin ser médicos aquí… ¿Podría esta situación de fuertes entrenamientos sin ir escalonadamente como hay que ir, provocar a la larga una desencadenación fatal que provoque la temida “muerte súbita”?
    He preguntado a médicos (solo conozco a una médico vaya…) y ni ellos mismos saben a que se puede deber sin ser un corazón dañado o malformado.

    Todos esos síntomas y enfermedades del corazón ya los conocen y estudian los médicos pero nadie sabe a qué se puede deber, sin estar enfermo como digo, esa desencadenación fatal.

    Tu artículo me ha gustado mucho por el hincapié en ir poco a poco.
    Comparto

    • Hola Joaquín. En este post no se habla de muerte súbita ni de problemas o eventos cardiovasculares. No se conoce la relación como bien dices pero si que conocemos el problema que supone el daño muscular elevado y frecuente sobre riñón e hígado. Es por ello que en el post sólo se habla de consecuencias relacionadas con fallo (fracaso) renal agudo y hepático ya sea debido a un sólo evento de alto daño muscular o a la acumulación que varias y frecuentes en el tiempo que pueda disminuir la capacidad funcional de estos órganos. Esto último si que está documentado y podrá confirmártelo cualquier nefrólogo o urólogo.

      • Hola Guillermo,
        El post es del año pasado, pero hace algunas semanas tuve un cuadro de rabdomiolisis (34 años, post haber retomado actividad fisica al gimnasio luego de 8 años, pero habiendo estado activo con aerobicas, running, cardio, rutina de abdominales, etc.) pero con el objetivo de tonificar me habia inscripto nuevamente. Supuestameten la curva fue diagnostico 6500..pico mas de 10mil, 6800..3500.1800…a la semana 390 y esperando repetir la rutina de laboratorio para ya estar en valores normales.
        Mi gran duda es, ya tengo muchas ganas de retomar, que precauciones tomar? que y/como evitar que me vuelva a pasar?
        Gracias de antemano desde argentina.

        • Hola Alejandro. De momento tienes una referencia sobre qué clase de entrenamiento, ejercicios, intensidad y volumen, está por encima de tu umbral de tolerancia lo suficiente como para desencadenar un proceso de Rabdo severa. Normalmente la gente que empieza no tiene este dato. Yo de ti lo aprovecharía para empezar muy por debajo e ir subiendo poco a poco.

  • Muy buenas Guillermo. Un gran artículo. Yo sufrí rabdomiolisis justo hace un año a causa de Crossfit…Llevaba 5 meses inscrita y sin ningún problema, más en forma que nunca y con una buena alimentación e hidratación. Un día acudí a lo que en Crossfit se denomima ‘hero’: un wod de crossfit pero aún más bestia. No era el primero al que acudía pero ese día me pasó…En mi caso no tuve la orina oscurecida en ningún momento y aún así tenía una cpk de 47000. Eso sí, mis brazos y dorsales estaban muy, muy inflamados, practicamente no se me veían las muñecas. Estuve cuatro días ingresada como dices con litros de suero y bicarbonato y mi diagnóstico fue bueno y totalmente recuperada. Obviamente no volví a practicar Crossfit pero ahora cuando hago cualquier ejercicio de brazos se me inflaman y me duelen tanto que no puedo ni estirarlos. No te hablo de que haga pesas sino de dos series de 10 repeticiones con un trx y a los dos días estoy así…se supone que no puedo hacer ejercicios de brazos nunca más? Sabes algo al respecto? Tened mucho cuidado, en la vida me imaginé que me pasaría a mí y así fue. Saludos Guillermo y gracias por informar de estas cosas

    • Hola Rebeca. Gracias a ti por tu testimonio. Aporta mucho porque esto es algo que parece que nunca le pasa a uno, que es algo que nos inventamos y que no puede pasar. Mi recomendación es que acudas a un médico deportivo puesto que, llegado a este punto, no es algo que nosotros como entrenadores podamos ayudarte. Tan solo decirte que la orina oscurecida es algo que ocurre cuando el daño muscular es mayor, de manera que podría haber sido peor. Es importante que gente entienda que el daño puede ser muy elevado incluso antes de que llegue a afectar al color de la orina o, lo que es lo mismo, que no porque la orina tenga color normal significa que todo va bien.

    • Hola buenas tardes! Rebeca, como estas? a mi me pasaba lo mismo, luego del reposo intente hacer algo leve y se me inflaman los musculos, por favor puedes decirme como estas? y a donde has acudido para solucionarlo, que has hecho? Espero puedas ayudarme.

      saludos y gracias.

    • Hola buenas tardes! GRACIA GUILLERMO POR TU AYUDA !!!! Rebeca, como estas? a mi me pasaba lo mismo, luego del reposo intente hacer algo leve y se me inflaman los musculos, por favor puedes decirme como estas? y a donde has acudido para solucionarlo, que has hecho? Espero puedas ayudarme.

      Saludos y gracias.

  • Hola GUILLERMO muy buena y útil información pues a mi me acaba de pasar . Hice spinning des pues de varios años sin hacer nada de ejercicio en forma termine l a rutina como las demas que ya tenían tiempo y al d i a siguiente no podía caminar me hinche horrible de los muslos y me dolia muchísimo era imposible doblar mis piernas eso fue un miércoles el jueves,estaba orinando oscuro y asi tengo miércoles jueves viernes sábado domingo y lunes ya podía caminar un poco más pero aún me duele.si me sorprendió porque siempre había hecho mucho ejercicio de todo. Pero spinning fue mi primera vez. Tengo niveles excesivos de todo como aspartato.aminotrasferasa en 879u/l. Y alanino aminotrasferasa en 214 u/L y deshidrogenasa láctico en 2161.0 u/ L. Me mandaron a,hacer ultrasonido del higado. Todo está normal.

  • Hola a todas y es especial a Guillermo!

    Muchas gracias por este post, yo ahora mismo estoy sufriendo esta enfermedad. Siempre he hecho deporté aún nivel normal, en el último año corría 3-4 veces semanas entre 8 y 10 km, pero a la vuelta de mis vacaciones en septiembre me apunte a clases de crossfit con mi marido, y después de 2 sesiones y una tarde de runner de 5 km, el viernes por la mañana empece con vómitos y dolores musculares fuerte e inflamación antebrazo izquierdo. Fui a Urgencia y con el análisis de sangre me detectaron 7.500 CPK y TRANSAMINASAS muy altas, en vía tuve medicación y suero, el sábado lo pase en casa reposo bebiendo agua continuamente, pero el domingo seguía peor, con fuertes dolores de cabeza, vómitos etc…. Y volvimos a urgencias tenía las CPK EN 4.500 y las TRANSAMINASAS altas. Me pusieron de nuevo vía, y al día siguiente me mandaron ECO DE ABDOMEN Y ANALÍTICA. Los resultados de la analítica fueron mejor, pero aún bastante altas 2.700 CPK Y TRANSAMINASAS ALTAS. Esto me paso 15 septiembre y aún de baja, me vuelven a hacer análisis la semana que. Irene a ver los resultados. Los síntomas es que aún me sigue doliendo la pierna derecha, y me entra frío en el pie derecho….estoy muy preocupada, no se sí es necesario seguir de baja con resposo absoluto, estoy deseando volver al trabajo y a mi vida. Tampoco sé, si estoy haciendo bien con el reposo, y si alguna día volveré al deporte, que me encanta aunque sólo sea a correr

    Muchas gracias, deseando leer vuestra respuestas

    • Estimada Victoria,

      En estos casos se suele mantener el reposo hasta que la CK vuelva a niveles normales o, como mínimo, baje de 1000. Es bueno que aparezcan comentarios como el tuyo puesto que normalmente la gente se queda en casa, no va a urgencias, y hasta considera que algo así es normal, cuando no muestra de haber entrenado correctamente. Por culpa de este gran desconocimiento proliferan sistemas de entrenamiento donde el deportista considera un objetivo principal acabar lo más fatigado posible. Gracias por tu aportación y ojalá sirva de inspiración para el resto de lectores. Un saludo.

  • Creo que me han estado tratando mal, y tengo certeza por todo lo que he leído de que puedo padecer rabdomiolisis, solo por el color de la orina lo descartaba, pero leí que es posible aún sin tener orina obscura; y tengo una pregunta, y hay quien después de padecerla sano completamente?

    • Como bien dice el color oscurecido de orina es en casos extremos. Si cree que puede padecer Rabdomiolisis mi recomendación es que acuda a un médico especialista. Si se encuentra en fase aguda vaya directamente a Urgencias.

  • Hola, quiero compartirles mi experiencia, después de años de poca actividad física este inicio de año decidí que siendo uno de mis propósitos de año nuevo mejorar mi estado físico, me inscribí en un gimnasio con un programa personalizado, llevando al limite mi cuerpo desde el primer día, solo dure tres días. Al segundo día en la noche empece a orinar como si fuera coca-cola, para el cuarto día me hicieron laboratorios y presentaba daño renal y hepático, con un nivel de cpk de 270,000… Bastante alarmante, de inmediato me internaron pero en ese día solo lograron bajarme a 170,000 por lo cual decidí acudir a un especialista con mayor preparación. GAD en una semana internado se logro bajar a 2,500 cpk, y a los diez días de salir del hospital mis análisis de química sanguínea salen completamente dentro de los parámetros.
    Aun estamos en recuperación tengo prohibida la ingesta de alimentos altos en proteínas, tomo mucha agua, tengo prohibido el esfuerzo físico y ninguna bebida alcohólica.
    Debería haber una mayor prevención sobre esta condición, debido a que nunca hubiera imaginado que por hacer ejercicio podría poner en peligro mi vida a este nivel. Una lección dura y costosa, solo espero lograr mantener lejos este problema y que no haya consecuencias a futuro en mi salud por este episodio.
    Saludos.

    • Hola Isaac. Me quedo con tu último párrafo. Por desgracia hace tiempo que entramos en una deriva donde parece que nada es suficiente. Tu caso no es el único. La diferencia es que tú tuviste la inteligencia de presentarte en un hospital cuando otros seguramente se queden en casa orgullosos del “trabajo bien hecho” porque, por desgracia, alguien les ha hecho creer que estar molido es una buena señal. Otra diferencia es que tú aprendiste la lección, el resto seguramente la aprendan dentro de unos años cuando ya sea demasiado tarde. Siento lo ocurrido y espero que sirva de inspiración al resto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *