¿Eres adicto al deporte?

 

adicto-deporte-menshealthok
Entrenar a toda hora sin control ni descanso puede ser muy perjudicial para tu cuerpo

Todo lo que sea llevar una situación al extremo puede ser perjudicial y el deporte no es una excepción. La obsesión por entrenar más y más sin rigor ni planificación hará que tu recuperación sea incompleta.

Sin la recuperación adecuada no existirán todos los beneficios del entrenamiento y vivirás una situación muy distinta a la esperada: fatiga muscular, dolores, insomnio, depresión, etc. Es decir, sufrirás un agotamiento físico/psicológico que resultará en lesiones, frustraciones, descenso notable del rendimiento e incluso te llevará al abandono de la actividad.

Algunos ejemplos de recuperaciones insuficientes en sesiones de fuerza son: no dejar un mínimo de 48 horas de recuperación para un mismo grupo muscular (la recuperación óptima serían 72 horas); realizar más de 11 series por grupo muscular en una mismo sesión; entrenar más de 6 semanas seguidas al fallo muscular; etc.

Hay muchos factores por los cuales puedes volverte adicto al deporte.

Creencias falsas y sin sentido. Integrar información errónea y nada evidenciada proveniente de personas que no son profesionales deportivos, de paginas de internet poco o nada fiables, etc.

Autoestima baja.

Referencias externas impuestas por la sociedad, la tendencia social te “presiona” para que logres una estética corporal determinada.

Factores biológicos, el deporte genera sensaciones placenteras y estas sensaciones pueden ser interpretadas erróneamente por el celebro y hacer que necesites más y más hasta perder el control y llevándote a sobrepasar peligrosamente la dosis óptima, como pasa con algunos fármacos.

Podrás detectar si eres adicto al deporte si tu vida sólo se mueve entorno a la actividad deportiva, si prácticamente todo el día estás pensando en correr, levantar pesas o entrenar, si constantemente cancelas citas personales o laborales importantes para entrenar, etc.

Entiendo perfectamente esa sensación de malestar cuando estás motivado y tienes que cancelar un sesión de entrenamiento por motivos laborales o personales, pero esa situación se debe afrontar como un problema menor y reconducir la situación adaptando el programa deportivo a tu disponibilidad horaria.

En cambio, si la cancelación de la sesión te genera ansiedad, te irrita y te deprime debes saber que son síntomas de una posible adicción.

Acude a un profesional deportivo certificado, que te diseñe una planificación deportiva ajustada a tu nivel actual, a tus objetivos personales, a tus motivaciones y gustos, y sobre todo, a tu disponibilidad.

Ese entrenamiento programado fomentará que tu organismo se adapte a esos estímulos positivos que provoca el entrenamiento, de una forma progresiva y adecuada. A la vez que te proporcionará la recuperación necesaria para mejorar tu condición física, sin descanso no hay beneficios.

De esta forma si mejorarás y disfrutarás de tu actividad, la calidad siempre debe ir por delante de la cantidad.

Los beneficios de un entrenamiento

El entrenamiento de fuerza influye en nuestro sistema endocrino de tal forma que las concentraciones de la hormona de crecimiento (GH), de la testosterona y de la insulina aumentan, estimulando así las fases de crecimiento del tejido muscular. Por si no lo sabías, una persona que tenga elevado índice de masa muscular consumirá más energía y gracias a este consumo su masa grasa descenderá. Además, existe una influencia positiva sobre la densidad mineral ósea, de tal manera que te permite también fortalecer tus huesos. Y evidentemente, se logra aumentar el nivel de fuerza y potencia, capacidades fundamentales para rendir óptimamente en tu deporte.

El entrenamiento cardiorrespiratorio regular también te ofrece grandes beneficios: la frecuencia cardíaca en reposo disminuye; aumenta la capacidad pulmonar total; se incrementa el metabolismo lipídico (se usan las grasas como fuente de energía); etc. Las endorfinas y la serotonina son muy sensibles al entrenamiento cardiorrespiratorio, esto te aporta una sensación de bienestar, de buen humor y además, te ayuda a conciliar el sueño entre otros beneficios psicológicos.

 

Facebook Comments
Escrito por

Manel Ceballo es entrenador personal por la National Strength and Conditioning Association (NSCA) y el American College of Sports Medicine (ACSM). Apasionado del entrenamiento de fuerza, lleva casi una década colaborando con grandes entidades y profesionales como el Insitut Vila-Rovira, la Dra. Montse Folch o la Dra. Sandra Farrera, integrando el ejercicio físico con todos ellos. Además, también está reconocido como entrenador por la IFBB & NASM y la EHFA. Síguelo en Instagram @manelceballo