Consejos de un motivado intrínseco

manel

Llega el momento en el que un deseo despierta en tu interior, un motivo por el cual vas a movilizarte para realizar todas las acciones que sean necesarias con el fin de lograr aquello que te has propuesto: te sientes motivado.

Esta motivación te empujará enérgicamente a iniciarte en el camino, pero será el hábito el que te mantendrá. Lograrás integrar el hábito repitiendo una y otra vez esos procedimientos que te ayudarán a alcanzar tu objetivo, siendo consciente de qué y cómo lo estas haciendo y siempre teniendo en mente ese fin por el que te estás moviendo.

Una vez hayas integrado el hábito, tu día a día será más fácil, ya que esos esfuerzos diarios que llevarás a cabo para lograr tu sueño se convertirán en costumbres habituales y diarias, gracias a las cuales sentirás satisfacción y disfrute, no sufrimiento. Despídete del famoso eslogan “No pain, no gain” y memoriza uno nuevo que te hará más eficaz y feliz “No enjoy, no gain”.
Recuerda que el éxito es la suma de pequeños esfuerzos diarios y si no le encuentras el sentido y la diversión a esas acciones, si solo sientes sufrimiento y crees que es la única forma de ganar, lo más probable es que te satures física y mentalmente y el resultado sea el abandono o la no consecución de tu sueño.

Eso sí, aún integrando el hábito y sintiéndote motivado, es probable que vivas momentos difíciles en los cuales las dudas te invadan, en ese momento deberás recordar ese día en el cual se despertó ese deseo, recordar ese motivo tan importante por el cual estás poniendo todo tu empeño.

Opino que es hasta necesario cometer errores, si aprendes de ellos jamás fracasarás, te harán más fuerte. Todo triunfador fue en algún momento un perdedor que perseveró y lo intentó una y otra vez.

Incluso puede que tengas que pasar por lo peor para luego lograr lo mejor. Pueden surgir situaciones que estén fuera de tu control, pero aun y así debes prohibirte tirar la toalla, tu objetivo es lo más importante para ti, si no lo logras a la primera cambia el plan, pero no la meta. Ten paciencia, cárgate de esperanza y reitera.

Por último, tu cuerpo escucha todo lo que tu mente dice, y cuanto más importante sea tu objetivo más intensos serán tus mensajes mentales. Debes de ser capaz de seleccionar y ordenar todos esos mensajes mentales, dirigirlos hacia la automotivación y centrarlos muy estrictamente en la tarea que estás realizando para intentar evitar las tensiones y los miedos. De esto precisamente hablé en el post ‘dialoga contigo mismo para lograr el éxito’.

Facebook Comments
Etiquetas del artículo
, ,
Escrito por

Manel Ceballo es entrenador personal por la National Strength and Conditioning Association (NSCA) y el American College of Sports Medicine (ACSM). Apasionado del entrenamiento de fuerza, lleva casi una década colaborando con grandes entidades y profesionales como el Insitut Vila-Rovira, la Dra. Montse Folch o la Dra. Sandra Farrera, integrando el ejercicio físico con todos ellos. Además, también está reconocido como entrenador por la IFBB & NASM y la EHFA. Síguelo en Instagram @manelceballo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *