Los principales valores del deporte

 

remo-equipo-menshealthok

Continuamente, hacemos referencia a los grandes valores que tienen los deportistas de élite para explicar sus éxitos profesionales, personales y también la admiración que nos merecen. El esfuerzo, la superación y la perseverancia son algunos de ellos.

A menudo, hablamos de los valores con no demasiado rigor y nos confundimos con otras variables psicológicas como son las actitudes o los comportamientos.

Los valores son esos principios generales que tú has elegido por orden de importancia y que te sirven de guía a lo largo de tu vida. Los sostienes y defiendes ante todo porque los consideras absolutamente positivos e importantes.

En cambio, las actitudes pueden ser negativas o positivas dependiendo de una situación en concreto y determinan tu comportamiento. Es decir, los valores son una referencia siempre positiva para ti, pero puedes adoptar actitudes que determinen un comportamiento tanto positivo (ayudar al compañero, respetar las reglas, etc. ) como negativo (hacer trampas en el juego para ganar.)

El deporte es una herramienta única para integrar y transmitir esos valores que hagan que te desarrolles como deportista y también como persona. Diferenciamos dos tipos: los sociales y los personales, para mi los más importantes son estos:

– Valores sociales: respeto, cooperación, trabajo en equipo, compañerismo y relación social para fomentar una favorable cohesión grupal.

– Valores personales: reto personal, diversión, disciplina, autorrealización, autoconocimiento, humildad y espíritu de sacrificio.

También es cierto que el deporte no siempre influye positivamente de forma automática en cuanto a lograr la integración y transmisión de valores, mi experiencia en disciplinas deportivas profesionales me demuestra que también existe competencia desleal, falta de compañerismo, trampas, falta de disciplina, de humildad, etc.

Si pretendes desarrollarlos a través y en tu disciplina deportiva trabaja en los siguientes aspectos básicos:

Fíjate unos horarios de entrenamiento y que sean inamovibles.

Entiendo que tu ritmo de vida puede llegar a ser frenético: horarios laborales; compromisos personales e incluso otros planes que también puedan ser atractivos. Pero la cancelación de tu entrenamiento tiene que ser una causa de fuerza mayor, ya que el compromiso contigo mismo y con tus compañeros es un valor fundamental.

El compromiso fomenta responsabilidad y respeto hacia tus objetivos personales y hacia tus compañeros.

– Pon tus habilidades a disposición de los demás y déjate ayudar.

No creas que si compartes tus conocimientos vas a crear nuevos competidores, al contrario, estás promoviendo la colaboración.

La ayuda de los demás potenciará esos aspectos que actualmente no son tu fuerte, acéptala con humildad y sácale provecho. No hay herramienta más poderosa para la superación que el trabajo en equipo.

Usar el diálogo para superar problemas y para cooperar, a la vez que el respeto para aceptar las diferencias individuales son factores clave para exista una buena convivencia y lograr así una efectiva y potente retroalimentación. Así multiplicarás tus habilidades, además de conseguir ser cada vez mejor compañero y más respetado.

-Primero conócete y después mejórate.

Debes ser consciente de cuales son tus habilidades y capacidades, quizás necesites la ayuda de un profesional cualificado y de confianza para conocer tu potencial, al igual que tus puntos débiles.

Los puntos débiles no deben ser motivo de frustración, deben proyectarse como nuevos retos a superar. Demostrar lo que vales no tiene el autentico valor que tiene el esfuerzo y perseverancia de enfrentarse y superar los errores, puntos flacos y miedos personales.

– Si te diviertes transformas el esfuerzo en disfrute.

El deporte te enseña que no puedes rendirte si quieres lograr tu sueño, el esfuerzo y la perseverancia son valores universales para conseguir lo que quieras.

Un valor fundamental para mantenerte motivado es la diversión mientras realizas la tarea. Es normal e incluso necesario sentir fatiga, algún dolor muscular, etc. Esto no es sufrimiento, solo son sensaciones desagradables que sientes mientras realizas esa actividad que te motiva, te divierte y te ayuda a lograr tus objetivos. Si no estás de acuerdo con esto último, quizás deberías cambiar de actividad.

 

Facebook Comments
Escrito por

Manel Ceballo es entrenador personal por la National Strength and Conditioning Association (NSCA) y el American College of Sports Medicine (ACSM). Apasionado del entrenamiento de fuerza, lleva casi una década colaborando con grandes entidades y profesionales como el Insitut Vila-Rovira, la Dra. Montse Folch o la Dra. Sandra Farrera, integrando el ejercicio físico con todos ellos. Además, también está reconocido como entrenador por la IFBB & NASM y la EHFA. Síguelo en Instagram @manelceballo