El peligro de la fatiga mental

Según define la RAE, la fatiga es una molestia ocasionada por un esfuerzo más o menos prolongado o por otras causas, y que en ocasiones produce alteraciones físicas. En el deporte, la fatiga aparece porque realizamos acciones ciertamente intensas con tiempos de recuperación incompletos. Este tipo de fatiga es física y perjudica a tu rendimiento no solo físico si no también a la técnica del movimiento que realizas o a la precisión de esas acciones que debes realizar durante tu actividad física.

Las variables fisiológicas normalmente asociadas al rendimiento en cuanto a resistencia,y que por lo tanto se alteran cuando realizas esfuerzos, son el consumo de oxígeno, el lactato en sangre y el ritmo cardíaco.

Hasta aquí te he hablado de la fatiga física que puedes sufrir realizando tu deporte, pero ¿qué hay de la fatiga mental? ¿cuándo puede aparecer y por qué?

En primer lugar, la fatiga mental tiene cierta similitud a la física porque también aparece al acumular un gran número de esfuerzos durante un tiempo determinado, pero en este caso el esfuerzo es mental.

Fatiga mental a causa de una gran solicitación técnica

En ocasiones, el deportista para superar con éxito diferentes situaciones del juego, entrenamiento o competición debe realizar constantes acciones mentales (golpeos de balón comprometidos, tiros libres, diferentes levantamientos de peso, prestar atención a la táctica y estrategia mientras ejecutas, etc.) esto puede causarte una gran fatiga mental.

En los deportes o actividades que requieran más precisión más puede manifestarse este estado. Las causas de esta pérdida de rendimiento es la dificultad para mantener el foco atencional (Boksem et al.,2005), por la frustración y la dificultad para tener mensajes internos positivos después de un error técnico (Lorist, Boksem y Ridderinkhof, 2005).

Eso sí, la fatiga mental tienen una influencia limitada o nula en la fuerza máxima, fuerza explosiva y en la resistencia (Martin, Thompson, Keegan, Ball, y Rattray, 2015; Pageaux, Marcora, y Lepers, 2013; Rozan, Pageaux, Marcora, y Papaxanthis, y Lepers, 2014).

Fatiga percibida

Como decía en el párrafo anterior, la fatiga mental poco influye en cuanto al rendimiento físico de una forma directa, el problema se halla en cómo percibes el esfuerzo que realizas. Mentalmente, el rendimiento de tu resistencia se verá afectado si percibes el esfuerzo que realizas de una forma más intensa de lo normal. La duración y la intensidad del ejercicio son los factores claves para que se produzca esa fatiga mental.

La experiencia que demuestra que en un pasado fuiste capaz de superar el reto, ayuda a combatir la aparición de una posible fatiga mental.

Facebook Comments
Escrito por

Manel Ceballo es entrenador personal por la National Strength and Conditioning Association (NSCA) y el American College of Sports Medicine (ACSM). Apasionado del entrenamiento de fuerza, lleva casi una década colaborando con grandes entidades y profesionales como el Insitut Vila-Rovira, la Dra. Montse Folch o la Dra. Sandra Farrera, integrando el ejercicio físico con todos ellos. Además, también está reconocido como entrenador por la IFBB & NASM y la EHFA. Síguelo en Instagram @manelceballo