¿Cómo volver a tu entrenamiento tras las vacaciones?

Justo acaban las vacaciones, la fase más importante para coger fuerza tanto física como mentalmente para afrontar todo el año.

Considero que unas buenas vacaciones se basan en evitar horarios rígidos, disfrutar de todas esas actividades tanto personales como con la familia y amigos que no puedes hacer durante el año, siendo flexibles y sin idealizar previamente estos días de desconexión.

Estoy convencido que vienes con las pilas cargadas y con objetivos realmente importantes para ti. Lo interesante de esta situación, es la intensa energía que sientes y la necesidad de empezar a entrenar ya, para lograr lo que te has propuesto.

El punto de partida de todo logro es el deseo (Napoleón Hill). Pero cuidado con la energía excesiva, si no la canalizas y utilizas como es debido puede volverse en tu contra. La lesión y la frustración o desánimo son dos de los posibles resultados más negativos que puedes sufrir por culpa de una “sobremotivación”.

En entrenamiento, es fundamental aplicar el principio de progresión por dos objetivos bien claros: obtener el máximo rendimiento deportivo a largo plazo y sobretodo para no lesionarte.

Además, hay características psicológicas que podrías sufrir en esta fase inicial si no eres paciente y organizado. Éstas también tienen relación con la lesión física:

  • Falta de autocontrol por culpa de sentir ganas excesivas.
  • Ansiedad por competir y entrenar más y más, tu cabeza procesa más rápido de lo que puede ejecutar tu cuerpo en este momento y esto puede hacer que no te sientas competente.
  • Todo esto puede generarte estrés en poco tiempo, una de las variables psicológicas más relacionadas con la lesión.

Si entrenas el gym deberás tener en cuenta diferentes variables para realizar un óptimo y progresivo programa de entrenamiento:

  • Peso utilizado
  • Número de repeticiones
  • Número de series
  • Tiempos de descanso
  • Frecuencia de entrenamiento
  • Cadencia de las repeticiones

El estímulo que deben generar todas éstas en esta fase debe ser inferior al que aplicabas antes de las vacaciones, debes incrementarlo progresivamente. Una recomendación básica es que cada semana aumentes un poco el estímulo de cada una de estas variables.

Facebook Comments
Escrito por

Manel Ceballo es entrenador personal por la National Strength and Conditioning Association (NSCA) y el American College of Sports Medicine (ACSM). Apasionado del entrenamiento de fuerza, lleva casi una década colaborando con grandes entidades y profesionales como el Insitut Vila-Rovira, la Dra. Montse Folch o la Dra. Sandra Farrera, integrando el ejercicio físico con todos ellos. Además, también está reconocido como entrenador por la IFBB & NASM y la EHFA. Síguelo en Instagram @manelceballo