¿Cómo elegir gimnasio?

sala-pesas-gym-menshealthOKDebido a la gran oferta de gimnasios que hay hoy en día en nuestro país y a la demanda tan dispar que existe, he decidido hacer una lista de las recomendaciones generales que debéis tener en cuenta para elegir el gimnasio que mejor se ajuste a tus necesidades.

Cerca de casa o del trabajo

Puedes ir a buscar el mejor gimnasio que quieras en la otra punta de tu ciudad o población. Pero sé de buena mano que con el ritmo de trabajo y obligaciones varias, como atender a tu familia y realizar las tareas de casa, dejarás de entrenar si no te lo montas de la forma más cómoda y práctica posible. Acude al gimnasio más cercano a tu casa, es una de las claves para ser regular en el entrenamiento. Quien dice cerca de tu casa, dice cerca de tu trabajo. Todo va en función de lo que sea más cómodo para ti.

Horarios compatibles

Quizás te quieras apuntar a un gimnasio, siendo consciente que la vida sin ejercicio físico no es buena vida, porque quieras apuntarte a unas actividades dirigidas concretas, tales como spinning, zumba, streching (estiramientos), yoga, pilates o la que sea. Mira bien que esas actividades que a ti te gusta realizar, porque son esas y no otras, se complementen con tus horarios en tu vida cuotidiana. Si no lo son, deberás buscar otro gimnasio. Esta es otra de las claves de la regularidad. Si sabes lo que te gusta, debes buscar el sitio que se adapte a tus horarios para hacer lo que te gusta.

Prueba y compara antes de decidirte

Puede que el comercial de recepción sea un gran vendedor y te quiera captar como cliente, como es lógico. Pero exige que te deje probar un día el gimnasio probando los servicios que utilizarás a menudo. Ya sea la sala de fitness o una actividad dirigida concreta. Quizás, la sala de fitness no está demasiado ordenada y eso te impide optimizar tu tiempo. Quizás la actividad que más te gusta realizar no está dirigida por un instructor que te guste. Quizás cuando te vas a duchar, descubres que la ducha no tiene nunca jabón, o no está del todo limpia. Quizás, cuando vayas a la sala de fitness, ésta carezca de material suficiente para entrenar como tú quieres. Quizás, quizás, quizás… Prueba antes, y acertarás seguro.

Personal cualificado

Pide si puedes hablar con el monitor de sala, pues él será quien te recomiende el entrenamiento que puedes seguir. Pregunta si el precio que pagas incluye la planificación y la programación de tu entrenamiento.

Climatización de la sala y ambiente

La ergonomía deportiva es importante. El confort es vital. No solo las máquinas o elementos de entrenamiento deben adaptarse a ti ergonómicamente, el centro también debe hacerlo. Entra en el lugar, antes de pagar nada, donde te pasarás varios días entrenando a la semana. Quizás su iluminación te cause dolor de cabeza. Quizás haya demasiada humedad en el ambiente y huela mal. Quizás no está a la temperatura adecuada. Quizás, quizás, quizás,…Mira estos puntos también.

Pregunta, pregunta y pregunta: ¿He dicho pregunta? Pregunta cualquier duda que tengas y que a ti te importe por muy rara o tonta que pueda parecer la cuestión. Al final, pregunta todo lo que te importa para entrenar, pues al final serás tú quien pagarás una cuota y eres tú quien debe estar cómodo en el lugar de entrenamiento.

¿Una buena cuota básica que incluye?

Antes de elegir tu gimnasio pregúntate sobre la relación calidad-precio. A veces, cuando acudes al comercial de recepción, te explica que el gimnasio tiene piscina, jacuzzi, circuito de aguas, un dispensador de toallas, unas actividades dirigidas increíbles y novedosas, un profesional que te hace una valoración increíble antiaging o unas duchas que, además de asearte, te hacen masaje. Pero quizás lo único que quieres hacer tú, es entrenar en la sala de fitness, ducharte lo más rápido posible y utilizar tu toalla de casa que ya te va bien. Entonces, tu opción de cuota no debe ser superior a 20 euros aprox. Que es la cuota que te ofrecerán en los famosos gimnasios low-cost. Eso sí, ten en cuenta que estos gimnasios no están diseñados para que sean más o menos bonitos, o que tengas un trato especial por parte de mil profesionales diferentes. Estos gimnasios están para ir, pasar tu tarjeta por el control de acceso, ducharte y salir. Además, en algunos, contemplan la posibilidad de entrenar las 24horas del día. Es decir, puedes ir a entrenar a cualquier hora del día que te vaya bien. Es como si te vas de vacaciones y buscas un hotel. Si vas a utilizar el hotel para dormir únicamente e irte a visitar la ciudad, para que quieres una piscina maravillosa que no vas utilizar. Un comedor increíble para cenar que no vas utilizar, y un sinfín de cosas más. En el fitness, pasa lo mismo.

 

Escrito por

Fito Florensa es Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte y un apasionado del ser humano, la superación, la salud y las nuevas tendencias en ejercicio físico. Síguelo en @fitoflorensa y también en su web: fitoflorensa.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *