¿Por qué debes entrenar tu coordinación?

Siempre ha habido gran confusión sobre la coordinación, ya sea en la definición del término o en la ejecución del entrenamiento. Cada vez que se introduce un nuevo concepto o se cambia alguna parte del protocolo anteriormente estudiado, se le atribuye un nuevo nombre. Estas variaciones son muy importantes cuando de verdad aportan algo nuevo que nos permite avanzar. Por eso en ciencia, el estudio serio del ejercicio físico corresponde a este ámbito, hablamos de gente que disfraza la realidad o que gente que aporta algo nuevo.

Sobre todo pasa esto cuando se estudia algo multifactorial. Hay tantos factores que intervienen en la coordinación que siempre se puede hacer matices. De todo esto vienen las grandes confusiones. En fin, lo mejor que puedes hacer es hacerle caso a alguien que tiene una buena formación de base y experiencia que, por lo menos, conoce y sabe discernir sobre lo que es importante atender y lo que no, por ejemplo, en el entrenamiento de la coordinación. ¿Qué es y por qué entrenar tu coordinación? ¿Cuántos subtipos de coordinación podemos encontrar? ¿Hace falta trabajarlos todos?

Hay muchos autores que hablan de la coordinación en grupos como Destrezas Motrices, Cualidades Perceptivo-Motoras, Cualidades físicas básicas, Cualidades perceptivo-cinéticas, Habilidades motrices, cualidades motrices, etc. Y paro porque no acabaríamos nunca.

¿Qué son cada una de ellas, dónde se engloba la coordinación y que subtipos hay?

Cualidades Físicas Básicas (CFB)

Es el conjunto de aptitudes que forman parte de la condición física general de cualquier persona que hace ejercicio para la salud o para la preparación inicial de un deportista. Se producen cuando existe movimiento, cuando una persona se mueve. Son medibles y mejorables con ejercicio físico. Son la fuerza, la resistencia, la velocidad y la flexibilidad. El trabajo de estas cualidades nos va a permitir mejorara la salud si lo hacemos dentro de los márgenes saludables.

Un ejemplo absurdo pero entendible si no eres un deportista profesional y tu objetivo es la salud. Correr un maratón cada mes no es un buen trabajo de resistencia. No es saludable. En cambio, correr 10km dos días a las semana combinándolo con otras actividades físicas en otros días, sí es un buen trabajo de la resistencia. Al final, si no te ganas la vida con el deporte profesional, tu objetivo debe ser poder llevar a cabo las actividades de tu vida diaria con salud y energía y sin dolores ni fatiga excesiva.

Habilidades Motrices Básicas (HMB)

Hacen referencia a las acciones motrices que aparecen de manera filogenética a lo largo de la evolución humana. Podríamos decir que las cualidades físicas básicas se trabajan mediante estas habilidades. Estas pueden ser agacharse y levantarse, caminar, lanzar, girar, rotar, lanzar, empujar, recepcionar, dejar, saltar, colgarse, trepar, reptar, balancearse, entre otras.

Éstas, según diferentes autores se pueden clasificar de diferentes formas.  Por ejemplo, según Ruíz Pérez (1987), en habilidades locomotrices (andar, rodar, reptar, correr, gatear). Si siguiéramos profundizando además tendríamos en cuenta el número de apoyos en el suelo (bipedestación, cuadrupedia,…). En el entrenamiento, constantemente las haces, o quizás solo algunas de ellas. Por ejemplo, hacer sentadillas no es otra cosa que una habilidad que trata de agacharse y ponerse en pie. Dentro del entrenamiento vienen las repeticiones, intensidad, descansos entre series, etc. En qué rango de movimiento las hagas, con qué peso, cuantas series y cuantas repeticiones, combinándolas con otro ejercicio o no, todo ello, dependerá de las adaptaciones que busques en tu cuerpo en función de las actividades que realices en tu día a día. Pero recuerda, a mayor número de habilidades, más actividades en tu vida diaria podrás hacer, con más seguridad, con diversión y con una gran sensación de libertad y autonomía.

Destrezas motrices (DM)

Hay algunos autores que emplean estas palabras haciendo referencia a las habilidades motrices básicas anteriormente descritas. Si tu interés es comprender mejor lo que te aporta un método de entrenamiento para mejorar tu salud y te hablan del trabajo de estas Destrezas Motrices, piensa en lo mismo que las Habilidades Motrices Básicas. Son lo mismo.

Habilidades Motrices Específicas (HME)

Si, por ejemplo, te gusta jugar a básquet o realizar ejercicios como el press de banca, antes deberás aprender la técnica específica, las normas de la disciplina deportiva que te guste y deberás aprender, en definitiva, una forma de moverte acorde con la disciplina deportiva que te guste. Pero no te olvides que estas habilidades se trabajan sobre una buena base de las Habilidades Motrices Básicas. Evidentemente te beneficiará más trabajar la combinación de unas u otras en función del deporte que te guste practicar. Eso sí, atiende al principio de variedad de estímulos y nunca te ciñas al mismo tipo de práctica deportiva constantemente. Combína actividades o cámbialas de vez en cuando.

Existen muchos tipos de habilidades específicas y muchas te pueden servir para mejorar tu salud: Habilidades atléticas, gimnásticas, de deportes colectivos, de deportes con implementos y de combate o lucha.

Cualidades-Perceptivomotoras, Cualidades Perceptivo motrices, Cualidades Perceptivo-cinéticas

Todos estos términos son sinónimos. Castañer y Camerino (1992) dicen que “son el conjunto de capacidades directamente derivadas y dependientes del funcionamiento del sistema nervioso central”. Ésta es una definición muy general y casi todas las funciones del cuerpo derivan del sistema nervioso y endocrino. Es cierto que el sistema nervioso tiene varias divisiones, pero podríamos decir que todo el cuerpo humano lo dirige el sistema neuroendocrino. En fin, la coordinación está dentro de este grupo.

Coordinación

Corresponde a un elemento cualitativo del movimiento. Depende de factores como la maduración del sistema nervioso ligado al sistema musculo-articular, factores genéticos, y experiencia y aprendizaje motor que se haya adquirido con anterioridad. Por ejemplo, a un exgimnasta profesional le resultará muy fácil acudir a un box de Crossfit. Pero a un maratoniano le costará mucho más.

El concepto de coordinación es tan sumamente amplio que tiene un sinfín de definiciones de múltiples autores. Por ejemplo, Jiménez (2002), dice que “es aquella capacidad del cuerpo para unir el trabajo de diversos músculos con la intención de realizar determinadas acciones”. Álvarez del Villar (1998), comenta que “es la capacidad neuromuscular para ajustar con precisión lo querido y pensado de acuerdo con la imagen fijada por la inteligencia motriz a la necesidad del movimiento”. Para Le Boulch (1997), “es la integración, el buen funcionamiento del sistema nervioso central y la musculatura esquelética durante el ejercicio, es decir, la capacidad de generar movimiento de forma controlada y ajustada a los requerimientos que han originado”. Coordinación gruesa y fina.

Tipos de coordinación: Le Boulch (1997) o Escobar (2004) entre otros autores clasifican la coordinación:

  1. En función de la intervención del cuerpo en todo su conjunto, en un movimiento o en una parte concreta de una acción motriz.
    • Coordinación dinámica general: Le Boulch la define como “ la serie de movimientos que implican un reícproco ajuste de todas las partes del cuerpo, en la gran mayoría de casos, implican locmoción. Hay una amplia participación muscular en cuanto número de músculos”.
    • Coordinación óculo-segmentaria: Es la unión entre el campo visual y la motricidad fina (la fuerza justa para coger un vaso con los dedos por ejemplo) de cualquier segmento del cuerpo. Esta se puede dividir entre óculo-pédica (ojo-pie) y óculo-manual (ojo-mano). Por ejemplo al chutar un balón, al apartar un obstáculo del suelo que no pesa de tu camino en la vida de cualquiera, una silla, lanzar y recibir una pelota por ejemplo al jugar con tu hijo o sobrino, o cuando te pasan un boli y lo coges en el aire.
  2. En función de si las fibras de un mismo músculos se coordinan para activarse (intramuscular) o si se coordinan varios músculos para efectuar un movimiento (Intermuscular).

¿Por qué debemos trabajar la coordinación y sus subtipos?

Porque en las actividades de la vida diaria se efectúan movimientos en los tres planos y ejes del movimiento. Cogemos y transportamos muchos objetos a la vez. De hecho, para el estudio y comprensión de todos los conceptos citados en este post se analizan por separado.

En la gran mayoría de movimientos que realizas en tu vida necesitas en mayor o menor medida fuerza, resistencia, velocidad de ejecución, flexibilidad, coordinación y equilibrio. Y si no trabajas todos estos componentes, el cuerpo se atrofiará tarde o temprano, anulando movilidad, añadiendo dolores y atrofiando al sistema neuromuscular. Muévete para estar sano. Somos movimiento en todas las formas que te he explicado. Y si un método de entrenamiento es demasiado analítico, combínalo con otros y varía a lo largo de la vida sobre las formas en que estimulas a tu cuerpo.

Una curiosidad. Durante los primeros años de vida, cuando eres un niño, se va produciendo una madurez en el sistema nervioso y se va construyendo un esquema motor y un repertorio motriz. Si tienes hijos, no los especialices en nada, lo interesante es hacer muchas actividades diferentes que impliquen muchas habilidades diferentes. Dentro de mi campo, esto corresponde al estudio del aprendizaje motor y bases de la motricidad humana.

Escrito por

Fito Florensa es Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte y un apasionado del ser humano, la superación, la salud y las nuevas tendencias en ejercicio físico. Síguelo en @fitoflorensa y también en su web: fitoflorensa.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *