Haz ejercicio y aumentarás tu actividad cerebral

El envejecimiento del cerebro afecta, principalmente, al deterioro de nuestra memoria, estado de ánimo e inteligencia. A medida que cumplimos años nuestro sistema nervioso se enlentece en su funcionamiento, hay una cierta tendencia a deprimirnos, perdemos memoria, concentración y disminuye nuestro tiempo de reacción a estímulos externos imprevistos. Pero… ¡BUENAS NOTICIAS! A pesar de que actualmente los estudios científicos sobre la relación entre actividad física y mejoras a nivel cerebral son muy recientes, todo apunta a que llevar una vida activa, física y socialmente, plantear nuevos retos a nuestro cerebro y seguir aprendiendo cosas en la vida adulta, nos ayudará a mantenerlo en correcto funcionamiento durante todo nuestro ciclo vital que, hoy en día, como todos sabemos no es corto. Por lo tanto, vale mucho la pena invertir en nuestra salud.

Diferentes estudios demuestran que personas en la etapa de la vejez tenían mayor lucidez que otras con hasta 40 años menos. No es casualidad que estas personas hubieran mantenido una vida social activa, practicaran ejercicio físico y no hubieran parado de tener interés por aprender cosas/experiencias nuevas.

¿Por qué exactamente el ejercicio físico contribuye a la mejora de nuestro cerebro en la edad adulta?

Los profesionales de la salud deberíamos empezar por reconocer las grandes limitaciones que tenemos al responder a esta pregunta, pues los estudios científicos solo han hecho que empezar en este campo. De todas formas vamos a desgranar que se sabe a ciencia cierta en la actualidad desde el campo de la neurobiología:

  1. La revista Cell Stem Cell publicó una investigación de impacto internacional. El director de este estudio, Fred H Gage, del Salk Institute for Biological Studies de California, con un especial interés por las células madres neuronales, ha sido pionero en dar respuestas a los interrogantes sobre los beneficios del deporte y la mejora de la función cerebral. Con la colaboración del Departamento de Biología celular de Valencia, el Centro de Medicina regenerativa de Barcelona y el Instituto Carlos III de Madrid, los científicos encontraron el siguiente resultado: El ejercicio físico da pie al desarrollo de nuevas neuronas, así como la activación de neuronas “dormidas” localizadas en el hipocampo. La actividad física es capaz de despertar a estas neuronas.
  2. Fred H. Gage, en 1998, conjuntamente con Peter Eriksson del University Hospital de Göteborg, descubrió que el cerebro humano crea nuevas neuronas en la vida adulta. El ritmo de este crecimiento está condicionado por el estilo de vida, hasta el punto de poder modelar el cerebro. El ejercicio regular regenera el cerebro.
  3. Taylor especifica que en el futuro, estas células podrían despertarse con estímulos externos (deporte y fármacos) y dar un nuevo impulso al  rejuvenecimiento del cerebro. Incluso que se lleguen a curar enfermedades como el Alzheimer, Parkinson o Esclerosis Múltiple.
  4. El científico Arthur Kramer, director del Instituto Beckman en la Universidad de Illinois, EE.UU. afirma que “el hipocampo sigue siendo plástico a finales de la edad adulta y que el ejercicio moderado es suficiente para mejorar su volumen. Por lo tanto hay una mejora de la memoria.” Estos resultados apuntan que el ejercicio aeróbico es neuroprotector y que comenzarlo en la etapa adulta es de gran utilidad. “Cuando practicas el running o caminas rápido llega más oxígeno al cerebro, se forman nuevos capilares sanguíneos, y aumentan los niveles de serotonina, de factores de crecimiento neuronales y de una proteína llamada BDNF que se encarga del desarrollo neuronal” (Kramer).
  5. “La actividad física, cuando es aeróbica y disciplinada, beneficia al cerebro” (Cristóbal Pera, Catedrático de Cirugía y profesor emérito de la Universidad de Barcelona).
  6. Se ha demostrado en otros estudios que las personas mayores de 65 años que practican ejercicio almenos tres veces/semana tienen un 30-40% menos  probabilidades de padecer demencia y Alzheimer.

Conclusiones

Indudablemente el ejercicio físico y un estilo de vida global saludable contribuyen a la remodelación y rejuvenecimiento del cerebro. Este hecho me parece increíblemente asombroso, extraordinario, sorprendente y admirable. Pues no hace mucho se creía que nacíamos con un gran número de neuronas que íbamos perdiendo durante el camino hasta la muerte.

El ejercicio mejora la cognición y la memoria.

La actividad física ayuda a producir nuevos capilares en el cerebro mejorando el riego sanguíneo y, por tanto, el aporte de nutrientes al cerebro.

La capacidad funcional de células del cerebro es proporcional al uso que hagamos de ellas, ya sea haciendo ejercicio o aprendiendo cosas nuevas. Sino las utilizamos éstas se duermen y se adaptan a la poca actividad.

“El objetivo de la vida es morir joven lo más tarde posible” (Ashley Montague).

 

 

Escrito por

Fito Florensa es Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte y un apasionado del ser humano, la superación, la salud y las nuevas tendencias en ejercicio físico. Síguelo en @fitoflorensa y también en su web: fitoflorensa.com