La hipocresía ante el dopaje

doping

“No tenemos nada que esconder, nada de lo que huir. Es su palabra contra la nuestra. Valoro nuestras palabras, nuestra credibilidad” (Armstrong en respuesta a las acusaciones de dopaje de su compatriota Floyd Landis).

William James  (1842-1910), considerado como el padre de la psicología norteamericana decía que todos, desde que somos pequeños hasta el final de nuestros días, buscamos el amor del entorno que nos rodea (sociedad-mundo). Y es que cuando somos pequeños estamos rodeados, por norma general, de amor. Nuestros padres, tíos y abuelos se encargan de recordarnos a diario lo guapos, fuertes e inteligentes que somos. Pero cuando salimos de nuestro mini-entorno para ir al colegio y posteriormente trabajar, nos damos cuenta de que hay mucha gente en el planeta más inteligente, fuerte y guapa que nosotros. Conseguir el amor de los individuos que forman una sociedad no es tan fácil, sobretodo porque todos nacieron con la idea de ser los más guapos, fuertes e inteligentes.

Deportistas actuales/ Gladiadores modernos:

Cuando un niño comienza a destacar en un deporte, él mismo (no en todos los casos), sus padres (lamentablemente en muchos casos) y algunos entrenadores (en muchos casos), se empuja y lo empujan a una plena dedicación. Es una oportunidad de ser querido por todos, de ser un gladiador exitoso de la era moderna y de retirarse de por vida a una edad cronológica relativamente temprana. Y digo edad cronológica porque articular y emocionalmente, muchos de ellos, quedan gravemente tocados de por vida. Claro está que si reflexionan adecuadamente de su “fracaso” tienen una oportunidad única de tener éxito en cualquier faceta de la vida. Es una buena escuela vital el haber competido en el alto rendimiento a edades tempranas y, si tienes suerte, te podrás rehabilitar de mútliples lesiones por exceso de entrenamiento cuando tu cuerpo no está completamente formado. Los gladiadores actuales cumplen la misma función que los gladiadores de la antigua Roma. ¿Recordáis aquella locución latina? : “Panem et circenses” (Pan y Circo). Una gran invención de los gobiernos totalmente corruptos de la antigua Roma. Una estrategia política de la mayor bajeza para mantener al pueblo distraído, para que olvidaran sus derechos, para conseguir los votos de la gente pobre y canalizar su malestar. El equivalente de hoy en día sería una cerveza, comida basura y un buen partido de fútbol que ocupa nuestras conversaciones de la semana hasta el siguiente partido. Hoy ya no nos dan ni una semana, gracias a las múltiples copas que se juegan entre semana. Evidentemente, los primeros promotores e interesados en este tipo de eventos son los propios gobiernos. Hoy en día sabemos que clubes de fútbol endeudados con Hacienda, son perdonados año tras año por el bien de la clase política.

Hipocresía y Doping:

Nos quejamos de los sueldos de los futbolistas, ciclistas, pilotos de GP y Fórmula 1, tenistas y corredores, entre muchos otros. ¿Qué precio pagan por llegar a cobrar esas cantidades? Cada vez queremos más records, más rendimiento y más espectáculo. Además queremos espectáculo el día “x” a la hora “x”, sin interesarnos demasiado por el camino hasta llegar ahí (el sufrido entrenamiento). ¿Nos interesa más el fin que el camino hasta ese fin? Ahí dejo la pregunta, pero el tan criticado Maquiavelo ya hablaba de esto: “El fin justifica los medios”. Hoy en día ya se habla del doping genético, difícilmente reconocible por las entidades antidoping. Un paso más del ya conocido EPO, hormona que te permite aumentar tus glóbulos rojos. Quizás en las Olimpiadas de Londres ya hubo algunos deportistas dopados genéticamente. Habiendo aumentado su rendimiento por implantación de células madre o por modificación del ADN muscular por una “infección bacteriana”.   Aunque sus efectos no están probados, seguro que hay alguien lo está intentando. Pero también podríamos hablar de los récords batidos en las recientes Olimpiadas de Londres, donde los deportistas han competido con bañadores de última tecnología.-, calzados mejorados y un largo etcétera. ¿Eso no ayuda a rendir más? Cierto es que ningún super-material puede sustituir a un buen entrenamiento, pero también ayuda.

Doping y Fórmula 1

Todos aceptamos que el piloto de Fórmula 1, respaldado por un equipo adinerado, tiene mejor coche y mayores probabilidades de ganar. Pero lo triste de este asunto es que en el resto de los deportes ocurre lo mismo. Deportistas del primer mundo ganan, en muchísimas ocasiones, a los del tercer mundo porque pueden pagarse un buen doping irreconocible, buen material, buen equipo de entrenadores y buen de todo. Triste pero cierto.

Hablemos claro

La sociedad avanza colmo es lógico y, llegados a este punto, legalizar en vez de prohibir puede ser la mejor opción. Cuando algo es legal, está regulado y controlado por profesionales expertos, es menos nocivo y corres menos riesgos. Lo que es peligroso es acudir al submundo incontrolado del mercado negro y seguir con la batalla perdida contra el doping.  O se legaliza el doping o preparémonos para vivir sin nuevos récords y, por tanto, sin espectáculo. Yo abogo por la segunda, pero: ¿alguien puede creerse que eso es posible? La propia sociedad necesitamos estos records, hecho que los gobiernos se encargan de que así sea. Mejor para ellos que estemos distraídos, más manipulables seremos. De todas formas, ya desde pequeños nos educan para disfrutar de un buen espectáculo deportivo y hacernos aficionados de cualquier club, incluso a entrar en discusiones absurdas si atacan a nuestro club y, para que eso siga ocurriendo, necesitamos deportistas dopados cada vez más potentes rompiendo con todas las barreras físicas y técnicas habidas y por haber. Podríamos llegar a plantear comenzar de “0” sin trampas ni aspectos nocivos para la salud de los deportistas, pero alguien vería esa clase de espectáculos. Lo cierto es que a mí me gustaría.

La sociedad necesita récords, el deportista debe doparse si quiere superar ciertas barreras y, si le pillan, es duramente criticado por la sociedad. ¿En qué consiste este juego del pez que se muerde la cola?

Si os interesa que profundice más en sustancias y casos concretos de deportistas, hacérmelo saber en los comentarios y escribiré más. Entiendo que sea un tema que pueda crear cierta controversia, pero espero que se haya entendido el mensaje que quiero dar. Apoyo el deporte y salud, siempre.

Escrito por

Fito Florensa es Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte y un apasionado del ser humano, la superación, la salud y las nuevas tendencias en ejercicio físico. Síguelo en @fitoflorensa y también en su web: fitoflorensa.com

14 Comentarios

  • Gran artículo. Tomen nota todos los hipócritas y quitense las vendas de los ojos de vuestros idolos del deporte que defienden a muerte que están limpios. Aquí no se salva ni el tato. Todos hasta las cejas de doping. Y sin ser hipócrita digo que si, que quiero doping porque me gusta ir a ver un partida y ver un show de mates, goles, fuerza o resistencia extrema, etc…

    Fito me gustaría ver algunos artículos más hablando dobre el doping en la NFL. Esos enormes monstruos capaces de echar un muro abajo sin inmutarse…
    O que hablaras de cualquier otro deportista de elite en al actualidad.

    Gracias, un saludo 😉

    • Hola Alonso, que fuerza desprendes en tu respuesta,jeje. En cualquier caso, muchísimas gracias por tu comentario. Tendré en cuenta para próximos posts tratar casos concretos sobre dopaje. Muchas gracias, un saludo.

  • Batalla perdida? Eso quien lo dice, tú?

    Imagínate que esa misma regla de tres se aplicase por ejemplo con los terroristas. Total, como es una batalla perdida y siempre los habrá, ¡NEGOCIEMOS CON ELLOS! (nótese mi sarcasmo)

    El que quiera ver espectáculo fuera de lo normal, que se compre una videoconsola o juegue a través del ordenador, la vida real no es así. El que no haya récords, no significa que no haya espectáculo, ni muchísimo menos. El deporte o lo vives o no lo vives, pero no lo harás porque simplemente se mejor una centésima de segundo en los 100 metros lisos (por ejemplo)

    TOLERACIA 0 frente al doping ahora y siempre. Y contra más controles hayan mucho mejor. Que pillen a los que engañan y hacen TRAMPAS, porque eso es lo que son, unos TRAMPOSOS en mayúscula.

    • Hola Jesús. En primer lugar, gracias por dejar tu comentario. Como respondo en uno de los mensajes que me han llegado vía Facebook, mi opinión no es la única y verdadera. No abogo por el doping ni mucho menos. En mi modesta opinión el ser humano necesita espectácul y ,los gobiernos de la Antigua Roma, ya se dieron cuenta entonces. Para seguir vibrando y emocionándote necesitas cosas nuevas, como pueden ser nuevos records, jugadores de deportes colectivos nunca vistos y superhombres en los deportes de resistencia y fuerza, por ejemplo. La sociedad, manipulada o no, avanza en esta línea. Igual que tu, yo soy de los que me gustaría ver deporte sin doping, a pesar de que no se batieran ciertas marcas. Pero la gran parte de la sociedad no. Y aquí están implícitos muchos factores que, solo enumerándolos, podrían ocupar varios tomos de libros. Un saludo y gracias por expresar tu opinión. Al final mi crítica se dirige a la poca evolución, o a la evolución dentro del espectáculo ya manipulado desde tiempos remotos.

  • Hola Fito. El artículo está genial y a mí personalmente me ha encantado, aunque cause controversia, es un tema del que se debe hablar, y más desde tu punto de vista, que en mi opinión es el más objetivo. Agradecería que publicases más artículos sobre el dopaje, ya que es un tema de gran interés, de hecho, en clase hemos estado haciendo un proyecto de investigación sobre el tema, no solo desde el punto de vista anatómico o tecnológico, sino tambien del ético. Te sorprendería saber la cantidad de argumentos razonables que respaldan la legalización del dopaje, sobretodo para la protección del propio deportista, no solo de los medios, sino también defenderlo de sí mismo, ya que busca el respeto de la sociedad, lo que conlleva mejorar su rendimiento, aunque implique poner en peligro su salud. Felicidades por el artículo.

    • Mil gracias compañero, ¿ Dónde estáis llevando a cabo el estudio?, me gustaría saber de él. Mil gracias por el comentario. Aunque un tema que causa gran controversia, no podía dejar de expresar mi opinión abarcándola desde lo más general, ¿ Qué es el deporte actualmente?, a los más concreto, la superación de las marcas (tiempos, etc,…) que la sociedad quiere seguir viendo en mi humilde opinión.

  • Excelente artículo Fito. Ya era hora de que alguien hablará alto y claro en relación a éste tema. Tengo 46 años y desde lo 8 años realizando deporte. Y algunos de estos años compitiendo. Déjame añadir que cuando se habla de drogas deportivas, éstas, no existen como tal. No hay laboratorios que se dediquen a la producción en cadena de tales drogas. La sustancias que las víctimas de la alta competición (los deportistas) utilizan llevados por las exigencias del guión e intereses del show business de la competición, son sustancias que el mercado fabrica, ofrece y administra en problemas de malnutrición, anemias, post operatorios… etc. Me hace gracia ver como la perversidad del sistema pone el ojo en aquellos deportes o deportistas que menos ingresos generan para el sistema y como liberamos de la presión a aquellos que son más rentables. Me hace gracia ver como las marcas deportivas son capaces de entonar el “yo no tengo nada que ver con esto” cuando la primera de las presiones hacía el deportista patrocinado por batir un nuevo record y aumentar los GRP’s sobre la marca, llega desde la propia marca. Me hace gracia ver como las propias federaciones son la que te exigen una marca (cada vez mayor) para acceder a un plan como el ADO. por lo que BASTA YA de HIPOCRESÍA. Y en honor a AMSTRONG, diré que la diferencia entre aquellos que consiguen terminar un puerto de montaña de 300 km a 40 grados de temperatura… no está en la SUSTANCIA CONSUMIDAD. NO está en si unos SI y otros NO., está en la genética, en la fortaleza mental, en la preparación…Porqué las SUSTANCIAS para quienes entran primero o en la cola, son las mimas.

    • Hola Joan Carles, mil gracias por tu extensa respuesta llena de buen contenido. Me ha gustado mucho tu reflexión y no puedo estar más de acuerdo, especialmente con tu última parte del texto. Un gran saludo!!

  • Excelente artículo Fito. Ya era hora de que alguien hablará alto y claro en relación a éste tema. Tengo 46 años y desde lo 8 años realizando deporte. Y algunos de estos años compitiendo. Déjame añadir que cuando se habla de drogas deportivas, éstas, no existen como tal. No hay laboratorios que se dediquen a la producción en cadena de tales drogas. La sustancias que las víctimas de la alta competición (los deportistas) utilizan llevados por las exigencias del guión e intereses del show business de la competición, son sustancias que el mercado fabrica, ofrece y administra en problemas de malnutrición, anemias, post operatorios… etc. Me hace gracia ver como la perversidad del sistema pone el ojo en aquellos deportes o deportistas que menos ingresos generan para el sistema y como liberamos de la presión a aquellos que son más rentables. Me hace gracia ver como las marcas deportivas son capaces de entonar el “yo no tengo nada que ver con esto” cuando la primera de las presiones hacía el deportista patrocinado por batir un nuevo record y aumentar los GRP’s sobre la marca, llega desde la propia marca. Me hace gracia ver como las propias federaciones son la que te exigen una marca (cada vez mayor) para acceder a un plan como el ADO. por lo que BASTA YA de HIPOCRESÍA. Y en honor a AMSTRONG, diré que la diferencia entre aquellos que consiguen terminar un puerto de montaña de 300 km a 40 grados de temperatura… no está en la SUSTANCIA CONSUMIDAD. NO está en si unos SI y otros NO., está en la genética, en la fortaleza mental, en la preparación…Porqué las SUSTANCIAS para quienes entran primero o en la cola, son las mimas.

  • Excelente artículo Fito. Ya era hora de que alguien hablara alto y claro en relación a este tema. Tengo 46 años y desde lo 8 años realizando deporte. Y algunos de estos años compitiendo. Déjame añadir que cuando se habla de drogas deportivas, éstas, no existen como tal. No hay laboratorios que se dediquen a la producción en cadena de tales drogas. La sustancias que las víctimas de la alta competición (los deportistas) utilizan llevados por las exigencias del guión e intereses del show business de la competición, son sustancias que el mercado fabrica, ofrece y administra en problemas de malnutrición, anemias, post operatorios… etc. Me hace gracia ver como la perversidad del sistema pone el ojo en aquellos deportes o deportistas que menos ingresos generan para el sistema y como liberamos de la presión a aquellos que son más rentables. Me hace gracia ver como las marcas deportivas son capaces de entonar el “yo no tengo nada que ver con esto” cuando la primera de las presiones hacía el deportista patrocinado por batir una nueva “marca” y aumentar los GRP’s sobre la marca, llega desde la propia marca. Me hace gracia ver como las propias federaciones son la que te exigen una marca (cada vez mayor) para acceder a un plan como el ADO. por lo que BASTA YA de HIPOCRESÍA. Y en honor a AMSTRONG, diré que la diferencia entre aquellos que consiguen terminar un puerto de montaña de 300 km a 40 grados de temperatura… no está en la SUSTANCIA CONSUMIDA. NO está en si unos SI y otros NO., está en la genética, en la fortaleza mental, en la preparación…Porqué las SUSTANCIAS para quienes entran primero o en la cola, son las mimas.

  • Pues yo prefiero que siga siendo todo ilegal, que realmente hubiese controles duros y que nadie fuese dopado, ni un ciclista, ni un jugador de la NBA, ni un atleta y por supuesto, un futbolista.
    Claro, que eso también provocaría que o como bien dices, se pierdan las grandes marcas y que rara vez se puedan volver a superar o, que como hace 20 años, el deporte en general fuese talento priorizando sobre el físico (que también es necesario).
    Que un deportista limitado se tuviese que reinventar y explotar otras “virtudes”, ya sea un especialista defensivo, trabajo en equipo, etc.
    En definitiva, que el deporte siguiese siendo eso, la lucha de todos por igual donde haya espartanos, “Iniestas talentosos” pero con físico limitado y deportistas inteligentes y aplicados sin grandes cualidades.
    Porque me parecería muy triste ver como un cualquiera, a base de según qué sustancias, pueda barrer un récord de alguien tan excepcional en la historia del deporte como Bolt, por ejemplo. O que alguien, a base de poderío físico, pueda discutirle el trono al trabajo y el talento de Michael Jordan, por poner dos ejemplos.

    • Hola Álvaro, gracias por tu comentario. A mi si me dan elegir, siempre me quedo con el antidoping. Mi texto no está a favor de la ilegalidad ni muchísimo menos, simplemente hago una reflexión de lo que veo, por supuesto, desde la humildad, mi opinión no es la única, ni la válida. Un gran saludo y gracias por expresar tu opinión.

  • Estoy contigo. Pero desgraciadamente es un utopía en un mundo en el que show y negocio no van disociados. Por ello hablamos de hipocresía. Hipocresía, porque tratamos como delincuente a los deportistas, cuando éstos, lo único que hacen es seguir un guión. Un guión establecido todo lo que les rodea.

Responder a Fito Florensa Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *