Pilates, mucho más que cuidar tu espalda

PIlates imagenA lo largo de mi camino profesional he tenido la suerte de cruzarme con multitud de profesionales de casi todas las disciplinas relacionadas con el cuerpo humano, el rendimiento deportivo y la salud. Y, por supuesto, espero conocer a muchos más. Hace unos años me crucé con Eva Queralt, instructora de Pilates profesional de nivel avanzado por la escuela “Pilates Wellness&Energy” (Madrid) y la escuela “Nature Pilates” (Barcelona).

Además, también es instrucotra certificada por “Pink Ribbon Program” como especialista en el programa de ejercicios para la rehabilitación del cáncer de mama. Esta persona con experiencia profesional en España e Inglaterra, con la que compartimos sala de entrenamiento como profesionales del ejercicio físico y la salud, no sentamos hace unos días y, Eva me comentó lo siguiente, bien resumido y con un contenido muy valioso para vosotros. Aquí os lo dejo:

 

La palabra Pilates te suena, te ha parecido verlo en alguna clase dirigida del gimnasio o te han comentado que algunos famosos deportistas lo practican. Pero… ¿sabes exactamente qué te puede aportar? ¿Sigues pensando que es un método que se asemeja al yoga, al aquagym y qué, además, es un método suave y/o flojo?

 

Joseph Pilates creó el método mezclando varias disciplinas y lo empleó, inicialmente, para entrenar a cuerpos de élite, tales como detectives, militares o incluso boxeadores profesionales. Más adelante, debido al curso de su vida, pudo aplicar el método tanto a modo de rehabilitación y como parte del entreno de bailarines profesionales, lo que nos da una idea de la versatilidad de este método.

 

El Pilates clásico, tal y como lo diseñó Joseph Pilates, ha sido objeto de muchos estudios y análisis, lo que han generado a una evolución de la técnica, basándose en los conocimientos más actuales relacionados con la anatomía y biomecánica. Por esta razón, esta técnica ha sido incluida en programas de entrenamiento para deportistas de élite, como por ejemplo el equipo español de natación sincronizada, tenistas como Rafael Nadal o jugadores de fútbol como Puyol, entre muchos otros.

 

¿Por qué Pilates como parte del entrenamiento?

 

En un plano más físico, el método se centra, principalmente, en el fortalecimiento de la musculatura estabilizadora del tronco, zona lumbar y abdominal (también conocida como centro) y cintura escapular. Este fortalecimiento, genera un mayor control sobre el movimiento global y rangos articulares, equilibrio de todos los grupos musculares, flexibilidad, mejor capacidad torácica y alineación corporal, también a nivel de estructura ósea. Todos estos beneficios mejoran considerablemente el patrón de movimiento que necesitamos en el deporte que practiquemos, consiguiendo mayor calidad. De este modo, evitamos sobreesfuerzos, sobrecargas innecesarias y minimizamos el riesgo de lesión.

 

A nivel mental, en la técnica Pilates se requiere un control sobre la respiración y mucha concentración, nos invita a ser más conscientes de nuestro cuerpo y el entorno, siendo de gran ayuda para sobrellevar la presión y las exigencias de cualquier deporte.

 

Tal cómo decía Joseph Pilates, “en 10 sesiones notarás la diferencia, y en 30 te cambiará el cuerpo”. En la prinera sesión, uno ya es capaz de notar músculos que no había ejercitado antes con otro tipo de entrenamiento. Existe una amplia variedad de ejercicios, empezando por el nivel más básico y progresando a ejercicios mucho más retantes, en los que se requiere fuerza, control, precisión, fluidez y concentración.

 

Pero como cualquier técnica, el cómo se hace es lo más importante. La precisión durante la ejecución de los ejercicios marcará la diferencia para el éxito, así que la clave es seleccionar un buen entrenador que sea capaz de diseñar un programa personalizado, progresivo y enfocado a complementar el entreno para una actividad deportiva concreta.

 

 

¿Cómo se realiza Pilates?

 

Existen en el mercado, las modalidades de suelo o estudio, que además incluye entreno con aparatos y resistencias, generadas por muelles y poleas. Los aparatos más comunes en los estudios, diseñados directamente por Joseph Pilates, son el Reformer, el Cadillac, la Chair y el Barril. La mejor opción será aquella que englobe todas las posibilidades y equipamiento para llegar al objetivo. Como apunte extra, te diré que el Pilates bien realizado es guiado desde un profesor a, como máximo, tres alumnos. Pues son estas las personas que el creador del método pensó podía atender como es debido. Así pues, si acudes a una clase de Pilates para cincuenta personas, cuidado si no lo has hecho nunca o tienes poca experiencia, puedes hacerte daño y, por supuesto, eso no es Pilates.

 

 

Así que, después de conocer un poco más del Pilates, no lo asocies sólo a una alternativa para mejorar tu dolor de espalda o para mejorar la flexibilidad. Pilates, es mucho más. Además, como todo buen método, respeta todos los principios de entrenamiento (progresión, predica la regularidad, tiene un amplísimo abanico de ejercicios para todos los públicos y niveles, se realiza en diferentes aparatos y suelo y tiene en cuenta que eres un individuo único con características individuales, valga la redundancia en este caso). Además, el Pilates mejora todos los sistemas del cuerpo, no solo el sistema músculo-articular.

Escrito por

Fito Florensa es Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte y un apasionado del ser humano, la superación, la salud y las nuevas tendencias en ejercicio físico. Síguelo en @fitoflorensa y también en su web: fitoflorensa.com

3 Comentarios

  • Muy buen artículo!
    La verdad, era de esperar que no se deberían impartir clases de más de 3 alumnos o así… Al centro al que está yendo mi madre, creo que son más de 20, no sé si 50 pero más de 20 seguro 🙁 Ya le he dicho que lo dejase, que mirase otras alternativas mejores y demás, que sinceramente yo no lo veía serio… Y que además, odio las clases colectivas, precisamente por lo imposible que se hace controlar a todo el personal, además de los distintos niveles que cada uno tiene, claro. Me parece una excelente forma de hacer dinero, pero de saludable no tiene nada.
    Muy de acuerdo con el artículo. Poca gente o mejor dicho, casi nadie, conoce las ventajas de una zona media potente. Entrenar el core es lo máximo y será lo que nos mantenga entrenando por años. Y no hablo de hacer miles de abdominales, sino en mi caso, por ejemplo, trabajarlos estabilizando los ejercicios básicos de fuerza y estabilidad como a un brazo y a una pierna.
    El core es siempre la base real del entreno de fuerza, gimnasia clásica y en definitiva, del rendimiento deportivo.
    Lo dicho, gran artículo 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *