Remedios para las piernas hinchadas

Pesadez de piernas

Es habitual en verano que las piernas se hinchen debido al calor. En primer lugar, y antes de seguir con el desarrollo de este tema, debemos entender, de modo muy simple, que existen unas estructuras anatómicas (que partes están implicadas) que cumplen una función determinada (fisiología). De esta forma, podremos entender como, éstas, son alteradas en su funcionamiento y forma por el factor calor, que evidentemente guarda una íntima relación con el verano.

Primero explicaré conceptos claves para entender en que proceso está el problema de piernas hinchadas en verano, explicaré de forma sencilla cómo funciona este proceso, para acabar añadiendo el factor calor en verano y como solucionarlo en el caso de que tengamos este problema.

Retorno venoso

Todo se basa en el proceso de retorno venoso. Es decir, en como la sangre va desde los capilares más distales del cuerpo (léase los pies) al corazón. Antes de explicar el problema debemos comprender algunos conceptos  básicos:

–         Circulación sanguínea: Es el recorrido que hace la sangre por dentro de los vasos sanguíneos. La circulación, en los humanos y otros vertebrados, es un circuito doble, completo y cerrado, tal y como descubrió William Harvey (1578-1657, médico), inspirado en René Descartes, Miguel Servet y ayudado e influenciado por su profesor de Universidad, el gran Fabrizio d’Aquapendente (embriólogo).

  • Circuito doble. porque diferenciamos entre circulación menor o pulmonar (Corazón-Pulmones-Corazón) y circulación mayor o sistémica (Corazón-resto del cuerpo- Corazón). Para este tema nos centraremos en una parte de la circulación sistémica, el retorno venoso.
  • Circuito completo: porque la sangre oxigenada no se cruza con la no-oxigenada (sino seria incompleta), es un aspecto evolutivo que mejora la eficiencia de la circulación sanguínea y sus funciones.
  • Circuito cerrado: : porque la sangre circula por el interior de los vasos sanguíneos o por dentro del corazón.

–         Retorno venoso: Es el proceso por el cual la sangre vuelve al corazón. Es decir, después de que la sangre haya sido bombeada por el corazón a través de las arterias y hasta llegar a  los capilares. Es aquí donde comienza el proceso de retorno venoso y donde ocurren los problemas de “piernas hinchadas”.

–         Corazón: En el proceso de retorno venoso actúa como una bomba de succión quien, ayudado por la musculatura esquelética y las venas (gradiente de presión) y sus válvulas, aumenta la eficiencia de este retorno.

–         Venas: Son aquellos vasos sanguíneos que conducen la sangre, con la ayuda de la bomba de succión “corazón”, desde los capilares hasta el corazón. Hay más venas que arterias. Cuando hacemos fuerza con nuestros músculos, al caminar o correr, éstos, a su vez, contraen las venas impulsando la sangre hacia el corazón (bomba muscular). Para que la sangre no vuelva atrás, ya que lucha contra la gravedad, las venas están provistas de unas válvulas (semilunares) que actúan como puertas que se abren y se cierran para impedir que la sangre vuelva hacia atrás.

Problema “Piernas hinchadas, pesadas y/o cansadas” en verano.

Con el verano llega el calor, y el calor produce, entre otras cosas, vasodilatación (nuestros vasos sanguíneos se dilatan), haciéndolos menos elásticos y provocando una retención de líquidos en nuestras extremidades. Recordemos que en nuestras venas existen las válvulas semilunares que actúan como puertas que solo dejan pasar la sangre en sentido ascendente. Si las venas se dilatan y las puertas siguen teniendo el mismo tamaño, os podéis imaginar lo que pasa. Que la sangre no solo va hacia arriba por la acción de nuestros músculos, sino que también va hacia atrás (Reflujo) acumulando líquido en las extremidades inferiores, ya que estas puertas no pueden impedir que la sangre quede retenida en un punto. Estos problemas se agravan, evidentemente, si eres sedentario o obeso, o las dos cosas. También si pasas mucho tiempo sentado o de pie en la misma posición y sin moverte. Ya hemos explicado que la acción de los músculos es vital para que la sangre retorne al corazón. Además, como las venas pierden elasticidad, y si la presión aumenta en unas zonas determinadas por exceso de líquido, éstas se deforman con la posterior consecuencia de aparición de varices en nuestras venas superficiales. Recordemos que las venas superficiales y profundas están conectadas, si aumenta la presión en las profundas, la sangre va hacia el exterior para compensar esa presión, si retenemos líquidos, esta presión hace que las venas se deformen formando varices. Eso es exactamente lo que son las varices. Con la  vasodilatación, la presión general de vuelta al corazón disminuye ya que las paredes de las mismas están dilatadas y han perdido elasticidad, con la posterior consecuencia de una pérdida de eficiencia en este retorno venoso.

Entonces, ¿cómo ponemos remedio?

–         En primer lugar, como dice el dicho, “más vale prevenir que curar”. una buena alimentación, hacer ejercicio, tener un mínimo conocimiento de nuestro cuerpo  y descansar adecuadamente nos previene de muchos males, no solo òernas hinchadas en verano.

–         Hacer ejercicio que, dependiendo de tu estado de forma, va desde caminar 30’ al día (Como aconsejan los médicos) a hacer otro tipo de actividades como natación spining, aquagym, correr fuera de las horas donde el sol es más agresivo (12 a 14h) en verano.

–         Evita exponerte al sol durante mucho tiempo, el calor todavía será mayor y agravará tus problemas producidos por esa vasodilatación continua. Y si te expones al sol, muévete, pasea por la playa y báñate de vez en cuando para que el efecto frío (vasoconstricción) te ayude a paliar las consecuencias del calor. No te quedes tomando el sol durante horas, no  eres una lagartija, eres un humano.

–         Cuando estés estirado en el sofá (Espero que no muchas veces al día), eleva las piernas ayudándote de un cojín. Ya sabes que el retorno venoso tiene el hándicap de luchar contra la gravedad.

–         Te puedes realizar masajes suaves en las piernas en dirección al corazón para favorecer el retorno venoso. Puedes utilizar para ello una crema con efecto de frío.

–         Puedes utilizar el agua fresca para activar tu circulación con  la vasoconstricción de tus venas favoreciendo, también, el proceso de retorno venoso.

–         Come con poca sal, hábito que deberías tener durante todo el año.

–         Evita tener las piernas cruzadas durante mucho tiempo mientras estás sentado/a. Este hecho hará que estés oprimiendo una zona concreta durante un tiempo largo.

–         Este problema se agrava si eres una persona inactiva. Sino tienes masa muscular ponte a ello acudiendo a un gimnasio o realizando ejercicios de fuerza en tu casa o donde sea. En segundo lugar, si tienes masa muscular porque tu genética es agradecida, utilízala, muévete. Los problemas de obesidad, como consecuencia del sedentarismo, van acompañados, normalmente, de tener el colesterol alto. No dificultes más tu circulación por tener colesterol malo (LDL) si puedes evitarlo.

–         Sino sabes cómo hacer ejercicio, te puedes sentir identificado con los diferentes perfiles de personas normales entrenadas por entrenadores personales en el documental de TV online www.befitbarcelonafit.com. Te sorprenderá.

Este post ha sido realizado con la ayuda del Dr Ferran Pons (cardiólogo) quien me ha ayudado a simplificar la complejidad del proceso. Toda mi gratitud hacia él, quien siempre está dispuesto ayudarme y enriquece mis conocimientos desde su ciencia, la apasionante medicina.

 

 

 

Escrito por

Fito Florensa es Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte y un apasionado del ser humano, la superación, la salud y las nuevas tendencias en ejercicio físico. Síguelo en @fitoflorensa y también en su web: fitoflorensa.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *