Sobre la superioridad de los corredores africanos

corredores-africanos“Tenemos que hablar con toda la humildad que sea apropiada a nuestra visión limitada, pero tenemos que hablar”. Podríamos extrapolar esta frase de Martin Luther King Jr a tantos ámbitos y circunstancias… Aquí viene al caso por dos motivos. Primero porque estoy encantado de poder hablar sobre los grandes resultados que, a lo largo de la historia, han cosechado los deportistas de color en algunas disciplinas; sobre todo en atletismo. Y, segundo, porque toda opinión tiene la limitación de mi propio conocimiento y recursos varios propios. Pero en cualquier caso, creo firmemente que los especialistas en una materia debemos hablar para avanzar. Y este tema lo merece porque, a pesar de que hay muchas investigaciones hechas a fecha de hoy, todavía habría muchas más si este no hubiera sido un tema tabú hace relativamente poco tiempo.

¿Por qué son los mejores corredores de resistencia del mundo?, ¿es todo genética y evolución? Vamos a intentar aportar algo de luz a estas preguntas.

Keniatas: Corredores superdotados

– Realizan Fartleks (cambio de intensidades) sin acumular demasiados kilómetros en muchos entrenamientos semanales. Lo hacen casi des del principio, en la misma pretemporada. Los entrenamientos cortos e intensos disparan tu umbral aeróbico.

– Los corredores keniatas compiten en equipos bien forjados. Sobre todo cuando se acercan a las fechas de competiciones importantes, entrenan en grupo. Es difícil que un corredor profesional de cualquier otra parte del mundo entrene en grupo, pues es difícil encontrar tanta afición, devoción y pasión por la maratón como en Kenia. Es uno de los deportes nacionales y las posibilidades de entrenar con bastantes personas profesionales a la vez no ocurre en muchos lugares, básicamente porque no hay tanta gente que se dedique a ello. Los corredores más veteranos, excampeones del mundo o de otras competiciones internacionales, entrenan y aconsejan a las jóvenes promesas. Tienen algo muy potente en entrenamiento más allá de las puras teorías fisiológicas. Por un lado, están a arropados por los mejores ex-maratonianos del mundo que ya no compiten. Por otro, entrenan en un grupo muy competitivo de aspirantes nuevos títulos. Si entrenas con gente mejor, mejoras mucho más, así de fácil.

– Los keniatas tienen muy presente que más no es mejor. Quiero decir, en otras culturas en lo referente a entrenamiento, se ha pensado durante muchos años que entrenar más (ya sea en entrenamientos de calidad o cantidad) sin parar, o parando muy poco (uno o dos días a la semana), hasta la competición era lo mejor. Bastantes corredores del este de África, varias veces al año, realizan algo parecido a lo que llamaríamos en entrenamiento un proceso de súper-sobrecompensación. Es decir, hay varios períodos en los que entrenan muy duro durante 3 semanas, con casi ningún día de descanso (intercalando entrenamientos de volumen y cortos e intensos) y después descansan una semana entera. De esta manera mantienen la motivación, sus articulaciones y músculos se adaptan a una velocidad de infierno, evitan lesiones por repetición y se salvan del sobreentrenamiento. Sino tenéis un conocimiento amplio sobre teoría del entrenamiento y no os conocéis a la perfección, pedir consejo a un profesional. Puede ser peligroso para tu salud intentar algo así como aficionado.

– Los keniatas tienen en cuenta sus sensaciones y, por eso, no tienen planificaciones rígidas. De hecho, dentro de un sentido, claro está, si les tocaba hacer un entrenamiento de volumen (muchos kilómetros) y no se sienten bien para hacerlo, realizan otra cosa. Los días que se sienten bien a nivel físico y psíquico realizan las tiradas más largas. Repito, siempre dentro de un sentido en la teoría del entrenamiento. Al final, un corredor de maratón, no es alguien que odia las largas distancias o los entrenos duros e intensos, más bien al contrario.

– Los kenianos realizan entrenamientos, por norma, a 2000 metros sobre el nivel del mar y, de vez en cuando, se van a entrenar encima de las colinas, a un nivel mucho más alto. A mayor altitud, menos presión parcial de oxígeno en el aire. Quiero decir, que a medida que subimos metros, nos es más difícil captar oxígeno del ambiente. Entonces el cuerpo desarrolla un mecanismo de defensa que hace que aumente la producción de hematíes en sangre (células encargadas de transportar el oxígeno a órganos y tejidos). Además, el entrenamiento se hace más duro y, cuando bajan a nivel del mar, el entrenamiento les parece algo así como pegarse una agradable siesta.

– Ya sabemos que una cosa es el potencial de una persona y, otra muy diferente, desarrollarlo. Hay edades, durante el crecimiento, en las que es imprescindible, con entrenamiento, desarrollar ciertas capacidades físicas. Muchos niños keniatas van corriendo al colegio desde que son pequeños.

– Los entrenamientos se llevan a cabo en senderos y terreno montañoso, no en asfalto. En primer lugar porque no tienen mucha elección y, en segundo, porque sus articulaciones sufren menos impacto y, además, las fortalecen mucho más por correr terreno irregular.

– Antes de algunos entrenamientos realizan ejercicios de fuerza con el propio peso del cuerpo para ofrecer estímulos diferentes a su cuerpo y prevenir lesiones, fortaleciendo músculos y tejido conjuntivo (tendones y ligamentos) de todo el cuerpo.

Genética:

– Han nacido con una proporción de fibras tipo I (lentas. Las que te permiten durar y durar en el tiempo a intensidades medias) muy alta.

– Presentan mayores concentraciones de enzimas aeróbicas.

– VO2Máx. (Consumo máximo de oxígeno que metaboliza la musculatura esquelética, a través del torrente sanguíneo, por minuto). El VO2Máx es entrenable, pero no es mejorable hasta el infinito, más bien poco. Si no, nos podríamos a entrenar y cualquiera podría acceder a correr el Tour de Francia, por ejemplo. Y, evidentemente, no es así. En un estudio de la “Running economy of African and Caucasian distance runners” realizada en el año 1999, conjuntamente con la “University of Cape Town Medical School” de Sudáfrica, y la “School of Exercise and Sport Science” de la Universidad de Sydney se concluyó lo siguiente al comparar corredores profesionales de raza caucásica y del este de África: El VO2Máx en los corredores africanos era un 13% menor que los de raza caucásica, pero los africanos era un 5% más económicos. Además, los africanos utilizaban una proporción mayor de su VO2Máx a ritmo de carrera/competición.

3.Geografía

– Vivir y crecer en altura produce las siguiente adaptaciones en el cuerpo:

– Tu corazón y vasos sanguíneos serán más fuertes y robustos (entendéis que es una explicación absolutamente divulgativa y por eso utilizo estos términos). La sangre se espesa con la altura, a partir de 1500 metros sobre el nivel del mar, hacia arriba. Por tanto, los vasos sanguíneos y el corazón, se adaptan.

– El lugar de las células donde se metaboliza el oxígeno, se vuelve más eficiente. Pues no lo queda otra. Las fibras musculares aumentan su eficiencia en la entrada de las moléculas de oxígenos a su interior.

– Se mejora la eficiencia de tu capacidad pulmonar y de tu sistema cardiovascular en general.

– Entrenar en un lugar donde hay muchos senderos y terreno montañoso irregular y más blando, fortalece tus articulaciones del tren inferior.

Psicología:

– “Hakuna noma” o “No hay problema” es un lema de los keniatas. Las causas inoportunas que ocurren en una planificación para un maratón forman parte del juego, por tanto, no te preocupes. Los keniatas lo tienen muy presente. Conviven con tiradas a un ritmo más lento de lo que esperaban aquel día, a veces se lesionan y todo tipo de imprevistos. Ellos no le dan una importancia excesiva y se mantienen serenos ante tales adversidades.

– No les importa demasiado que otros atletas europeos y americanos entrenen con tecnologías avanzadísimas. Casi cada año hay keniatas, que entrenan con su método particular, en los campeonatos más prestigiosos de resistencia y, muchas veces, ganan. ¿Por qué los aspirantes a los nuevos títulos iban a tener miedo de nada? Tienen cada día, ejemplos de compatriotas suyos que entrenan con ellos y les dan consejos que lo consiguieron alguna vez, ¿por qué ellos no lo van a conseguir? Lo ven como algo normal. Se preocupan de ellos, el resto les da igual. Estos motivos hacen que tengan la presión psicológica justa, no desmesurada, cuando se van a las grandes urbes a competir.

Alimentación:

– Las grasas saturadas no existen en los corredores keniatas. Comen una dieta alta en hidratos de carbono (una especie de papilla de maíz), comen verdura y fruta cada día. Y ocasionalmente leche de cabra, huevos y pollo. Con esta alimentación cubren sus necesidades en cuanto a vitaminas, minerales, hidratos de carbono (esenciales para reponer bien sus depósitos de glucógeno muscular y hepático (hígado), proteínas y grasas no saturadas y saludables.

4.Sociedad y cultura:

– La mayoría de niños nacidos en Kenia no ve la televisión, no juegan a la Play, y apenas disponen de otro tipo de distracciones que les llevarían al sedentarismo. Los niños de esta parte de África desarrollan sus capacidades físicas desde pequeños, fruto de su estilo de vida. Cuando llegan a la adolescencia, muchos son promesas reales en los deportes de resistencia corriendo. Muchos niños van a a la escuela corriendo.

– Ganar varios títulos importantes (en pocos años) les puede retirar y sacar de la pobreza para siempre, la vida ahí es muy barata si la comparamos con Madrid o Barcelona, por ejemplo. Hay una motivación económica por parte de los competidores y su familia, que se vuelca en ayudar con todos los recursos que pueden a su familiar atleta. Está claro que la necesidad te hace tirar y tirar.

– Igual que aquí adoramos a Messi o a Cristiano Ronaldo, ahí adoran a los atletas de maratón. Además, los ex-campeones de este deporte nacional en Kenia, son accesibles. Entrenan y hablan con cualquier persona en la calle y en los entrenamientos con las promesas. Además, se vuelcan en transmitir sus conocimientos. Aquí, apenas podemos escuchar (por televisión y en ruedas de prensa claro está) a cualquier futbolista, tenista o piloto de Fórmula 1.

– En las escuelas, a partir de cierta edad, la educación física es muy importante. Y le dan gran importancia, parecido al modelo finlandés y, muy alejado, de lo que hacemos en España.

– Cuando son realmente promesas, los corredores keniatas se alistan en el ejército para cubrir sus necesidades físicas básicas, para poner foco, tranquilos, en su entrenamiento, sabiendo que podrán dormir bien y comer cada día. Si carecieran de ello cuando deben entrenar para algo importante a conciencia, es evidente que su cabeza priorizaría el hecho de buscar comida y resguardarse del ambiente externo para dormir bien.

Atletas del este de África maratonianos campeones del mundo:

– Douglas Wakiihuri de Kenia (1987)

– Gezahegne Abera de Etiopía (2001)

– Catherine Ndereba de Kenia (2003 y 2007)

– Luke Kibet de Kenia (2007)

– Abel Kirui de Kenia (2009 y 2011)

– Edna Kiplagat de Kenia (2011)

– Stephen Kiplagat de Uganda (2013)

– Edna Kiplagat de Kenia (2013)

– Dennis Kimetto de Kenia (2014), batió el récord mundial con 2h 2m 57s.

Corredores del oeste del continente africano: Cualidades extraordinarias

5.– La velocidad, una cualidad física básica que por mucho que la entrenes, no serás mucho más rápido. Es decir, si no tienes la genética adecuada, por mucho que entrenes, nunca podrás batir a Usain Bolt o ni siquiera llegar a unos cuartos de final con él.

– Las personas del oeste del continente africano, presentan una proporción altísima de fibras tipo IIb (rápidas) respecto a las tipo I(lentas). Principalmente, eso les hace rápidos. Y el número de fibras musculares, así como la proporción de fibras tipo I, IIa y IIb, te vienen dado por herencia genética.

– Tienen menos % de grasa en todo su cuerpo. Los niveles de testosterona (hormona que favorece el anabolismo, aumentar masa muscular, por ejemplo) son altos. La densidad de sus huesos es mayor en todo su ciclo vital, si lo comparamos con las personas de raza blanca. El centro de gravedad es más alto, su ombligo está más alto.

En cuanto a atletas afroamericanos con raíces del oeste de África (Nigeria, Angola, Congo, Camerún y Ganha entre otros) que hayan batido récords mundiales en 100 metros lisos, podríamos hacer otra larga lista. Por ejemplo, Carl Lewis. Por no hablar de los atletas jamaicanos, también de raza negra como, por ejemplo, Usain Bolt.

CONCLUSIÓN

Este post está dedicado a los mejores atletas de este planeta en estas disciplinas. No te compares, lucha contra ti mismo y contra nadie más. Todos los deportistas profesionales de este planeta, tienen, además de otras muchas cosas, un potencial genético ampliamente desarrollado. Disfruta de los deportes de resistencia sin más, o de cualquier otro y, recuerda, no solo corras, también nada, ves al gimnasio y prueba muchas actividades deportivas a lo largo de tu vida.

 

Escrito por

Fito Florensa es Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte y un apasionado del ser humano, la superación, la salud y las nuevas tendencias en ejercicio físico. Síguelo en @fitoflorensa y también en su web: fitoflorensa.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *