Dani Nafría: La fuerza está en su cabeza y en su corazón

Dani es una de esas personas que vale la pena conocer. No porque tenga un miembro apuntado y aún así siga persiguiendo sus sueños en el deporte, sino por su manera de ser y por la fuerza y vitalidad que transmite. Yo he tenido la oportunidad de conocerlo en la consulta. Ahora quiero compartir con vosotros su historia y su forma de pensar. Aunque a él no le guste que le definan así, para mí es un claro ejemplo a seguir en la vida.

¿Hace cuanto que practicas deporte?

Hace 25 años. Empecé haciendo futbol en el colegio y nada concreto hasta los 12 o 13, hasta que empecé con fútbol federado y luego seguí con fútbol sala y baloncesto. En el 2012 empiezo a salir a correr por mi cuenta por problemas de horarios para quedar con la gente y, hablando con amigos, descubro el triatlón. Al principio creía que no se podía hacer un triatlón paraolímpico porque me costaba acabar un 5.000, pero me informo y entro en contacto con gente que lo practica y decido ponerme un poco en serio. 

¿A qué edad tienes la apuntación de la pierna?

Pues camino a los 12 debido a una neurofibromatosis ósea. Cuando me lo dijeron me pillé un cabreo considerable y estuve una semana sin hablarle a mis padres. Ellos me conocen y me dejaron un tiempo para reflexionar. Me considero afortunado porque tuve tiempo de asumirlo, ya que pasaron unos 6 meses desde que me lo dijeron hasta la apuntación. Hay gente que no tiene ese tiempo.

¿Pensaste que ya no podrías practicar deporte?

Yo le dije al médico que me prometiera que podría volver a jugar a fútbol después de la apuntación. Tres meses después, ya jugaba el primer partidillo de pachanga con los amigos en el colegio. Con esfuerzo, y evidentemente en función de cada caso, se puede.

Eres un ejemplo para mucha gente ¿te lo suelen decir mucho?

Sí, me lo dicen, pero yo no creo que haga nada extraordinario. Me gustaba correr y busqué cómo volver a correr. Me gustaba ir en bici y busqué cómo volver a ir en bici. Pero tengo que ir a trabajar y tengo mi familia como todos los demás. Yo nunca he querido destacar, sólo he querido ser uno más y hacer lo mismo que los demás.Que hagas lo mismo que los demás no teniendo las mismas condiciones quizás tiene cierto mérito pero yo nunca lo he buscado.

Cuando me dicen: “¡Felicidades por acabar la carrera!”, yo pienso: “Bueno, la misma que has acabado tú”. Un día una persona me contestó…”Puede que lo tengas demasiado interiorizado pero, te recuerdo que te falta una pierna (risas)”. Aunque lo cierto es que si hago deporte y me muevo en redes sociales es, además de por divertirme, porque si le puedo llegar a alguien y ayudarlo en algo, pues bienvenido sea.

Al contrario, también habrá gente que te dice que te pasas y haces demasiado. ¿Qué piensas de eso?

Un señor que me encontré en una consulta un día de verano (yo iba en pantalón corto) me dijo que el tiempo me iba a pasar factura. Yo le dije que ya intentaba ahorrar cada mes pero no soy de visionar las cosas a muy largo plazo porque no creo que valga la pena. Sé que me tengo que cuidar y sé hasta donde puedo tirar y tengo la cabeza muy en el suelo. No voy a pasarme porque, por mucho que me guste el deporte, el lunes tengo que ir a trabajar y no voy a poner en riesgo eso por hacer un mejor tiempo. Se trata de buscar el equilibrio. No voy a quedarme con los brazos cruzados si puedo hacer algo. La vida se trata de superar retos y eso no significa hacer el tonto.

Hasta ahora ¿cuál ha sido tu mayor reto personal y profesional?

11150408_731151656982621_8202650598644941598_nMi mayor reto personal ha sido conseguir volver a la normalidad y, como casi todo deportista, cuadrar mi pasión por el deporte, con mi sustento económico y el tiempo que le dedico a mi familia.

En lo deportivo, el Campeonato de Mundo de 2013. En menos de un año me planté en el Campeonato de España con más miedo que otra cosa y conseguí colarme, después de una carrera dura, en el tercer puesto, lo que me permitía ir al Campeonato del Mundo. Todo deportista siempre sueña, cada uno en su faceta, jugar en el Barça y hacer cosas de este calibre que nunca imaginabas. Yo tuve una beca en el 2007 para salto de altura y por diversos motivos la rechacé. Ahora creo que la cagué y el Campeonato de Mundo fue una segunda oportunidad para hacer algo importante dentro del deporte.

¿Cuál es tu próximo reto deportivo?

Acabar la Titan Desert. He cogido como test la Rioja Bike Race que tiene un poco más de zona técnica pero con menos días y menos recorrido porque, si voy a la Titan, tengo que ver como reaccionará mi cuerpo. Después de esa carrera puede que descanse algo, pero en pocos días tengo que volver a trabajar.

¿Cómo crees que te ayuda la alimentación en todo esto?

Pues ir contigo me ha ayudado en varios aspectos. Por un lado, a mejorar el rendimiento durante el entrenamiento y las competiciones. Ahora por fin sé qué es lo que tengo que tomar en cuanto a suplementación e hidratación y eso me permite rendir más y durante más tiempo. Y, por supuesto, algo muy importante para mí y para todos, que es la recuperación. Si tomas lo que tienes que tomar durante el entrenamiento y luego recuperas bien, eres capaz de seguir rindiendo al día siguiente y encontrarte más fresco.

Si además, dentro de mis horarios, que son un caos, puedo conseguir orden y comer sano, teniendo en cuenta las semanas de carga y las de descarga del entrenamiento, pues perfecto. Eso sí, algún capricho de vez en cuando siempre es necesario para que no caiga la motivación (risas).

Para acabar ¿qué le dirías a la gente que va a pasar por tu misma situación?

Dani Nafría BiciLes diría que sí se pueden hacer las cosas con trabajo. Simplemente hay que adaptarse a la nueva situación. Quizás no tienes tobillo o no tienes rodilla pero…¿Se puede escalar sin rodilla? Sí ¿Se puede esquiar sin rodilla? Sí. Simplemente hay que cambiar la manera de hacerlo.

Yo juego a fútbol, soy zurdo y mi pierna apuntada es la izquierda. Me dijeron que me pasara a la derecha y no lo he conseguido. Simplemente hay jugadas que no puedo hacer con la misma comodidad pero sigo jugando con la izquierda y también he esquiado, he ido en bici, corro por asfalto o por montaña. Nadie te va a decir nada si te quieres quedar en el sofá pero, puedes hacer mucho, y ahora mismo con la tecnología que hay, aunque es un poco cara, puedes recuperar la vida que tenías antes de la amputación.

En general, diría que la vida no se acaba aquí y que sigan peleando. No sólo con esto, sino con todo en la vida, siempre se puede seguir peleando por estar mejor en el trabajo, por ser mejor persona o por tener más tiempo para tu familia. La clave está en no dejar de querer mejorar o superarte.

Puedes saber más sobre Dani Nafría en su web o seguirlo en Twitter, Facebook o Instagram.

Comentarios Facebook
Escrito por

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética y licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, apasionada del buen comer, la nutrición y en especial de la nutrición deportiva y el cambio de hábitos. Síguela en @Anabel_Ferser y también en su web: anabelfernandez.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *