Día Mundial de la Alimentación: piensa en tu salud y en la del planeta

dia-mundial-alimentacionok

El deporte y la alimentación saludable están en auge. Algunos piensan que son modas pero yo creo firmemente que este estilo de vida está aquí para quedarse. Cuidar de ti es siempre una buena decisión que repercutirá en tu salud actual y futura pero ¿y si comenzamos a pensar igual sobre nuestro planeta?

Este 16 de Octubre ha sido el Día Mundial de la Alimentación, en el que la FAO (Food and Agriculture Organization, la organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) utilizó como lema “El clima está cambiando. La alimentación y la agricultura también”. Con ello, la FAO quiere hacer hincapié en que el cambio climático está afectando sobre todo a las personas más pobres del planeta y que los recursos que tenemos son limitados y deben cuidarse. A veces tenemos la sensación de que el agua es infinita porqué siempre ha estado allí o que los suelos nos pueden proveer de alimento una y otra vez sin debilitarse pero eso no es cierto.

captura-de-pantalla-2016-10-16-a-las-21-20-05

La población mundial crece de manera constante y en 2050 se espera que seamos 9.600 millones de personas. Con ello, la necesidad de más alimentos y de una producción más sostenible se hace todavía más necesaria. Para que el abastecimiento de comida no llegue a ser un problema los gobiernos deben ponerse manos a la obra, pero tú también tienes mucho que decir en ello. Cómo actúes en tu día a día o tus decisiones de compra pueden forzar un cambio en el sistema de producción de alimentos. No te limites a ir a votar 1 vez cada 4 años (o más frecuentemente en los tiempos que corren), utiliza tus decisiones diarias para influir en el entorno y en tu sociedad.

¿Y tú qué puedes hacer?

La FAO nos propone algunas acciones que, como individuos, podemos empezar a llevar a cabo. Yo te resumo aquellas que tienen que ver con tu alimentación pero en este link puedes leerlas todas:

  1. Apúntate al lunes sin carne. Esta iniciativa nos propone hacer una dieta vegetariana 1 vez a la semana (por lo menos). De esta forma ahorraremos en recursos, ya que producir 1 kg de carne requiere mucho más gasto que producir 1 kg de legumbres. Para que te hagas una idea, entre otros recursos, 1 kg de carne necesita 13.000 litros de agua para ser producido mientras que 1 kg de legumbres sólo necesita 1250 litros.
  2. Opta por la pesca sostenible. Eso quiere decir empezar a consumir aquellos pescados menos explotados como la caballa (entre otros) y dejar de consumir otros como el atún. Come pescado de proximidad y temporada (sí, los peces también tienen temporada) o que tenga la etiqueta ecológica. En Cataluña, por ejemplo, puedes optar por la iniciativa de El peix al plat.
  3. Planifica tus comidas, haz un menú semanal y compra sólo lo que necesitas para evitar el desperdicio de alimentos.
  4. Aprende a diferenciar entre “fecha de caducidad” y “fecha de consumo preferente”. La primera indica que el alimento ya no es comestible, la segunda que el alimento puede que no tenga las propiedades organolépticas que debería pero seguramente sí se puede consumir.
  5. Almacena tus alimentos de manera rotativa: tanto en la nevera como en los armarios pon detrás los alimentos que hayas comprado hace poco y delante los que lleven más tiempo allí. De esta forma evitarás dejar olvidado el producto y que tengas que tirarlo.
  6. Utiliza las sobras de comida para hacer otros platos o congélalas para consumirlas otros días.
  7. No tengas manías a la hora de comprar fruta o verdura poco atractiva. Esta práctica ha hecho que se desperdicien montones de comida en el sistema de alimentación.
  8. Compra productos locales y de temporada, de esta forma disminuirás las emisiones de carbono necesarias para el transporte de alimentos y por tanto la huella ecológica.
  9. Infórmate sobre la comida que compras. ¿Utilizan prácticas que respetan el medio ambiente? Apoyando a las empresas que sí lo hacen estás promocionando este tipo de prácticas.

No pienses que como individuo puedes hacer poco. Tus convicciones y decisiones pueden servir para cambiar la forma de proceder de las empresas. No seas indiferente ¡actúa y respeta la salud del planeta!

Escrito por

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética y licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, apasionada del buen comer, la nutrición y en especial de la nutrición deportiva y el cambio de hábitos. Síguela en @Anabel_Ferser y también en su web: anabelfernandez.es

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *