Las dietas depurativas de después de Navidad

dieta-depurativa-navidad-nutricionDespués de los excesos de las Navidades, es habitual que los medios nos bombardeen con las típicas dietas depurativas (también llamadas detox) que, supuestamente, limpian nuestro organismo y nos ayudan a perder peso. Muchas de estas dietas depurativas nos invitan a hacer un “semiayuno”, obligándonos a pasar el día a base de una fruta o de caldos. Pero esto solo supone una agresión más para nuestro organismo al que, después de los excesos, se le obliga ahora a funcionar con una dieta que presenta múltiples carencias nutricionales. Resultado: una merma considerable de tu rendimiento deportivo.

¿Qué se puede hacer entonces? Mi recomendación es favorecer unos hábitos alimentarios basados en una dieta equilibrada: que nos hagan sentirnos mejor, pero que no impliquen una dieta que sea deficiente en ciertos nutrientes o que se base un único alimento o grupo de alimentos. Algunas pautas que puedes seguir los días posteriores a la Navidad son:

  • Consume tanto en comida como en cena verduras o hortalizas como plato principal. Te ayudarán a aligerar los menús ya que son alimentos de baja densidad calórica, es decir, que aportan pocas calorías en mucho volumen.
  • Toma unas 3 raciones de fruta al día. La puedes tomar como postre o entre horas y estos días te aportará un extra de vitaminas y minerales.
  • Prefiere los alimentos integrales a los refinados. Después de unos días de excesos de dulces y alimentos refinados (en pocas mesas de Navidad veo yo integrales) aportar estos alimentos nos aporta fibra lo que ayuda al transito y la salud intestinal.
  • Evita las carnes procesadas o muy grasas y opta estos días por carnes magras o pescados como segundo plato.
  • Consume 1,5-2l de líquido al día. Lo puedes hacer a través de una alimentación rica en frutas y verduras y con agua e infusiones como bebidas principales. Intenta evitar refrescos, bebidas alcohólicas o excesos de bebidas excitantes como el café o el té.
  • Reduce la sal y utiliza, para dar sabor a los platos, especias suaves como el laurel, orégano, eneldo, etc.
  • Consume los alimentos en cocciones suaves como hervidos, planchas, hornos, etc. y  evita por unos días los fritos y rebozados.
  • Compra comida y organízate para llevarte frutas o bocadillos a la oficina y huye de los snacks que puedes encontrar en las máquinas. Si tienes la nevera llena de productos saludables lo más fácil será llevar una alimentación saludable.

Lo cierto es que todos estos hábitos forman parte de una alimentación sana y equilibrada. Si luego los mantienes en tu vida diaria, aunque sea de forma más relajada, estarás contribuyendo a mejorar tu alimentación y tu salud. Dejemos de pensar que un solo producto  puede ayudar a depurar, a bajar de peso o a cualquier otro objetivo que tengamos. La alimentación en conjunto y los hábitos que mantengas es lo que te va a ayudar a obtener los resultados que deseas.

Solo me queda decir que si este año uno de tus propósitos es comer mejor, que no se quede en simplemente eso. Empecemos el año cumpliendo objetivos y que tengáis todos un ¡Feliz y saludable 2014!

Comentarios Facebook
Etiquetas del artículo
, ,
Escrito por

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética y licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, apasionada del buen comer, la nutrición y en especial de la nutrición deportiva y el cambio de hábitos. Síguela en @Anabel_Ferser y también en su web: anabelfernandez.es

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *