¿Qué opinan los dietistas-nutricionistas de la Dieta Paleo?

dieta-paleoLa dieta paleo es un concepto de dieta que se podría resumir en consumir únicamente aquellos alimentos que se ingerían en el Paleolítico. Por lo general, es una dieta basada en frutas, verduras, carnes, pescados y algunos tubérculos, que por otro lado, tiende a evitar los productos procesados y los cereales. Se oye cada vez más sobre este tipo de alimentación, ya sea por parte de sus seguidores como de sus detractores. Pero…¿qué opinan de ella los expertos en el tema alimentario? He preguntado a 5 dietistas-nutricionistas su opinión sobre el tema y, pese a la extensión, he preferido dejaros sus respuestas sin cortes para que podáis leer y valorar todos los puntos que ellos desearían remarcar sobre este tipo de dieta.

Lucía Martinez Argüelles: autora del Blog Dime qué comes y Cofundadora del Centro de Nutrición Palma. 

“A nivel puramente científico, la teoría evolutiva aplicada a la alimentación parece tener una buena base y seguramente nos dará respuestas más solventes en un futuro cercano, pero creo que se está siendo demasiado poco prudente en muchos casos a la hora de recomendar ese supuesto patrón dietético sin fisuras ni sombra de duda a la población general, cuando muchos resultados no son concluyentes.

Me preocupan sobre todo dos cosas en la transmisión de ese mensaje: por un lado la mercantilización que se está haciendo del concepto ‘paleo’ o ‘primal’, con todo tipo de productos de alimentación e incluso de servicios sanitarios o de ocio que dicen cumplir las premisas de dicho estilo de vida, y ya sabemos cómo se alteran los mensajes de salud cuando hay intereses comerciales de por medio. El concepto ‘paleo’ está siendo muy rentable y se está explotando cada vez más, y es inevitable que se tergiverse. Un símil sería lo que ha pasado con la ‘dieta mediterránea’, concepto del que han abusado marcas de snacks, alcohol, etc, desvirtuando totalmente el verdadero contenido de ese patrón de alimentación.

Y por otro lado, a nivel económico-político-social-medioambiental no creo que sea viable un modelo de alimentación que prescinda totalmente de cereales y legumbres en el mundo que tenemos hoy en día. Por tanto, se convierte en una opción elitista, a la que sólo se puede optar en el primer mundo y que, según cómo se plantee, puede resultar bastante egoísta si lo contemplamos a nivel global. El consumo de carne de pasto que también se promueve desde los círculos paleo, entra dentro de ese conjunto de cosas solo asequibles para unos pocos de los humanos que pisan este mundo, siendo un sistema de producción que no puede en modo alguno sostener el consumo actual. Personalmente, me parece un error obviar todas esas implicaciones inherentes a la alimentación a la hora de proponer un patrón dietético a nivel general.

Y ya, como profesional sanitaria, en el momento de dar consejo personalizado, respetaría el enfoque si ese fuera el estilo de vida del paciente, igual que intento hacerlo con cualquier otra opción personal que afecte a la alimentación, y darle el mejor consejo posible dentro de la línea paleo, porque sí que creo que se puede plantear una alimentación saludable siguiendo sus premisas (e incluso sostenible, si nos esmeramos)”.

Bárbara Sánchez: dietista-nutricionista especialista en nutrición clínica y deportiva. Fundadora de Saludiet.

“En mi opinión, la dieta paleolítica es una forma de alimentación tan válida como otra cualquiera. Es cierto que en los últimos años se ha convertido casi en una moda y sus seguidores se identifican con ella, más que como una elección de dieta, como un estilo de vida.

Hay varias cosas positivas en la dieta paleolítica, como por ejemplo eliminar o disminuir el consumo de harinas, productos procesados y precocinados.  El comer carne, pescado, huevo nos asegura una fuente de proteínas de buena calidad, así como que la alimentación sea a base de frutas y verduras. También que las principales técnicas culinarias sean sencillas. Sin necesidad de añadir otros ingredientes. Creo que los beneficios que se atribuyen a esta dieta van relacionados con estos puntos positivos, ya que tiene una relación con menor incidencia de enfermedades cardiovasculares o perfil lípidico más saludable.

En cambio hay otras con las que no estoy tan de acuerdo. El  no tomar legumbres, en teoría debido a la cantidad de antinutrientes que tienen en su composición y su efecto sobre la absorción de otros nutrientes. En realidad, las legumbres son un alimento muy completo de por sí. Tampoco me gusta el marketing asociado que hay a todas estas ‘modas’ y que ya se puedan encontrar productos específicos ‘aptos’ para la dieta paleolítica. Con esto perdemos totalmente su idea original.  Por supuesto, seguir una dieta paleo no tiene por qué llevar implícito tener una actitud o comportamiento del neolítico. El hombre es el que consigue el alimento mientras la mujer se dedica a cuidar a las crías. Seamos serios.

En cuanto a si es apta para deportistas, realmente veo muy complicado conseguir los niveles adecuados de hidratos de carbono suprimiendo los cereales, sobre todo en deportistas de resistencia que necesitan tener una buena base de glucógeno muscular. La ingesta de suplementos deportivos (geles, barritas, bebidas), según mi parecer, está enfrentada con este tipo de dieta, a pesar de que haya deportistas que siguen la dieta paleo pero que sí toman suplementos, lo cual no acaba de ser lógico. Para deportistas de fuerza, quizás si es más sencillo conseguir el aporte de hidratos de carbono a base sobre todo de frutas y la cantidad de proteína necesaria se aporta de sobra con la dieta.”

Carlos Ríos: dietista-nutricionista en Clínica Biomed.

La Paleodieta está considerada una dieta milagro por la mayoría de Dietistas-Nutricionistas, sin embargo, mi opinión es que este pensamiento es reduccionista y es debido al concepto que se le ha atribuido en los últimos años con la aparición del marketing en torno a este concepto. No obstante, la Paleodieta se lleva estudiando desde los años 70 y a lo largo de este tiempo ha reunido bastante evidencia a favor en su investigación. Siguiendo el método científico, la Paleodieta nace con la observación de una serie de pruebas arqueológicas de nuestros antepasados y pruebas antropológicas de las sociedades cazadoras-recolectoras que sobreviven en la actualidad. A continuación, genera una hipótesis: ¿estaremos mejor adaptados a los alimentos que han estado más presentes a lo largo de nuestra evolución? Y si es así ¿esta mejor adaptación supone una mejora en la salud? Con esta premisa la Paleodieta propone eliminar alimentos procesados poco saludables (ricos en azúcares, grasas trans, harina refinada) junto con la recomendación más controvertida: eliminar cereales, lácteos y legumbres. Sabemos que la restricción de estos grupos de alimentos no provocan déficits en la dieta, es decir, no generará un perjuicio para la salud, pero ¿tendrá algún beneficio? Algunos investigadores apoyan la presencia de las legumbres en el Paleolítico, por lo que no las descartan del todo de la dieta. Sabemos que los lácteos generan problemas a un porcentaje de la población, pero para el restante hay adaptación. En cuanto a los cereales integrales, cada vez hay más datos que indican una sobreestimación de sus beneficios, es decir, no son tan buenos y necesarios como creíamos. Estamos a la espera de ensayos clínicos aleatorizados que comparen ambas dietas y sus efectos en la salud, una con cereales y lácteos y otra sin ellos. Hasta entonces, podemos decir que la Paleodieta es una dieta con perspectiva evolutiva. Dicha perspectiva cuenta con respaldo científico de que es segura y saludable”.

Juan Revenga: autor del blog “El Nutricionista de la General” de 20minutos, donde escribe diariamente sobre temas de Nutrición y Dietética.

El concepto de paleodieta, en mi opinión, parte de una hipótesis, plausible, pero en definitivas cuentas una hipótesis, que sostiene que buena parte de las enfermedades metabólicas actuales más prevalentes son fruto de una disonancia evolutiva entre lo que “estamos diseñados” para comer y lo que finalmente estamos comiendo. Todo ello se podría enunciar, muy en resumen, afirmando que la dieta occidental actual nos hace enfermar porque se aleja en gran medida del patrón dietético que tenían nuestros antepasados recolectores cazadores. Existen pocas dudas al respecto de que la dieta que sigue buena parte de la población del primer mundo es bastante mejorable, al tiempo que, en general, buena parte de las propuestas paleodietéticas son bastante más recomendables que la misma. Sin embargo, hay bastantes zonas de sombra en el planteamiento paleo. De entrada que no hay demasiado consenso ni tan siquiera entre sus más fervientes defensores, mientras algunos especialistas aconsejan el consumo de ciertos alimentos y no de otros o de un cierto reparto de macronutrientes, otros autores discrepan y proponen planteamientos sensiblemente diferentes. Y es que no puede ser de otra forma si se coincide en reconocer que el periodo paleolítico abarca la friolera de… ¡2,8 millones de años!

Todo ello no quiere decir que las propuestas dietéticas y de estilo de vida de quienes promueven comer “paleo” sean dañinas, si acaso es posible que su seguimiento en contraposición al actual patrón dietético sea más beneficioso que perjudicial. No obstante, en mi opinión el movimiento ‘paleo’ al menos en lo que a dieta se refiere me parece una moda auspiciada por ciertos empresarios que, apoyados en determinados científicos, han querido explotar (una vez más) la ingenuidad de la población en materia de alimentación aprovechándose de un cuento muy, muy viejo y que además no sabemos realmente cómo fue.”

Virginia Gómez: dietista-nutricionista clínica y deportiva, más conocida en Internet como Dietista Enfurecida.

La Paleodieta que tanta fama ha cogido en los últimos años y más allá del marketing que la rodea, es un estilo de vida, ya que no solo abarca la alimentación, si no también el tipo de actividades físicas o la costumbre de exponerse al sol diariamente durante un breve periodo de tiempo. Sin entrenar en demasiados detalles, en la parte que se refiere a la alimentación se basa en ‘comer como los hombres del Paleolítico’. Es decir, antes de que llegara la agricultultura en el Neolítico, por lo que incluye todo tipo de alimentos naturales (no procesados) excepto los cereales y las legumbres. Luego en según que casos sí se aceptan pseudocereales como la quinoa o el trigo sarraceno, lácteos básicos para aquellos que no son intolerantes, etc.

Una de las causas principales por las que mejora la alimentación es por el hecho de excluir automáticamente azúcares, precocinados, comida rápida, harinas refinadas (galletas, bollería, etc), alcohol, etc. Esto es, prácticamente todos aquellos alimentos supérfluos y poco recomendables. Con lo cual, la población general se vería beneficiada ya que el estilo de alimentación actual es bastante mejorable. Por ejemplo, el caso de personas con enfermedades autoinmunes suele funcionar muy bien excluir el gluten y la leche, pero estos casos deberían ser valorados por un dietista-nutricionista.

En el caso de los deportistas habría que centrarse en adaptar las cargas de hidratos de carbono necesarias y sustituir aquellas comidas o ingestas basadas en cereales por tubérculos, frutas desecadas, dátiles, miel cruda, etc. Y si se aceptan, quinoa, trigo sarraceno y arroz.

En cualquier caso hay que entender que la paleodieta se basa en la nutrición evolutiva, no es algo cerrado y estipulado, de hecho está más o menos claro lo que NO se debe comer pero no tanto lo que SÍ (aunque se asumen verduras, hortalizas y frutas como base de esta dieta) y debe ser lo más personalizada posible adaptándose a los gustos y necesidades de la persona como hacemos cuando quieres iniciarse en la dieta vegetariana, por ejemplo. No es la panacea, ni sirve para todo, pero es un estilo de vida sano y recomendable en general”.

Conclusiones de Dieta Paleo

Puedo decir que la opinión que aquí expresan mis compañeros sería bastante similar a mi propia opinión (y animo a todo aquel que quiera a dejar un comentario expresando su punto de vista), por ello simplemente voy a hacer un pequeño resumen para que os quedéis con unos conceptos claros:

1.- La Paleodieta tiene puntos beneficiosos como basar su consumo alimentario en frutas, hortalizas y verduras y, por otro lado, eliminar de la dieta alimentos procesados, azúcares y harinas refinadas.

2.- Definir exactamente qué es la Paleodieta en cuanto a qué alimentos debes o no debes tomar puede resultar complicado. Este periodo abarca un gran periodo de tiempo y se discute si se podrían introducir legumbres, algunos cereales o pseudocereales o algún tipo de lácteo a personas que sí lo toleran.

3.- En deportistas de resistencia, puede resultar complicado o más bien monótono en los días de cargas de hidratos, aunque sí puede se podría llevar a cabo si el deportista lo acepta.

4.- El concepto Paleodieta se ha convertido en una herramienta de márketing lo que en ocasiones produce mensaje de salud tergiversados o exagerados.

5.- La restricción de ciertos grupos de alimentos promovida por la Paleodieta no provoca déficits si la dieta está bien planteada pero, si esto supone o no un beneficio para salud, debería aún demostrarse con estudios aleatorizados que comparasen ambos tipos de dieta (con y sin cereales, lácteos y legumbres).

6.- El punto negativo más fuerte en su contra, a mi parecer, es que a nivel económico o medioambiental no es viable o difícilmente sostenible un modelo de alimentación que prescinda totalmente de cereales y legumbres.

7.- Añado que esta dieta no es un método de adelgazamiento aunque puede ser planteada con este objetivo.

8.- La Paleodieta es un opción alimentaria saludable (siempre que esté bien planteada) en comparación con la dieta desequilibrada que sigue la mayoría de la población. Igual que lo sería una dieta vegetariana, mediterránea, etc. pero tampoco es la panacea o curación a todos los males, por lo menos, que sepamos hasta ahora.

Escrito por

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética y licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, apasionada del buen comer, la nutrición y en especial de la nutrición deportiva y el cambio de hábitos. Síguela en @Anabel_Ferser y también en su web: anabelfernandez.es

6 Comentarios

  • Si el concepto/moda de La Paleodieta sirve para que integremos nuevamente a nuestra alimentación de base las frutas, hortalizas y verduras al tiempo que eliminamos y/o limitamos el consumo de los alimentos procesados, azúcares y harinas refinadas, bienvenida la palio dieta…

  • Hola, el articulo es muy interesante. Estoy de acuerdo en que nuestro cuerpo esta preparado para digerir los alimentos de la dieta “paleolítica”.

    Pero tengo un reflexión, que creo que es importante.

    Se habla de consumir los alimentos del paleolítico pero creo que también sería interesante discutir sobre la forma de cocinarlos, que al fin y al cabo es tanto o mas importante que su contenido.

  • Muy interesante el articulo . Gracias.,
    Veo que de las conclusiones de los expertos/as, se deduce claramente que la dieta paleo es, segura, en general beneficiosa para la salud y por ende muy recomendable.
    Cuando discrepan, tiene que ser en base a argumentos que no son ni dietéticos, ni relacionados con la salud; es decir comerciales ( moda que se aprovecha) como si eso no ocurriese siempre, problemas de sostenibilidad ( no demostrados sino temidos), no entiendo porque los millones de hectáreas dedicadas al cultivo de los cereales, no podrían ir cambiándose a hectáreas dónde viviesen animales felices;falta de definición y concenso en la dieta,¿ no ocurre lo mismo con la mediterránea? ¿se come igual en Egypto que en Murcia?, me suelo encontrar a menudo con este caso, no se la puede criticar con argumentos nutricionales, ya que aporta todos los nutrientes que necesitamos, elimina una gran cantidad de alimentos perjudiciales y practicamente todos los ensayos que conozco que la comparan con otras dietas le resultan favorecedores. Si si yo la sigo , va ya casi para 4 años y creo a día de hoy que no la voy a dejar nunca.aunque como todo mortal humano y falible , de vez en cuando me la salto, con alguna cerveza.

    • Hola Gabriel,

      Si, como dices se deduce que la paleo puede ser sana siempre que esté bien planteada pero lo que no se puede decir es que sea más sana que cualquier otra y eso es lo que se suele utilizar cuando se intenta comercializar esta dieta. Es algo que aún no está demostrado.

      En cuanto a la parte de la sostenibilidad es algo que no es un miedo o suposición. Es algo más que demostrado que el consumo de carne actual no es sostenible. No sé puede cambiar campos de conreo de cereales por pastos para vacas porqué para alimentar a la humanidad con carne se necesitan esos campos. De hecho, alrededor del 80% de la producción de cereales es destinada al consumo animal y no al consumo humano. Para que te hagas una idea, para conseguir 1 kg de carne de vacuno se necesitan 16kg de cereales y se deben utilizar unos 15.000L de agua. Sin comentar las emisiones que crea la ganadería (superior a la de la producida por los transportes) y la contaminación de aguas subterráneas. Esto es algo que está mas que demostrado por ello en 2006 ya la FAO publicó un informe sobre las consecuencias del consumo animal actual y pidiendo una disminución del consumo de este tipo de productos (ftp://ftp.fao.org/docrep/fao/010/a0701e/a0701e.pdf)

      Puedes ver datos sobre el consumo de agua que genera cada producto aquí: http://temp.waterfootprint.org/?page=files/Animal-products

      Un abrazo Gabriel y gracias por dejar tu experiencia personal y tu opinión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *