El origen de las vitaminas

El origen de las vitaminasLa primeras vitaminas descubiertas tenían estructura de aminas y por eso el bioquímico polaco Casimir Funk propuso ese nombre que hacía referencia a aminas vitales para nuestro organismo. Aunque posteriormente se ha sabido que no todas las vitaminas, como podría ser la vitamina C, son aminas. Y es que éstas son sustancias que nuestro cuerpo necesita en pequeñas cantidades, microgramos o miligramos, para evitar que se desarrollen ciertas enfermedades.

Puede que ahora tengamos muy claro lo que son y que enfermedades nos puede producir tanto su defecto como su exceso, pero su descubrimiento fue a base de ensayo y error y nuestros antepasados tuvieron más claro que nunca, a la fuerza, que la alimentación juega un papel crucial en nuestra salud.

Vitamina C (ácido ascórbico): la vitamina de los marineros

En el pasado, los marineros que viajaban durante largos periodos de tiempo empezaron a desarrollar diversos síntomas como el sangrado de las encías, las hemorragias o la cura tardía de las heridas, que podían llevar a la muerte. Todos ellos síntomas de lo que hoy conocemos como escorbuto.

La primera persona en reconocer que esto se podría tratar con una correcta alimentación fue Jame Lind en 1747, un médico que llevó a cabo uno de los primeros ensayos clínicos dando a diversos marineros afectados diferentes comidas. Uno de los alimentos que dio mejores resultados fue la lima. Inicialmente se pensó que era por su acidez, por lo que se hacía beber a los marineros ácido sulfúrico diluido, lo que como imaginas no dio muy buen resultado. Posteriormente quedó claro que lo importante no era la acidez sino la comida en sí, por ello, los marineros llevaron en los largos viajes zumos cítricos como el zumo de lima, que, para evitar que se deterioraran se mezclaban con brandy o se cubrían en un barril con aceite. Seguramente, la primera opción les parecía mucho mejor a los marineros.

Aunque se conocía que los cítricos o vegetales eran la solución hasta este problema, no fue hasta 1927 cuando Albert Szent-Gyorgyi descubrió el ácido ascórbico, lo que hoy conocemos como Vitamina C. Actualmente, en nuestra población no solemos encontrar casos de escorbuto pero, si quieres llegar a unas correctas dosis de vitamina C toma frutas y verduras a diario, si puede ser, y algunas de ellas crudas ya que la Vitamina C se deteriora con el calor. Sólo con esto, tu consumo de vitamina C estará más que cubierto.

Vitamina B1 (tiamina): el peligro de la evolución

Sobre el siglo XIX, una nueva enfermedad apareció en el Sudeste de Asia, para ser más exactos, en Indonesia. Esta enfermedad es conocida como Beriberi, lo que significa literalmente “no puedo, no puedo”. Un desorden neurológico que afectaba a las extremidades de las personas. Por esa época, una nueva tecnología se había desarrollado. Esta nueva técnica permitía convertir el arroz integral en arroz blanco pulido sacándole la parte externa del cereal ya que así era más fácil de almacenar y se estropeaba menos.

Fue Christian Eijkman, en 1890, quien descubrió la relación entre los síntomas del Beriberi y el cambio de arroz integral a arroz blanco cuando vio que los pollos que él criaba desarrollaban los mismos síntomas al cambiar su tipo de alimentación a granos pulidos, lo que provocaba que el cereal perdiera una sustancia esencial para nuestro organismo. No fue hasta 1930 cuando se descubrió que ese componente era en realidad la tiamina o Vitamina B1, es decir, que como puedes ver pasa un tiempo entre que se descubre la causa de una enfermedad hasta que se logra localizar la sustancia concreta que la genera.

Actualmente, las deficiencias de tiamina se encuentran sobre todo relacionadas con el alcoholismo,  puesto que el alcohol interfiere en su absorción celular y utilización. De todas formas, consume cereales integrales, son siempre una mejor opción.

Vitamina D: del campo a las fábricas…o a la oficina

Con la revolución industrial en 1850, las personas empezaron a migrar del campo a la ciudad y empezaron a trabajar en las fábricas. Como consecuencia, apareció el raquitismo, que genera deformaciones esqueléticas por un descenso de mineralización de los huesos y los cartílagos.

Pasó un tiempo hasta que se dieron cuenta de que la causa de ello era el movimiento de las personas del campo a las fábricas donde no había sol y es que somos capaces de sintetizar esta vitamina con el contacto del sol en nuestra piel, aunque también hay ciertos alimentos que la contienen como el aceite de bacalao o el pescado azul. De todas formas, sus fuentes son pocas y actualmente puede que no trabajemos tanto en fábricas pero las oficinas son el pan nuestro de cada día. Por ello, se están detectando niveles bajos de vitamina D en la población. Algo que puedes comprobar simplemente con un análisis de sangre. Por mi parte, te recomiendo que salgas al sol 10-20 minutos al día sin protección solar. Puedes hacerlo mientras practicas ejercicio ¡así matas dos pájaros de un tiro!

Conclusiones

Estos son sólo algunas de las formas en las que nuestros antepasados tuvieron que descubrir a la fuerza las vitaminas y la importancia que realmente tiene la alimentación en nuestra salud. Actualmente también existen numerosas enfermedades o síntomas de los que desconocemos la causa, o de los que sólo sabemos que, si hacemos una cierta acción, van a mejorar, pero no conocemos exactamente por qué. Está bien que nos basemos en ciencia, yo soy la primera en buscar fuentes fidedignas de información para transmitir la información, pero también hay que estar abiertos porque, es cierto que sabemos mucho y cada vez sabemos más, pero definitivamente no lo sabemos todo.

Comentarios Facebook
Escrito por

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética y licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, apasionada del buen comer, la nutrición y en especial de la nutrición deportiva y el cambio de hábitos. Síguela en @Anabel_Ferser y también en su web: anabelfernandez.es

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *