10 claves para triunfar este 2015

2015Empieza el año y muy probablemente te hayas fijado algún objetivo para llevar a cabo. ¡Ah! Los propósitos de año nuevo, nos cargamos de buenas intenciones y lo intentamos con ilusión hasta que nuestra falta de compromiso nos empuja a la cuneta. La mayoría de veces tal como vienen se van, para evitarlo convirtámoslo en un reto.

El cambio personal empieza con un deseo, pero se lleva a cabo con compromiso y dedicación. He aquí un conjunto de pasos que te permitirá convertir la ligereza de un propósito de año nuevo, o cualquier deseo en mente, en algo solido a llevar a cabo con ciertas garantías.

  1. Saber que quieres hacer. De verdad, no te quedes solo con el recurrente ‘dejar de fumar’ o ‘salir a correr’, indaga un poco más, recuerda que es lo que te motiva y has pospuesto. Algo significativo para darle profundidad y generar un compromiso firme contigo mismo
  2. Saber por qué quieres hacerlo. Sin ninguna duda significará una mejora para ti, pero cómo y en qué? Si dejas de fumar te alejarás del primer factor de riesgo de infarto, pero ¿Qué otras condiciones de tu vida cambiará? ¿De qué forma beneficiará a tu entorno más inmediato? Los detalles se convertirán en una motivación más para mantenerte en el ajo. Hazte una lista con todo lo que saques y llévala siempre contigo, leerla será un punto de apoyo en los momentos difíciles.
  3. Descubrir la complejidad del reto. ¿Dejar de fumar, es solo dejar de fumar? ¿Empezar a hacer deporte es solo apuntarse a un gimnasio? Reúnete contigo mismos y realiza una lluvia de ideas con todo lo que conlleva, ordénalo, secuencialo en acciones y si es necesario busca apoyo de terceros para todo aquello que necesites.
  4. Con quien cuentas para apoyarte. Recurre a tu red de confianza para transmitirles el paso que pretendes dar. Coméntalo con una cierta profundidad, seguro que tus amigos, familia, conocidos se alegraran y te ayudaran a través de su empatía. Compartirlo con los demás es una buena forma de afianzar el compromiso y puede actuar como factor de disuasión en caso de plantearte el abandono.
  5. Identificar los temores y dificultades. ¿Qué va ser lo más difícil de todo el proceso? Estoy seguro que no es la primera vez que intentar poner en marcha un reto de este tipo y que en anteriores ocasiones has acabado en abandono. Identificar estos riesgos es un primer paso para ponerte en guardia cuando llegue el momento de hacerles frentes a través de la filosofía del preocuparte es ocuparte.
  6. Medir. Para analizar tu evolución debemos medir el progreso y para realizar la medición hay que escoger la magnitud con que hacerlo. Si has decidido correr o hacer ejercicio ¿Cómo vas a registrarlo? Con pasos, distancia recorrida, tiempo dedicado, o algo más sofisticado midiendo calorías quemadas o analizando la evolución de tu peso y porcentaje de grasa corporal…
  7. Trazar un plan. Llega la hora de confrontar todo aquello que has sembrado con la lluvia de ideas y su paso a acciones con los riesgos y el factor social del reto, sobre todo si debes recurrir a la ayuda de un profesional. Prepara un plan a un mes vista pensando en lo que vas a hacer cada semana. Si corres, la distancia, la preparación en el gimnasio, la dieta a seguir cada una de las semanas, preparar pequeños retos para ver que tal evolucionas
  8. Gamificate. Pequeños hitos acompañados de pequeñas recompensas. Hacer ejercicio, salir a correr o caminar puede acabar convirtiéndose en algo rutinario. Para no perder la motivación y seguir con tu empeño revisa tus logros a través de dispositivos de registro, fíjate una escala de pequeños premios que no vayan en contra de tu reto.
  9. Empezar. La planificación y la preparación son necesarias pero pueden convirtierse en una forma más de procrastinización, retraso autoimpuesto. Si ya sabes qué, porque y como ya tienes la base, no esperes más y lánzate, ya iras corrigiendo los detalles sobre la marcha.
  10. Revisar. Párate una vez por semana a revisar tu progreso, a reflexionar sobre lo que ha salido bien y lo que ha salido mal, obsérvalo, checkealo pero no te culpabilices, hay que detectar el fallo siendo consciente de ello para volver a intentarlo, no para que lo negativo que se deriva a través de las emociones te lastre.

Bonus track-  Persistir. No lo dejes, ni te tomes descansos, ni relajes su aplicación… Cada vez que sobrevenga un momento de debilidad revisa de  nuevo tu propósito y el porqué. Recuerda la lista. Promete que vas a seguir con ello 48 horas más y luego quedas contigo mismo para discutirlo… Mata las decisiones irreflexivas y agárrate a las convicciones.

Para todos los que creéis que lo comentado representa un montón de tiempo y dedicación gratuita tomaros unos minutos para leer este post sobre GTD y la planificación natural. El sistema puede integrar el desarrollo de toda la preparación de este proceso de una forma funcional.

Una vez dicho esto, solo os queda ir a por todas!

Facebook Comments
Etiquetas del artículo
,
Escrito por

Desarrollo mi actividad profesional en el mundo de de las TIC y la creación de software. Pero mi verdadero punto fuerte todo lo que rodea la organización, la productividad personal y el uso racional de la tecnología como vía para la mejora de los profesionales y las organizaciones. Síguelo en: Blog |Twitter |Google +

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *