5 pequeños cambios para transformar tu día a día

lectura-tiempo-desconectar-menshealth

No siempre tenemos que cambiar a base de grandes metas o grandes transformaciones personales. Los cambios más eficaces suelen ser los más pequeños. Te propongo 5 pequeños cambios para transformar tu día a día y mejorar tu calidad de vida.

Ya han pasado las primeras semanas del año y el furor por los propósitos de año nuevo se ha calmado. Cada año nos proponemos dar un giro a nuestra vida, tachar uno de los grandes asuntos de la lista de temas pendientes, pero muy pocas veces lo conseguimos, con la lógica decepción.

Siempre he sido partidario de hacer cambios en pequeño.  La suma de detalles permite dar grandes pasos. Por no hablar de la menor resistencia al aplicar una nueva dinámica a tu rutina, lo pequeño siempre encaja mejor.

Tanto si el desarrollo de tu propósito empieza a flaquear como si quieres implementar mejoras escalables y asumibles a tu forma de vivir, te ofrezco unas propuestas para ganar tiempo, energía y tranquilidad.

Una revisión al final del día

A veces pierdes el control de tus asuntos por no comprender que tu actividad, igual que el mundo, se mueve. Se plantean nuevos problemas, nuevas citas, se demoran fechas límite… Tu atención es limitada y no puedes estar en todo en todo momento.

Olvida las alarmas y notificaciones. Eso sólo sobresalta. Para evitar el estrés y la ansiedad, establece una revisión de 10 minutos al final del día. Un vistazo a tu agenda para saber qué tienes mañana y a tu lista de próximas acciones para recomponerla con los nuevos inputs.

Usa el email para comunicarte con los demás

Todos hemos ayudado a convertir el correo electrónico en una locura. Lo que antes era un medio para enviar mensajes entre personas se ha convertido en  un buzón sobresaturado de notificaciones de aplicaciones, de suscripciones, publicidad, chorradas enviadas por amigos y conocidos, de cadenas de emails que empiezan con un correo con copia a 20 personas que alguien contesta enviándolo a todos los destinatarios…

Cada vez que entras en tu cuenta te ves obligado a revisar todo ese ruido por si alguno de los mensajes fuera importante de verdad.

El reto es volver al origen. Desenchufa todas las notificaciones, date de baja de suscripciones que ya no lees e intenta educar a tus congéneres con lo que te pueden y no te pueden enviar por correo. En definitiva, vuelve a utilizar el correo para lo que realmente sirve.

Resérvate 45 minutos al día para leer

La lectura es una actividad que calma y enriquece.  Aunque leas ficción estás desconectando un momento de la vorágine de tu jornada para dedicarte un tiempo a ti mismo. Te recoges, pero al mismo tiempo activas tu mente para seguir el hilo del argumento, no es una diversión pasiva como la televisión. Leer es una forma para desconectar o para aumentar conocimientos y perspectiva,  eso depende de ti. Dedicar esos 45 minutos te ayudará a crear un hábito clave.

Fíjate una hora para desconectar del trabajo

Márcate una hora para dejar de trabajar y otra para dejar de lado toda tu actividad. Comprendo que si trabajas por cuenta ajena la hora de salida pueda ser permeable en ciertos casos pero la cuestión es tener una hora de salida, respetándola de forma rígida.

La hora de salida como límite permite marcar el punto y aparte de tu trabajo, el punto en el cual te olvidas de la obligación y empiezas a dedicarte  tiempo.

Cambios para buscar la calidad en el sueño

El segundo punto de desconexión lo fijamos para prepararnos para ir a la cama. Tenemos una tendencia enfermiza a menospreciar las horas de sueño.  Enganchados a la tele o a cualquier pantalla, no somos conscientes de la necesidad de apartarnos de la luz azul para reforzar los ciclos de sueño.

A partir de una hora determinada, por ejemplo la hora de la cena, nada de móviles, tabletas u ordenadores, por no hablar de actividad pesada, excitante o estimulante. Hay que desacelerar para tener un sueño de calidad.

Son medidas que no parecen grandes hitos. Se trata de puntos clave en los que vale la pena invertir para obtener una gran ganancia en calidad de vida, aunque debo admitir que en algunos casos pueden representar grandes trastornos de horario.

Fijarse una revisión diaria o una hora para desconectar del trabajo son los más inmediatos. Mi recomendación es que elijas uno y lo apliques durante un periodo de 30 días, suficiente para apreciar cómo cambia tu vida.

Facebook Comments
Etiquetas del artículo
,
Escrito por

Desarrollo mi actividad profesional en el mundo de de las TIC y la creación de software. Pero mi verdadero punto fuerte todo lo que rodea la organización, la productividad personal y el uso racional de la tecnología como vía para la mejora de los profesionales y las organizaciones. Síguelo en: Blog |Twitter |Google +

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *