¿Cómo dejar de boicotear tu descanso?

 

Un cambio a mejor en tu sueño puede tener un efecto sorprendente. Corrigiendo los malos hábitos podemos obtener una mayor calidad de descanso que repercuta en nuestra jornada.

Pensé en escribir un gran post sobre cómo dormir bien pero me di cuenta que el tema da para un libro o por lo menos para una serie, y esa no era mi intención. Así que decidí centrarlo en cómo prevenir el deterioro  del descanso. Comentar las trampas en que caemos sin darnos cuenta. En esos casos hay saber identificar esos boicoteadores y resistirse a ellos.

Deja tus asuntos en orden antes de tu descanso

Para cerrar tu día realiza una revisión rápida de unos 10 minutos a tu lista de acciones pendientes y de tu agenda. Si aparece algo pendiente define con la máxima precisión posible el qué, el cuándo y con quién vas hacerlo.

No lo hagas en ese mismo momento. Cuando definas el problema y qué hacer al respecto pasará de ser una preocupación a un asunto pendiente. Desaparecerá de tu mente. Con esta simple rutina te quitas el run-run que a veces te hace dar vueltas y vueltas  en la cama a causa de posibles temas no resueltos.

Fíjate una hora de desconexión

Llega un momento en que tienes que dejar de lado tu actividad. Empezar a apagarte y bajar tus biorritmos para ir a la cama en un estado óptimo para el descanso.

No se trata solo de una cuestión de sueño, también de higiene mental. Si no eres capaz de dejar de pensar en el trabajo o en tus proyectos no podrás centrarte en otros aspectos importantes de tu vida (familia, amigos o en ti).

Deja de lado la luz azul

La luz emitida por las pantallas de tus dispositivos afecta tu ciclo de sueño.  Los expertos llevan años advirtiendo que la luz azul dificulta la producción de serotonina y melatonina. En otras palabras, ponerse frente a una pantalla antes de ir a dormir boicotea tu descanso.

Del mismo modo que has fijado una hora para dejar de lado tus actividades, fija un punto de desconexión de tus juguetes.

A partir de las 9 p.m. se acabado el trabajo, mirar el móvil, estar frente al ordenador… Solo actividades offline como la lectura, actividades de mantenimiento cómo preparar la cena o preparar tu cosas para la mañana siguiente.

Busca una actividad de desconexión

Desconectar puede ser difícil de llevar a cabo. La práctica continuada acabará por asentar el hábito y dará los resultados deseados. Pero necesitas persistir, algo que como ya sabes puede ser difícil.

 Disponer de una actividad que actué como separador entre la parte activa y pasiva del día puede resultarte de ayuda:

  • Dedicar tiempo a leer. Una lectura absorbente que te ayude a aislarte de todo.
  • Ejercicio físico. Ya sea una rutina en un gimnasio, al aire libre, solo o en grupo.
  • Meditación. De 15 a 30 minutos dedicados a no hacer nada, a respirar y gestionar tus pensamientos a medida que vayan apareciendo…

En sí, se trata de dar entrada a un nuevo hábito en tu vida, que actuará como separador y te ayudará a dejar de lado las preocupaciones de la jornada laboral.

Controla los estimulantes

Intenta evitar las sustancias o situaciones que puedan excitarte en exceso. Deja de lado café, té u otras sustancias estimulantes por lo menos ocho horas antes de irte a dormir. El último café debería ser el que te tomas después de comer.

Después de tu hora de desconexión evita las discusiones o situaciones de tensión. Sé que a veces es inevitable, sobre todo con los peques de la casa, pero piensa que una conversación complicada con un adulto siempre puede demorarse hasta el día siguiente.

Personalmente también opino que hay que dejar de lado aquellos programas de TV que puedan dejarte con ese punto de excitación. Busca la forma de visionarlo en un momento más adecuado.

Levantarse en plena noche

Despertarse en plena noche pude convertirse en un problema si lo que haces disparara tu mente aletargada. Tomar un vaso de agua o ir al baño para volverse a meter en la cama no son ningún problema. Mantenemos la continuidad del sueño.

Pero para algunas personas el simple hecho de mirar el despertador puede convertirse en un disparador que active preocupaciones. Si has sufrido insomnio alguna vez puede reaparecer la ansiedad por dormir las horas necesarias.

Facebook Comments
Escrito por

Desarrollo mi actividad profesional en el mundo de de las TIC y la creación de software. Pero mi verdadero punto fuerte todo lo que rodea la organización, la productividad personal y el uso racional de la tecnología como vía para la mejora de los profesionales y las organizaciones. Síguelo en: Blog |Twitter |Google +

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *