La importancia de focalizar para mejorar resultados

focalizar para mejorar resultadosFocalizar la atención en un solo asunto hasta finalizarlo, ese debe ser uno de nuestros caballos de batalla. Saber focalizar para mejorar resultados, para dejar de lado las múltiples distracciones en forma de llamadas, correo electrónico, notificaciones de múltiples tipos… Simple y claro, al igual que complejo. A lo largo del tiempo hemos aceptado la entrada de múltiples interrupciones como si fueran algo normal
Si echas un vistazo atrás te darás cuenta que lo único que te desviaba tu enfoque cuando eras un chaval era la tele, irte con tus amigos y poca cosa más. A día de hoy las múltiples vías de comunicación- y de información – se han multiplicado de forma exponencial. Actúan como una lluvia fina erosionando nuestra atención con breves roturas del flujo de trabajo. Si no estás acostumbrado a trabajar con el móvil apagado es probable que cuando suene, dediques un minuto a atender la llamada , a revisar la notificación, y ya que estas revises tu timeline de twitter o facebook…
Si trabajas frente al ordenador y dispones de conexión a Internet ¿Cuántas veces interrumpes tu trabajo para consultar algo, aunque sea relativo a lo que estás haciendo? Sí, hay que ser así de duro y no abandonarse a la red por nada. Si lo haces acabaras clicando en un link y saltando de página en página quemando una porción demasiado valiosa de tu tiempo.
Todo nos empuja a ello, los medios de los que disponemos o el comportamiento social que lo acepta como algo ‘normal’, de nuestro tiempo… ¿Cómo focalizar para mejorar resultados? Cambiar los hábitos, empezar a reprogramar nuestro comportamiento para actuar acorde a los condicionantes.
1. Preparemos nuestra sesión de trabajo. Reservemos tiempo para las tareas importantes.
2. Recopilemos. Pensemos en todo aquello que necesitamos para nuestros quehaceres, anotémoslo, guardemos esas anotaciones en una bandeja o una carpeta para saber siempre donde están y evitar su búsqueda cuando estamos ‘trabajando’
3. Eliminemos las interrupciones. Desconectemos teléfonos, pidamos no ser interrumpidos por compañeros o llamadas, desconectemos de Internet, apaguemos el smartphone… búsquenos el aislamiento.
4. Trabajemos sin mirar el reloj. Sin duda lo más difícil. Dedicar 30 minutos a un mismo asunto puede ser una misión imposible para los más disperso. Te recomiendo la técnica pomodoro, 25 minutos trabajando- 5 de descanso. Ideal para crear el habito
Si tu grado de dispersión no te permite avanzar en tus quehaceres a la velocidad que desearías, tomate cada uno de estos punto como un ejercicio-experimento. Aplícalos uno a uno, sin agobios pero sin pausas. Así conseguirás focalizar… y mejorar tus resultados

Facebook Comments
Escrito por

Desarrollo mi actividad profesional en el mundo de de las TIC y la creación de software. Pero mi verdadero punto fuerte todo lo que rodea la organización, la productividad personal y el uso racional de la tecnología como vía para la mejora de los profesionales y las organizaciones. Síguelo en: Blog |Twitter |Google +

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *