Consejos para planificar tu tiempo en vacaciones

gestionar-tiempo-vacaciones-menshealthOK

Si dedicamos tiempo a definir nuestro trabajo, ¿por qué no hacer lo mismo pensando en nuestro ocio?

Prepara tu tiempo de ocio. Piensa de antemano lo que vas a hacer y preocúpate de tener todo lo necesario para dedicarte a disfrutar sin ver interrumpida la diversión por imprevistos de cualquier tipo. Separa lo menos atractivo, lo relacionado con la intendencia y planificación, de lo que realmente importa.

Detenerte a reflexionar qué quieres hacer con tu tiempo libre no es tan trivial como parece, todos trabajamos para ganar dinero, un dinero que utilizamos para comprar tiempo y tranquilidad.  ¿Entiendes por donde voy?

Al decidir a qué vas a dedicar tu ocio, en realidad estás pensando en qué invertir ese tiempo y ese dinero acumulado a través de tu esfuerzo. Estas invirtiendo tus recursos para obtener satisfacción personal. Es una forma de maximizar el retorno de tu inversión. ¿No crees ahora que se trata de algo que requiere de tu atención?

Preparar tu tiempo de ocio te permite ganar ese tiempo de calidad. Separar la preparación de la acción facilita enfocarse en la actividad de ocio o en la experiencia que hayas elegido permitiéndote disfrutarla a fondo. Abstraerse y desconectar para recargar.

Las vacaciones son el ejemplo perfecto, una oportunidad de cambiar de aires para hacer algo diferente. Seguro que dedicarás unos días – si no lo has hecho ya – a viajar o tumbarte en una playa con el único propósito de cambiar las obligaciones por descanso y actividades de tu elección, con gente con la que te apetece estar.

Usemos las vacaciones como ejemplo de cómo esa preparación previa te ayuda a evitar problemas y sacarle más partido a tu descanso.

Preparar tus vacaciones

Las vacaciones conllevan un cierto nivel de estrés, especialmente si las compartes con otras personas. Si las preparas adecuadamente, reducirás esos puntos de roce y conflicto a la mínima expresión. Por no hablar de darle un giro a esos días de descanso para evitar que se parezcan a los de años anteriores.  La siguiente lista te da unas recomendaciones para preparar lo necesario sin caer en el exceso:

  1. Aclarar ideas. ¿Qué es lo más importante para ti en estos días de descanso? Desconectar, vivir la fiesta, estar con tu pareja, compartir tiempo y actividades con tus hijos… Empieza por definir el propósito de estas vacaciones. Hacerlo condicionará el resto de la preparación y las decisiones importantes que tengas que tomar. Lee un poco más sobre ello en mi post sobre la planificación natural.
  2. Listas de control. Olvidos al hacer el equipaje, al cerrar tu casa al irte de viaje, actividades a realizar en el destino… Créate una lista para puntear en los momentos clave te permitirá no olvidar nada y alejar esos momentos amargos en tus días de descanso.
  3. Compartir decisiones y responsabilidades. Si viajas en grupo aprovecha la preparación para reunirte con tus compañeros, consensuar decisiones y repartir la carga de la preparación. Otra forma de compartir momentos y evitar recelos futuros.
  4. Una lista, no un planning. Hablo más en profundidad de ello al final post. Dedícate a vivir,  pero no a seguir un plan que te acabe ahogando. Si tienes la ocasión de improvisar o hacer algo imprevisto, hazlo, pero dentro de un orden
  5. Ese algo diferente. Todos los años acabamos tirados en la misma playa… ¿Te suena esa historia? Quizá sea lo que buscas, pero ¿porque no aliñarlo con algo diferente? Una excursión con tu familia a alguna localidad cercana, buscar actividades en el mar… hacer algo distinto, experimentar, es una buena forma de crear recuerdos y anécdotas que contar.
  6. Momentos especiales. Enfócate en las personas, no en las cosas ni en buscar el momento. Realizar actividades con ellos, para compartir y ponerte al día sobre sus vidas (preocupaciones, planes…)
  7. Momentos no tan especiales. Hablamos de tiempo de calidad, pero en unas vacaciones también existen esos momentos de bajo valor añadido… Comprar recuerdos con la familia, trámites en el lugar de destino, intendencia… Concéntralo todo en momentos específicos para no tener que dedicarte de forma intermitente.
  8. No hacer nada. Dedícate a no hacer nada. Estar tumbado en una hamaca o sentado en un parque viendo el tiempo pasar. Estamos tan acostumbrados a emborracharnos de actividad, que siempre tenemos que tener algo entre manos y hemos perdido la capacidad de no hacer… Estos días son un buen momento para recuperarla.

Sobreplanificar tu ocio, una mala idea

No se puede planear todo lo que vamos a hacer. Odio los plannings, esas rejillas que cuadriculan el tiempo del que dispones coloreando cada una de las celdas según la actividad a realizar. Hay dos motivos que me han llevado a alejarme por completo de este recurso:

  • No es eficaz. En el fondo no se trata de un método de organización sino de distribución del tiempo. Es demasiado rígido para encajar imprevistos, por causas externas o por un cambio de planes decididos por uno mismo.
  • No deja espacio a la improvisación. Me resulta asfixiante. Distribuir todo el tiempo disponible aunque se dejen huecos. Parece un plan de acción militar donde todo está dirigido y tú no tienes capacidad de maniobra.

Cuando afronto unas vacaciones recopilo información sobre todo lo que quiero hacer o visitar. Confecciono una lista con esos lugares, o actividades, a los que dedicar mi atención. Quizá vaya un poco más allá, asignando una fecha a cada uno de ellos por un tema logístico (agruparlos por localización para facilitar desplazamientos), pero nada más.

Necesitas tiempo de descompresión para improvisar o simplemente para no hacer nada, incluso en tus vacaciones. No programes cada minuto de tu día. Crea una lista de actividades por la cual navegar.

En mi próximo post hablaré de cómo aplicar la planificación de tu ocio a las actividades que realizas durante el año laboral.

¡Qué tengas unas buenas vacaciones o un final de verano espectacular!

Facebook Comments
Escrito por

Desarrollo mi actividad profesional en el mundo de de las TIC y la creación de software. Pero mi verdadero punto fuerte todo lo que rodea la organización, la productividad personal y el uso racional de la tecnología como vía para la mejora de los profesionales y las organizaciones. Síguelo en: Blog |Twitter |Google +

3 Comentarios

  • Así como se planifica el proyecto en un trabajo, lo mismo debe hacerse en unas vacaciones, pues estas deben ser tan plenas como el tiempo del trabajo. Reponer las baterías para que regresemos a trabajar bien recargados también es una inversión que la empresa debe considerar, vale y nosotros mismos también para crecer.

  • HOLA! Me ha gustado mucho como lo explicas. Mi chico y yo queremos viajar en verano a Indonesia, pues hemos visto videos de Bali que son increíbles. Alquien me puede contar que tal es? Hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *