Consigue tus retos acompañado de un profesional

Logra tus retos con la ayuda de un profesional

¿Cuántas veces me he enfrentado a un objetivo y se ha ido todo al garete? Infinidad. Los retos ambiciosos requieren de gran entrega y persistencia. Me cuesta perseverar, nos cuesta a todos. ¿Porque no hacerlo acompañado de alguien, de un entrenador, un coach, un profesional en la materia que me facilite el camino? ¿Te lo has planteado alguna vez? ¿Qué puede pasar si das el paso y decides buscar ayuda de un profesional?

Deja que te cuente una  historia…

Desde hace años soy asiduo de los gimnasios con intención de mantener mi salud y forma física.

Periódicamente emerge la ambición de aspirar a algo más. Ya sabes, mejorar mi aspecto físico a base de perder grasa corporal y ganar musculo. Esa ilusión se convierte en energía, en empuje que me anima a tomar la iniciativa.

Pido la ayuda de un técnico de sala del gimnasio, cambio mi rutina de entrenamiento, mis hábitos, mi alimentación….

… y consigo resultados. A veces incluso resultan esperanzadores pero el progreso ascendente no se mantienen durante demasiado tiempo, se estanca  y el asunto decae. Esa nueva rutina se convierte en algo habitual y lentamente la voy abandonando…

…primero renuncio a la supervisión, luego lentamente retorno a mis antiguos hábitos alimenticios y finalmente voy cambiando mi rutina de ejercicio sustituyendo aquellos que realizo más a disgusto por otros que me generan más confort.

Y así se cocina mi derrota, todo ello con una guinda final: La creencia de que no puedo con ello. Ni siquiera me siento como un “looser”, ya lo he aceptado.

Mi gran problema

Esa ilusión inicial es un gran disparador. Es el empujón que me ayuda a decidirme, a dar el paso, a ponerme en marcha para convertir una idea en algo real, pero ¿te has preguntado alguna vez de donde surge?

Visualizas que quieres conseguir y elaboras un relato de cómo vas a lograrlo. Se cual es mi objetivo, de hecho tengo la imagen en la cabeza de lo que quiero. Lo visualizo.

“Ser uno de esos tíos fibrados y con una musculatura bien definida  con los que comparto mis sesiones de ejercicio”

Con una dieta adecuada, con un programa de ejercicio preparado con cuidado por un profesional y entrega necesaria podré conseguirlo.

Un gran propósito pero sin un plan viable. ¡Mis expectativas son totalmente falsas!

En primer lugar no tengo ni idea de lo que implica a nivel nutricional y de trabajo en el gimnasio. En segundo lugar sobrestimo mi capacidades para trabajar en ello y mantener la motivación sin una supervisión mínima.

Seguimiento continuado con un profesional

En muchos de mis retos he tenido sensación de claridad. Sabía que tenía que hacer pero sin tener una visión global de lo que implica. Conocimiento, experiencia para generar unas expectativas ajustadas a la realidad.

Necesito conocimiento y seguimiento continuado. Supervisión de alguien que sepa que tenga esa visión. En mi caso ese alguien ha sido Marisol, la entrenadora y nutricionista que me ha acompañado estos meses en este cambio.

Yo sé que quiero y ella me aporta él como y él cuando. El cómo es un plan de plan de ejercicio y un menú semanal. Él cuando es una gestión razonable del tempo y las expectativas a través de un seguimiento para valorar los resultados y reajustar el proceso.

Motivación

Más allá de lo obvio, el valor del acompañamiento de un profesional consiste en ayudarte a mantener la motivación y corregir la desviación.

Indagar para sacar a la luz los posibles errores en el proceso, hacerlo de forma discreta y con tacto, pidiendo fotos de lo que comes durante una jornada concreta o usando el humor para evitar que las sugerencias sean percibidas como algo agresivo.

Aplicar el refuerzo positivo cuando las cosas van bien manteniendo encendida la llama de tu entusiasmo. Esas palmaditas en la espalda que sientan tan bien y recargan tus pilas.

¿Porque me cuentas todo esto?

¿Qué tiene que ver esto con la productividad? Mucho. Tienes que aceptar que hay cosas que es más sencillo conseguir gracias al acompañamiento de un profesional.

Ese mentoring acelera tu progreso. Lograr grandes retos – del tipo que sean – requieren conocimientos y habilidades que no posees. Conseguirlos por ti mismo implica sumar el esfuerzo para conseguir esos conocimientos y habilidades al proceso para completar el proyecto.

Un mentor, un coach o simplemente un profesional con conocimiento en la materia aporta asertividad en la toma de decisiones y te dota de seguridad. Te marca el camino adecuado a recorrer y evita que pierdas la fe en ti mismo.

La historia que te he contado hoy no tiene nada de extraordinaria. Pasa cada día en los gimnasios y centros deportivos pero son muchas personas que en una situación similar ni se plantean recurrir a un profesional.

¿Por qué no haces la prueba? ¿Por qué no buscas a alguien que te ayude a mejorar aquello que no funciona en tu vida, aunque sea un problema fútil que hace años que arrastras? Que no te de miedo pagar por ello, los potenciales beneficios superan con creces lo invertido.

Muchas veces intentar hacer algo contando sólo con los propios recursos no es nada eficaz.

Facebook Comments
Etiquetas del artículo
, ,
Escrito por

Desarrollo mi actividad profesional en el mundo de de las TIC y la creación de software. Pero mi verdadero punto fuerte todo lo que rodea la organización, la productividad personal y el uso racional de la tecnología como vía para la mejora de los profesionales y las organizaciones. Síguelo en: Blog |Twitter |Google +

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *