Sobre los dispositivos que miden tu actividad diaria

Una visión detallada del estilo de vida que llevas; bien sea sedentario, activo, atlético, equilibrado, etc. Eso es lo que te van a dar los dispositivos cuantificadores que tan populares se han vuelto útlimamente. Unos aparejos que te van a dar el primer input que necesitas para iniciar un proceso de cambio: la medición y el registro de datos para un posterior análisis. En este sentido, el registro de la calidad del sueño (cantidad y la calidad del sueño dividiendo el tiempo en sueño profundo y ligero) es una nueva capa en la recopilación de dichos datos. Puede parecer un detalle sin importancia, pero monitorizar el descanso sirve para detectar cómo nos afectan las perturbaciones externas (como el ruido y/o la temperatura) y te dan pistas para corregirlas a posteriori.

La recopilación de datos de los dispositivos se complementa a través del registro manual de actividades atléticas concretas (ya sea en gimnasio o al aire libre) para aumentar su precisión. O también para adentrarnos en el eje de la nutrición a través de la entrada manual de lo que comemos para computar calorías y evaluar la calidad de la dieta. Sin lugar a dudas opciones útiles, pero con la dificultad añadida de requerir la atención explicita del usuario, una dedicación que sin el compromiso y la motivación necesaria puede olvidarse con cierta facilidad.

El dispositivo como factor de cambio

Un dispositivo puede resultar algo nuevo y atractivo, pero no se trata de un factor de cambio por sí mismo. Si somos amantes de la tecnología sin duda nos sentiremos atraídos por este tipo de gadgets, si a eso le sumamos un deseo latente de mejorar el estado de forma o de realizar un giro a nuestro estilo de vida sin duda nos tentará la idea de adquirirlo con el pretexto de utilizarlo como empuje para dar ese paso al frente.

Confiar en el dispositivo como tótem es ingenuo y una forma de acabar en vía muerta,  los cambios – y los nuevos hábitos – se cimientan sobre un propósito firme y el establecimiento de una pauta  a través de la repetición que transforma algo extraordinario en algo común. Si quieres cambiar tu estilo de vida empieza por reservarte una hora cada día para salir a pasear, solo o en compañía, no valen escusas como no tengo tiempo o me ha surgido algo importante, el tiempo esta lo que no esta es tu determinación para convertir esa actividad en algo prioritario para ti. Un cuantificador o un software para capturar tu actividad no te ayudara a crear un hábito, te dará una visión objetiva de tu actividad y descanso, pero es a ti a quién le corresponde tomar decisiones para cambiar.


jw1jw2

Interficie de datos de la app móvil de Jawbone UP

Para acabar la entrada con ejemplos me decantaría por dos dispositivos usables por cualquier tipo de usuario no tan solo las pensadas para deportistas. Jawbone UP y FitBit Flex son dos bands que disponen de las funcionalidades comentadas, captura de movimiento y una achurada monitorización del sueño más, un sistema de control de dieta a través del registro de alimentos. Cada una va asociada a su propio software, aplicaciones móviles para Android e iOS y un acceso a través web solo para Fitbit Flex, a través de los cuales visualizamos una representación gráfica de los datos.

Para más referencias podéis acceder a estos artículos sobre Nike Fuel Band o el sensacional post de Miki Ribera hablando de gadgets que te ayudan a mejorar tu salud.

Facebook Comments
Etiquetas del artículo
, ,
Escrito por

Desarrollo mi actividad profesional en el mundo de de las TIC y la creación de software. Pero mi verdadero punto fuerte todo lo que rodea la organización, la productividad personal y el uso racional de la tecnología como vía para la mejora de los profesionales y las organizaciones. Síguelo en: Blog |Twitter |Google +

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *