Cómo cumplir (de verdad) los propósitos de año nuevo

propositos-2017

 

¿Cuántos años llevas queriendo dejar de fumar al comienzo del año? ¿Cuántos Papás Noeles y Reyes Magos te han traído material deportivo para ponerte en forma subiendo la cuesta de enero? ¿Cuántas veces te has apuntado a inglés? ¿Cuántas te has propuesto comer sano? Y lo que resulta igualmente significativo: ¿cuánto tiempo has tardado en abandonar esos propósitos de año nuevo?

¿Quieres saber qué hace que te apuntes todos los años a algo y luego lo abandones?

Bien, las personas de a pie saben mucho mejor lo que no quieren en sus vidas que lo que realmente quieren. Todos sabemos mucho mejor lo que no queremos. Por ejemplo: no queremos vernos barriga al mirarnos en el espejo, no queremos asfixiarnos al subir una escalera, no queremos pagar las clases y luego no ir…

Este es el primer error de novato antes de convertirse en mega-monstruo de los objetivos. Porque un objetivo formulado en negativo producirá resultados negativos. Si nos preguntamos “¿soy capaz de no pensar en un cerdo volando?”, ¿en qué pensamos? Pues con los objetivos pasa igual. Pero en realidad es bastante sencillo darles la vuelta.

No tener barriga = tener abdominales visibles

No asfixiarme cuando subo la escalera = mejorar mi cardio

No faltar a clases de inglés = mejorar mi nivel de conversación

Cuando le preguntamos a cualquier persona al azar que se proponga un objetivo (un propósito) te puede decir: dejar de fumar, ir al gimnasio o apuntarse a inglés. ¡Los propósitos de año nuevo por antonomasia! Pero ¿por qué estos propósitos no pasan el filtro de los objetivos inteligentes? Este filtro es el acrónimo SMART, y encierra los secretos de cómo debe ser un objetivo. Como si de una conversación imaginaria con alguien que consulta por uno de esos propósitos, vamos a ver qué significan:

Specific  Específico, los objetivos deben ser concretos.

  • Con eso de ir al gimnasio, ¿qué pretendes lograr exactamente?
  • Pues… perder la barriga, no tener barriga.
  • Bien; ¿cómo podrías poner eso en positivo?
  • Tener los abdominales marcados
  • ¿Para qué quieres conseguir eso?
  • Para estar de mejor ver (este es el verdadero objetivo en realidad)

Mensurable  Medible, debe haber alguna forma objetiva de medirlos y saber que se ha logrado.

  • ¿Cómo sabrás que estás empezando a estar de mejor ver?
  • Pues que pueda usar un agujero más de mi cinturón
  • ¿Cuál sería el primer paso para acercarte a eso del cinturón?
  • Apuntarme al gimnasio.
  • ¡Bien! Aquí sí, aquí es un paso en vez del típico propósito. ¿Cuál será el segundo paso?
  • ¿Cuántas veces por semana sería lo ideal?
  • Cuatro veces.
  • ¿Qué entrenamiento sería el más adecuado?
  • Pues me han dicho que hacer entrenamientos tipo HIIT…

Achievable  Alcanzable, los objetivos deben poder realizarse. Ni muy fáciles ni muy difíciles.

Realistic   Realista, deben ajustarse a tu realidad personal.

  • ¿Cómo son tus semanas? ¿Tienes cuatro días a la semana para entrenar?
  • Bueno quizá mejor tres… (aquí se empieza a ajustar más a la realidad)
  • ¿Sabes como se entrena en HITT?
  • Pues la verdad es que no.
  • ¿A quien puedes recurrir para conseguir esto?
  • Bueno puedo leer Men’s Health o consultar con un entrenador…..

Time   Programado en el tiempo, debes proponerte un plazo cerrado. ¿De aquí a cuanto tiempo te gustaría estar de mejor ver?

Podemos hacer lo mismo con cualquiera de los propósitos típicos y que en el fondo son bastante generales y poco específicos, pues cuando los tenemos desmenuzados es más fácil poner el primer ladrillo para construir eso que queremos.

Una vez tengas redefinidos tus propósitos de año nuevo, te recomiendo que los tengas por escrito, y si es posible hazlos públicos, tuitéalos, ponlos en tu muro de Facebook… Cuando el compromiso es público, te lo pensarás dos veces antes de echarte atrás.

Etiquetas del artículo
, ,
Escrito por

Carlos Barea es psicólogo experto en Psicología del Deporte de Doctoralia.