Seis razones por las que deberías hacerte un fondo de ojo

fondo-de-ojo

La vista suele ser el sentido más valorado por todo el mundo y, sin embargo, no siempre se le presta la atención que merece… al menos no hasta que ocurre algún problema. Para evitarlos, conviene que te hagas de vez en cuando lo que se conoce como ‘fondo de ojo’. La exploración del fondo de ojo es una práctica rutinaria que los oftalmólogos realizamos con la finalidad no sólo de diagnosticar enfermedades oculares, sino también de identificar o valorar enfermedades que afectan a otras partes del cuerpo.

Cuando exploramos el fondo de ojo, estamos viendo las siguientes estructuras

  • La mácula, que es el centro de la retina área con mayor concentración de fotoreceptores. Es fundamental para tener una visión nítida de las formas y los colores.
  • La papila, que es la parte anterior del nervio óptico y, por lo tanto, la única visible de forma directa. El nervio óptico se compone de miles de fibras nerviosas procedentes de la retina y transmite la información visual hacia el cerebro.
  • Las arterias y venas de la retina. El fondo del ojo es el único lugar por donde tenemos acceso visual directo a vasos de tan pequeño calibre.
  • La retina periférica, explorable sólo tras dilatación de la pupila. Es el lugar donde se inician los problemas que pueden acabar dando lugar al desprendimiento de retina.

¿Cuándo es importante acudir a un médico oftalmólogo para que te haga una revisión del fondo de ojo? Sobre todo, en estas seis ocasiones:

  1. Si eres miope, sobre todo a partir de las 3 dioptrías. Los ojos miopes son muy largos, de modo que la retina está estirada en la periferia y por tanto adelgazada, en esas áreas de adelgazamiento a veces se originan roturas que pueden dar lugar a desprendimiento de retina. Es conveniente revisar la retina y reforzarla con láser si está debilitada.2. Si practicas deportes de contacto y recibes impactos en la cabeza. Las aceleraciones y deceleraciones bruscas de la cabeza pueden dar lugar a desprendimiento de vítreo. El vítreo desprendido se manifiesta con la aparición de una o varias manchas móviles. El vítreo al desprenderse a veces rompe la retina, y esta puede desprenderse.

    3. Si tienes dolores de cabeza que persisten en el tiempo. Existen situaciones graves que incrementan la presión intracraneal, como los tumores cerebrales. Estos  dan lugar al cúmulo de fluido en la cabeza de ambos nervios ópticos. Un fondo de ojo detecta esa situación y puede salvar vidas.

    4. Si tienes antecedentes familiares de enfermedades oculares con componente hereditario, como la degeneración macular o el glaucoma. La exploración del fondo de ojo permite detectarlas precozmente.

    5. Si eres diabético. En la diabetes se ven afectados los vasos de pequeño calibre de la retina. Por eso, el ojo es uno de los órganos a los que más afecta la diabetes. Además, la situación del fondo de ojo sirve como estimación del estado de otros órganos, como el corazón y los riñones.

    6. Ante la aparición de una mancha en la visión fija y central. La aparición de una mancha fija y central suele ser debida a la presencia de una enfermedad de la mácula, en los jóvenes y en relación con el estrés la más común es la coroiditis serosa central, y en personas más mayores la degeneración macular asociada a la edad.

La evolución de la medicina moderna apuesta cada vez de forma más decidida por la detección precoz de las enfermedades, cumpliendo el viejo axioma de “más vale prevenir que curar”. Así que no te quedes al margen ni esperes a que aparezca un problema, ¡hazte revisiones!

Escrito por

Agustín Martín Justicia es oftalmólogo de Doctoralia.