¿Para qué sirve tu vello corporal?

Vello-corporal

 

El vello forma parte del aparato pilosebáceo, cuya misión principal es sintetizar el sebo que se verterá en la superficie cutánea para que ejerza sus funciones (hidratación y mantenimiento de la barrera cutánea). El vello es el medio por el cual se desliza el sebo hacia la superficie de la piel. Sin una cantidad suficiente de sebo, la denominada “barrera cutánea”, encargada de mantener la hidratación y capacidad de combatir las agresiones externas, la piel funciona de forma deficiente. De ahí que sea esencial mantener la piel hidratada.

El vello, además, tiene una función básica, que es la de regulación de la temperatura formando una película que nos protege de los cambios térmicos externos. Con la erección del vello es posible variar la capacidad cutánea de combatir las diferencias térmicas con el exterior.

El pelo es capaz también de absorber o mantener adherida cierta cantidad de sudor en sí mismo, por lo que permite que ante una transpiración normal o excesiva el agua no rezume continuamente sobre la superficie de la piel y se produzca una mejor regulación de la temperatura corporal. Este dato es importante, sobre todo, para aquellas personas que practican deporte, pues muchas veces tienden a creer que deshacerse del vello es mejor por motivos higiénicos relacionados con el sudor.

Finalmente, nos detendremos en la zona genital, pues existen falsas creencias sobre el papel del vello en esta área. El vello de la zona genital permite aportar una barrera adicional en las relaciones sexuales, por lo que se cree que su presencia se relaciona con un menor riesgo de transmisión de algunas enfermedades sexuales. Por supuesto, el vello no protege completamente de las enfermedades de transmisión sexual y tenerlo no es motivo para olvidar el uso de medidas de precaución con esta finalidad, como el preservativo.

Por lo tanto, con la depilación del vello corporal es probable que dificultemos la regulación térmica del organismo y que la piel esté más deshidratada, por lo que será más proclive a sucumbir ante las agresiones externas. Asimismo, aumentamos la probabilidad de sufrir infecciones cutáneas. De hecho, la depilación mecánica suele ser un factor de riesgo para padecer una foliculitis (infección superficial del folículo piloso).

Etiquetas del artículo
, ,
Escrito por

Didac Barco Nebreda es dermatólogo, especialista en enfermedades de transmisión sexual, detección precoz de cáncer de piel, dermatología estética/clínica y láser dermatológico de Doctoralia.