Soluciones a los 5 principales problemas de nuestros pies

pies-afecciones

 

Los pies son una de las partes de nuestro cuerpo que menos cuidamos la mayoría de los hombres. Sin embargo, son muchas las afecciones que pueden estropearte tu práctica deportiva favorita o molestarte en tu día a día. Estas son las cinco más comunes:

HONGOS EN LOS PIES

¿Eres de los que no se seca entre los dedos de los pies al salir de la ducha? Pues tienes muchas papeletas para sufrir hongos. Son unos microorganismos que conviven natural y normalmente con nosotros, hasta que un exceso de humedad hace que proliferen. Entonces, llega el enrojecimiento y el picor.
Prevención: una higiene cuidadosa, un secado riguroso y unos calcetines siempre limpios es la clave para evitarlos.
Solución: una pomada antibacteriana que podrás conseguir en la farmacia. Si la cosa se ha ido de madre, visita al podólogo.

UÑAS ENCARNADAS

Mucha gente recorta las uñas apurando tanto o dejándolas tan redondas por los laterales que luego se da cuenta de que se ha pasado. Las uñas deben cortarse rectas, sin apurar el corte y usando un alicate metálico específico que nunca se debe compartir.
Prevención: es importante que tu calzado deportivo sea de la talla adecuada y el calcetín no te quede demasiado justo.
Solución: a la mínima que te duela una uña al crecer, acude al podólogo. Cuanto antes la traten, menos se complicará todo.

AMPOLLAS

Un clásico entre los runners. La falta de hidratación, sumada al roce con el zapato, provoca que la fricción estropee la piel. Lo más habitual es que salgan en la zona de la planta.
Prevención: procura tener la piel siempre hidratada. Utiliza calcetines sin costuras para la práctica deportiva, y calzado elaborado con buenos materiales: cuero o sintético de calidad. Cuando preveas una caminata o una carrera importante, hidrátate con vaselina pura sin perfume.
Solución: si ya tienes una, resiste la tentación de rascarla o reventarla. De lo contrario, podrías provocar una infección. Mantén el área limpia y seca. Puedes colocar sobre ella un vendaje tipo Compeed, ya que si se revienta, absorberá el líquido y evitará infecciones. Cambia el vendaje a menudo. Por la noche, lávala, sécala, aplica una crema antibacteriana y cúbrela de nuevo.

FASCITIS PLANTAR

Se trata de una lesión frecuente, que normalmente aparece tras un esfuerzo superior al habitual o por sobreentrenamiento. Consiste en la inflamación de la fascia plantar, una estructura que sujeta el arco de la planta del pie. Provoca un dolor en el talón que suele ser más intenso por la mañana al levantarse de la cama.
Prevención: no te sobrevalores. Pasar del sofá a querer terminar media maratón en cuestión de días no es una buena idea. Usar un calzado deportivo adecuado y no estirarlo más allá de los 800-1.000 km es fundamental. También conviene que sepas cómo es tu pisada mediante un estudio biomecánico completo, antes de plantearte grandes retos.
Solución: reposo y acudir al médico obligatoriamente. Él analizará tu caso particular y te dará instrucciones para recuperarte.

PAPILOMAS PLANTARES

¿Se te olvidan las chanclas para la ducha o la sauna del gimnasio? A partir de ahora, nunca más. Estas pequeñas verrugas pueden hacerte la vida imposible. El agua y el calor son su medio ideal, por lo que el contagio en los centros deportivos es muy frecuente.
Prevención: en el vestuario, usa chanclas siempre, y cámbiate frecuentemente de calcetines.
Solución: ante la aparición de una callosidad sospechosa (que suele tener puntos de color negro), acude al podólogo. Normalmente se solucionan quemando de manera controlada el área de la verruga. Por supuesto, ni se te ocurra intentarlo en casa.

Escrito por

Rubén Montes Salas es podólogo de Doctoralia.