¿Correr para comer o comer para correr?

¿Comemos para correr o corremos para comer?

Puede que parezca un simple enunciado, un titular con gancho, un mero juego de palabras para llamar la atención, pero en realidad es un planteamiento mucho más profundo. Pregúntatelo: ¿para qué haces deporte?, ¿por qué corres?, ¿por qué comes lo que comes?

IMG_20140325_144359
El libro Comer y correr, una pequeña-gran guía para correr (y vivir) de una forma más saludable a través de una alimentación equilibrada

Si corres para vivir de una manera más saludable, el libro que tengo entre las manos desde hace una semana –Correr y comer, de Julio Basulto y Juanjo Cáceres, que ahora mismo esta en todas las librerías y me costó sólo 8’95 euros– es una de esas obras que te hacen reflexionar. No es el típico libro de recetas, ni se lee rápido, ni tiene dibujitos, pero es un libro que te hará replantearte algunas cosas. Mejor dicho, muchas cosas. Por ejemplo, la diferencia entre “comestible” y “alimento”. Sencillamente, me encanta.

Comer y correr es un libro inteligente, escrito por personas muy formadas que aportan datos y conclusiones de estudios rigurosos recientes. En sus páginas escriben claro y sin tapujos. Nos dicen que comemos mal, muy mal. Nos dicen qué deberíamos dejar de comer, qué nos está haciendo daño, con qué tretas nos venden “productos-milagro” de indemostrables propiedades… y hasta aquí puedo leer.

Por supuesto, algunos de los consejos que lanzan son de los que duelen, o molestan –como suele ocurrir con las verdades–, y es porque sus autores no se casan con nadie. Y por eso este libro es tan valioso.

Os lo recomiendo. Porque somos lo que comemos. Y lo que leemos.

Comentarios Facebook
Escrito por

Periodista, aventurero, escritor & "culo de mal asiento". Barcelonés, afincado en el barrio de Gràcia, pero nómada por naturaleza. 41 años. Aficionado a leer, correr, ir en bici a todas partes, subir montañas, bucear, mirar mapas, hacer realidad los viajes que sueña... ¿La aventura que cambió su vida? Cruzar en bicicleta y en solitario los siete desiertos más grandes y emblemáticos del mundo: Australia, Atacama, Mojave, Namib, Kalahari, Gobi y Sáhara. Pedaleó 30.000 kilómetros durante cuatro años y aprendió que los desiertos son algo más que lugares vacíos y llanuras inertes. Todas sus peripecias aparecen en el libro 7 desiertos con un par de ruedas, de Saga Editorial, con más de 200 fotografías que él mismo realizó durante las siete expediciones. Este blog lo inició cuando se preparaba para participar en la Titan Desert compartiendo tándem con Serafín Zubiri. La aventura fue un éxito, pues lograron completar la carrera en tándem, algo que jamás se había conseguido. Superado el reto, surgió otro, y luego otro, y otro más... y aquí nos los cuenta. Su website personal es www.conunparderuedas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *