Entrenamiento en régimen de autosuficiencia

Espectaculares paisajes, como las Roques de Benet, amenizan una ruta muy completa y entretenida.

Cuando afrontas un reto distinto a todo lo que has hecho antes, conviene limar todos los detalles que sea posible con la antelación suficiente. Por este motivo, de cara a la Euforia Ultra Trail Andorra que se celebrará la primera semana de julio, nos hemos planteado diversas sesiones de preparación conjunta con el fin de probar materiales, ritmos, alimentos, estrategias, mentalidades…

La primera cita ha consistido en una actividad de trekking “rápido” de fin de semana completo en régimen de autosuficiencia por la zona montañosa de Los Ports, en el límite entre Tarragona, Castellón y Teruel. Para ello hemos tomado como base el recorrido de la ruta Estels del Sud, a la que hemos aplicado diversas variantes y atajos con tal de evitar pueblos y refugios guardados. De esta manera, sumamos un aliciente extra: cargar con comida para dos jornadas, abrigo y equipo de vivac para la noche y la necesidad de aprovisionarnos de agua por el camino.

Aquí os dejo los tracks de la excursión, por si queréis seguir nuestros pasos y disfrutar de un fin de semana activo en una región absolutamente salvaje y cautivadora a la que estoy convencido que volveremos pronto: Track GPS día 1. Caro – Refugio de Damià y Track GPS día 2. Refugio de Damià – Caro.

Equipaje mínimo, pero preparados para las inclemencias de una meteorología que se preveía cambiante.

NUESTRO PLAN: DOS MARATONES EN DOS DÍAS

La intención de este entrenamiento en autosuficiencia era emular las condiciones de los primeros días de la Euforia. Lógicamente, empezamos con una ruta menos exigente, con el deseo de ir subiendo el listón en próximas salidas. Hay que decir que el plan inicial era ir en ‘modo minimalista’, pero una previsión meteorológica poco acogedora nos hizo cambiar de esquema y, de manera más que prudente y acertada, embutimos abrigo extra en las mochilas, que cambiaron automáticamente de talla y, por supuesto, de peso.

También queríamos provocar un cierto desgaste, tanto físico como mental, aderezado con unas pizcas de incertidumbre, para ver cómo reaccionábamos ante senderos intransitables, rodeos innecesarios, nubes con malos modales y fuentes que no manaban, entre otras vicisitudes tan normales en una travesía.

No hay nada como pasar unos días descubriendo senderos, integrado en plena naturaleza, sintiendo la tripa hueca y la garganta reseca…

Terreno pedregoso y abrupto, un firme que se parece en lo básico a lo que nos aguarda en la Euforia.

Queríamos ver cómo nos sentíamos, cómo respondía el cuerpo y cómo solucionábamos las vicisitudes que surgen en el camino.

La cabra tira al monte (ellas no necesitan nada de lo que aparece en la siguiente lista).

LISTA DE “IMPRESCINDIBLES”

Para terminar, os dejo una lista con todo lo que metimos en las mochilas y que creo que es recomendable llevar –además de la ropa y el calzado que usaremos durante la marcha– para una actividad de trekking rápido de dos días como entrenamiento en autosuficiencia, pasando una noche al aire libre o en refugio libre:

1 mochila de 25 a 30 litros
1 par de bastones de trekking (aunque son más pesados, también son más resistentes que los de trail running)
1 sistema de transporte de agua (bidones, soft flasks o camelbak)
1 kit de potabilización de agua (nosotros usamos pastillas de cloro)
10 pastillas de sales minerales con electrolitos
1 chaqueta de lluvia con capucha
1 pantalón de lluvia
1 mallas largas térmicas (secas, para cambiarnos al terminar la etapa)
1 camiseta térmica interior (seca)
1 chaqueta de pluma o primaloft (seca)
1 gorro o “buff”
1 par de guantes
1 par de calcetines (secos)
1 esterilla hinchable ultraligera
1 saco de dormir ultraligero (según el clima o la temperatura, conviene añadir un saco sábana térmico interior, que aumentará la capacidad calórica del saco entre 5 y 10ºC)
1 funda de vivac (sólo si vamos a dormir a la intemperie, és útil para evitar la humedad, rocío o incluso protegernos de la lluvia)
1 linterna frontal (con baterías de recambio)
1 manta térmica (para emergencias, pero también puede servir de abrigo si es necesario)
1 navaja pequeña
1 cazo de titanio (es más ligero) para calentar agua
1 hornillo de combustible sólido ultraligero
1 ración de cuscus con verduras deshidratadas, pasas y pipas de girasol (cena)
1 cuña de queso curado (cena, avituallamientos…)
1 taco de jamón serrano (cena, avituallamientos…)
1 ración de avena con leche en polvo, pasas y frutos secos (desayuno segunda etapa)
1 ración de frutas variadas desecadas (por día y persona)
1 mapa topográfico actual de la zona
1 funda portamapas estanca
1 GPS con baterías de recambio
1 teléfono móvil con batería de larga duración

*Las raciones alimenticias son por persona.

Comentarios Facebook
Escrito por

Periodista, aventurero, escritor & "culo de mal asiento". Barcelonés, afincado en el barrio de Gràcia, pero nómada por naturaleza. 41 años. Aficionado a leer, correr, ir en bici a todas partes, subir montañas, bucear, mirar mapas, hacer realidad los viajes que sueña... ¿La aventura que cambió su vida? Cruzar en bicicleta y en solitario los siete desiertos más grandes y emblemáticos del mundo: Australia, Atacama, Mojave, Namib, Kalahari, Gobi y Sáhara. Pedaleó 30.000 kilómetros durante cuatro años y aprendió que los desiertos son algo más que lugares vacíos y llanuras inertes. Todas sus peripecias aparecen en el libro 7 desiertos con un par de ruedas, de Saga Editorial, con más de 200 fotografías que él mismo realizó durante las siete expediciones. Este blog lo inició cuando se preparaba para participar en la Titan Desert compartiendo tándem con Serafín Zubiri. La aventura fue un éxito, pues lograron completar la carrera en tándem, algo que jamás se había conseguido. Superado el reto, surgió otro, y luego otro, y otro más... y aquí nos los cuenta. Su website personal es www.conunparderuedas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *