Pollo ‘Tikka’ con quinoa

IMG_2503
Pollo “Tikka” con quinoa

 

Como si lo viera: has visto a los “fuertes” de tu gimnasio atiborrarse a pollo y arroz, has empezado a seguir esa misma dieta y a los 2 días has acabado hasta el gorro. ¡Normal! Y es que una dieta tan estricta, a menos que tengas un objetivo gordo en mente, es difícil de mantener. Por eso yo siempre trato que mis platos “fit” tengan encanto. Y aquí te propongo una versión sabrosa y exótica de ese austero “pollo con hidratos”. ¿Preparado?

Ingredientes

500 gramos de pollo.

1 cebolla roja pequeña.

De 1 a 3 dientes de ajo, según te guste.

Jengibre molido o fresco.

Un limón grande.

Cilantro fresco.

Pimienta negra molida.

Pimentón picante.

Comino molido.

Queso fresco batido 0% materia grasa.

Aceite de oliva.

Sal.

100 gramos de quinoa.

Palillos para brochetas (opcional, obviamente).

¡Y agua!

Preparación

Empieza cortando el pollo en piezas pequeñas del tamaño habitual para brochetas. Trata de usar tanto pechuga como contramuslo. Puede que el contramuslo no esté libre de grasas, pero tu paladar agradecerá comer algo más jugoso que un plato compuesto enteramente por pechuga.

Corta en trozos la cebolla, los dientes de ajo y el jengibre (si es fresco). Pica una ramita de cilantro. Mezcla en un bol o en el vaso de tu batidora la cebolla, el ajo, dos o tres trocitos de jengibre (o añade una cucharadita del molido), el cilantro, un poco de pimienta negra y de pimentón, una cucharadita de cominos molidos y de dos a tres cucharadas soperas de queso fresco batido. Exprime el limón y añade el zumo. Ahora, o bien lo mezclas todo a mano hasta crear una salsa uniforme, o lo pasas por la batidora. ¡A tu gusto!

Cuando la salsa esté lista, en un bol mézclala con el pollo. Tápala con algo de film y mételo en el frigorífico para que el pollo vaya macerando. ¡Déjalo por lo menos media hora! Si te gustan los sabores especiados intensos, cuanto más tiempo, mejor.

Mientras, puedes preparar la quinoa. Para ello, después de lavarla, añade casi 2 partes de agua por una de quinoa y llévalo a ebullición. Cuando hierva, déjalo cocinarse tapado durante unos 12 a 15 minutos. Vigila de vez en cuando para que no se quede sin agua. Cuando pase este tiempo, el agua esté prácticamente evaporada y la quinoa tenga aspecto de estar cocida, apaga el fuego, aparta la cazuela en la que la has hervido, remuévela y vuelve a taparla para dejarla reposar.

Para preparar el pollo, simplemente ve tomando trozos y pinchándolos con los palillos. Prepara una sartén antiadherente con un poco de aceite de oliva, y ve cocinando las brochetas a la plancha. Si sobra algo de salsa en el bol, siempre puedes pasarla por a sartén y servirla en un recipiente a parte. Sirve las brochetas acompañadas por una ración de quinoa. ¡Listo! ¡Que aproveche!

Comentarios Facebook
Etiquetas del artículo
,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *